Muere el director checo Jiri Menzel, ganador del Oscar por ‘Trenes rigurosamente vigilados’

El destacado cineasta checo que dirigió 'Trenes rigurosamente vigilados', 'Alondras en el alambre' o 'Mi dulce pueblecito' ha fallecido a los 82 años.

Por
07 de septiembre de 2020

El director checo Jiri Menzel, que se alzó con el Oscar a mejor película de habla no inglesa en 1966 por Trenes rigurosamente vigilados, ha muerto a los 82 años. Ha sido su mujer, la productora Olga Menzelova, quien ha comunicado el fallecimiento del cineasta a través de Facebook, tal y como recoge The New York Times.

La publicación norteamericana asegura que el cineasta había tenido problemas serios de salud tras una cirugía cerebral a la que se sometió en 2017, y casi no se le ha podido ver en apariciones públicas desde entonces.

“Querido Jirka, te agradezco cada día que he pasado contigo. Cada uno ha sido extraordinario. Te estoy tan agradecida por los últimos tres años, pese a lo duros que han sido”, ha escrito Menzelova en el mensaje que ha subido a redes, en el que ha explicado que Menzel murió en su casa el sábado.

Menzel ha sido parte de la nueva ola del cine checo de los años 60, que también incluye a destacados cineastas como Milos Forman (Alguien voló sobre el nido del cuco) o Vera Chytilova. En su caso, le llegó el reconocimiento internacional con Trenes rigurosamente vigilados, una historia coming-of-age sobre un joven que trabaja en una estación de trenes durante la ocupación nazi de Checoslovaquia.

Basada en la novela del escritor checo Bohumil Hrabal, que también inspiraría el filme de Menzel Yo serví al rey de Inglaterra (2006), Trenes rigurosamente vigilados terminó alzándose con el Oscar a mejor película de habla no inglesa. “Tuve más suerte que razón”, aseguraba el director sobre el premio: “Más que todos los premios y medallas que he recibido por esta película, valoró mi amistad de por vida con Hrabal”. 

Entre otros trabajos del director, estaban Alondras en el alambre (1969), que no se pudo ver en su país hasta 1990 por problemas con las autoridades comunistas y que acabó llevándose el Oso de Oro en la Berlinale, o Mi dulce pueblecito (1985), nominada al Oscar.