Muere Garry Marshall, director de ‘Pretty Woman’

El hombre que dio forma a la mayor comedia romántica de los 90 ha fallecido hoy a los 81 años

Por
20 de julio de 2016

Para la mayoría de los cinéfilos, el nombre de Garry Marshall viene asociado casi indefectiblemente a las comedias románticas más dulces (o dulzonas, dependiendo de a quién se le pregunte). No en vano hablamos del director de Pretty Woman, Historias de San Valentín, Princesa por sorpresa y tantas otras comedias románticas de aire más o menos soñador. Pero el debut del cineasta neoyorquino, que ha fallecido hoy a los 81 años de edad, no tuvo nada que ver con esos parámetros: Marshall se estrenó tras una cámara de cine con Los locos del bisturí (1982), una de esas comedias chifladas que surgieron en la estela de Aterriza como puedas, y le costó unos cuantos años encontrar el estilo por el que pasaría a la historia.

Al igual que su hermana Penny Marshall, Garry Marshall dio sus primeros pasos como actor, debutando a los 16 años en el programa televisivo de George Burns Gracie Allen, dos instituciones de la comedia estadounidense. Más adelante, se puso frente a la máquina de escribir para firmar gags y guiones destinados a otras leyendas, como Lucille Ball, Joey Bishop Dick Van Dyke. Con los años, se convirtió en autor de varios éxitos en la pequeña pantalla, creando las series Mork y Mindy (con Robin Williams), La extraña pareja (basada en la obra teatral de Neil Simon) Días felices, con un jovencísimo Ron Howard en el reparto.

Su carrera cinematográfica fue medianamente discreta, con filmes que funcionaban bien en taquilla pero no se convertían en grandes éxitos, hasta que, en 1990, le llegó la ocasión de dirigir un guión que había dado muchos bandazos: su título original había sido $ 3.000, y su autor J. F. Lawton lo había concebido como un drama realista sobre una prostituta yonqui y el millonario que alquila sus servicios, pero los mandamases de Touchstone Pictures lo habían remodelado hasta darle forma de comedia romántica. O, mejor dicho, de LA comedia romántica de los 90, porque acabaría llegando a la pantalla con el título de Pretty WomanA resultas de ese enorme éxito, protagonizado por un Richard Gere ya consagrado y una Julia Roberts que llegó con él al estrellato, Marshall se forró el riñón, y su siguiente proyecto tuvo un tono más ‘prestigioso’: protagonizada por Al Pacino Michelle Pfeiffer, Frankie y Johnny no llegó ni de lejos a la taquilla ni a la fama de su anterior película.

A partir de ese momento, el nombre de Garry Marshall quedó como el de un incansable productor de filmes altos en glucosa, como el díptico Princesa por sorpresa / Princesa por sorpresa II, que convirtió a Anne Hathaway en heredera presunta de un país de opereta. Y, seguramente, el mayor chascarrillo que ha acompañado al director durante sus últimos años ha sido el de que aspiraba a agotar todos los días festivos del calendario: sus últimos filmes, todos ellos comedias de tono coral y subido romanticismo, han sido Historias de San Valentín (2010), Noche de fin de año (2011) y Feliz día de la madre, estrenada en 2016.

¿Por qué hay una película (mala) por cada festividad?

Navidad, el día de Pascua, Noche vieja, el día del Padre… No se salva ninguna, todas tienen su propia película que casi siempre es un desastre. Analizamos caso a caso.

Una biografía de Robin Williams acusa al actor de acoso sexual

'Me hizo las cosas más asquerosas durante el rodaje, pero nunca me sentí ofendida', explica Pam Dawber, compañera de Williams en la serie 'Mork y Mindy'.

¿Debía morir ‘Pretty Woman’ de sobredosis?

Unas declaraciones del productor Jeffrey Katzenberg siembran la duda sobre un icono de la comedia romántica… que nació como un drama terrible

Julia Roberts se despide de Garry Marshall

La actriz recuerda al director de 'Pretty Woman', quien cambió su vida para siempre.