Muere Marujita Díaz

La actriz y cantante del barrio sevillano de Triana, icono de la copla y del cine español de las décadas de los 50 y 60, ha fallecido a los 83 años.

Por
23 de junio de 2015

ETIQUETAS:

  • María del Dulce Nombre Díaz Ruiz, conocida como Marujita Díaz, ha fallecido a los 83 años por una parada cardorespiratoria, según ha confirmado Vanitas a través de su representante. La famosa folclórica fue una de las artistas españolas más conocidas de la segunda mitad del siglo XX: cantante de copla, pasodoble, cuplé, zarzuela y canción española, también desarrolló una carrera como actriz de cine desde finales de los años 40 hasta los 70.

    La cigarra (Florián Rey, 1948) fue su debut cinematográfico, junto a Tony Leblanc e Imperio Argentina. Después vinieron producciones como La revoltosa (Juan de Orduña, 1949) y El sueño de Andalucía (Luis Lucía Mingarro, 1951), hasta que el polifacético despliegue de su voz en revistas musicales como Las cuatro copas (1951) consagraron su fama dentro del mundo de la canción.

    Tuvo una memorable aparición en la excepcional Surcos (José Antonio Nieves Conde, 1951) interpretando el pasacalle Mantón verbenero.

    Así comenzó una década de crecientes éxitos cinematográficos en películas cómicas de marcado carácter popular como Puebla de las mujeres (Antonio del Amo, 1953), El pescador de coplas (Antonio del Amo, 1954), El ceniciento (Juan Lladó, 1955), Polvorilla (Florián Rey, 1956) o Y después del cuplé (Ernesto Arancibia, 1959).

    En 1957 se casó con el actor venezolano Espartaco Santoni en Caracas y juntos fundaron la productora M.D. Producciones, con la que consiguió sus mayores triunfos de los años 60, hasta la ruptura de su relación: La corista (José María Elorrieta, 1960), Pelusa (Javier Setó, 1960), Abuelita Charlestón (Javier Setó, 1961) o La mujer de tu prójimo (Enrique Carreras, 1963). La pérgola de las flores (Román Viñoly Barreto, 1965) fue uno de sus trabajos más celebrados en Argentina.

    Aunque el cine la mantenía ocupada con papeles que la mayoría de las veces no exigían nada más que poner a una estrella musical en pantalla, donde Marujita Díaz causó sensación fue sobre los escenarios con sus variadas y numerosas revistas y zarzuelas. Tras retirarse de la gran pantalla con Deseo carnal (Manuel Iglesias, 1978), han sido constantes las apariciones y crónicas detalladas de su vida privada a través de la prensa rosa y los programas del corazón.