Muere el montador Iván Aledo (‘Los amantes del Círculo Polar’)

El montador que perseguía sombras para ayudar a contar historias ganó dos premios Goya ('Los amantes del Círculo Polar', 'La gran aventura de Mortadelo y Filemón').

Por
05 de junio de 2020

ETIQUETAS:

  • Ha fallecido el montador Iván Aledo, según ha informado la Academia de Cine en sus redes sociales.

    Profesional reconocido y miembro de la Junta Directiva de la Academia, Aledo fue nominado en siete ocasiones a los premios Goya. Ganó el galardón de mejor montaje en dos ocasiones, por Los amantes del Círculo Polar (1998) y La gran aventura de Mortadelo y Filemón (2003).

    “Cuando empecé a trabajar en los informativos de TVE no había ninguna escuela de cine, ese trabajo fue mi carrera y enseguida me enganché al montaje”, recordaba hace unos años en una conversación con CINEMANÍA. “Cambian las circunstancias, la par- te mecánica de este trabajo, pero en esencia yo sigo haciendo lo mismo: perseguir sombras para ayudar a contar historias”.

    La carrera de Aledo en el cine comenzó en los años 80, década en la que colaboró con el leonés Felipe Vega en dos películas de narración singular: Mientras haya luz (1987) y El mejor de los tiempos (1989).

    Fue a la década siguiente cuando inició sus dos mayores relaciones profesionales. Junto a Emilio Martínez Lázaro en Los peores años de nuestra vida (1994), Carreteras secundarias (1997), La voz de su amo (2001) y La montaña rusa (2012); y, especialmente, con Julio Medem. Trabajó con el director donostiarra en, Tierra (1996), Los amantes del Círculo Polar, Lucía y el sexo (2001; su segunda nominación a los Goya) y Ma ma (2015).

    Adolfo Aristarain (La ley de la frontera, 1995), Álvaro Fernández Armero (Nada en la nevera, 1998), Luis García Berlanga (París Tombuctú, 1999), Daniel Monzón (El corazón del guerrero, 1999; El robo más grande jamás contado, 2002), Daniel Calparsoro (Ausentes, 2005) o Marcelo Piñeyro (El método, 2005) son algunos integrantes del nutrido grupo de cineastas con los que trabajó de montador.

    “El trabajo de montador consiste en buena medida en ser un intérprete que ayuda al director a cerrar la película, esa partitura que se está creando todavía”, reflexionaba Iván Aledo. “Director y montador trabajan en una misma dirección hasta que la película está por encima de ambos y cobra vida”.