Muere Katia Loritz, la actriz de ‘Atraco a las tres’ y ‘Las chicas de la Cruz Roja’

La intérprete suiza que convirtió a López Vázquez en su admirador, su amigo, su esclavo y su siervo murió anoche en Madrid.

Por
17 de agosto de 2015

La escena debería pasar por sí sola, no ya a una antología del cine español, sino a una antología del cine a secas: ante la visión de una despampanante pelirroja (¡una pelirroja en el Madrid de 1962!) un empleado de banca con muchos pájaros en la cabeza pierde el oremus, deja plantada a una cliente (Rafaela Aparicio) y cruza el patio de operaciones de su oficina al grito de “¡Fernando Galindo, un admirador, un esclavo, un amigo,  un siervo!”. La película se titulaba Atraco a las tres,  con José María Forqué de director, el burócrata era José Luis López Vázquez y la mujer fatal, Katia Loritz. La actriz suiza afincada en España falleció anoche en Madrid a los 80 años, según ha confirmado su amiga Concha Velasco a la agencia EFE. La causa del fallecimiento fue un cáncer de pulmón.

Nacida en la ciudad de Arbon, Loritz se instaló en nuestro país a principios de los 50 tras haber vivido en Alemania e Italia, donde estudió Arte Dramático y Bellas Artes. Tras su debut en la coproducción Las manos sucias (José Antonio de la Loma, 1955), participaría en títulos muy populares de la época como Las chicas de la Cruz Roja, El día de los enamorados, Amor bajo cero y la magnífica Mi calle de Édgar Neville. Loritz compaginó el cine con el teatro y la revista, muchas veces en compañía de Tony Leblanc. En 1967, tras intervenir en El rostro del asesino, se retiró de la escena para dedicarse a la pintura. Su última aparición fue a las órdenes de Pedro Almodóvar en ¿Qué he hecho yo para merecer ésto! (1984), donde interpretaba a un personaje muy inspirado en el cine de Fassbinder. Durante varios años fue presencia habitual en el programa Cine de barrio de TVE, en el que coincidió con Velasco y Luz Márquez, sus compañeras de reparto en Las chicas de la Cruz Roja.