Muere Enrique Irazoqui, el Jesucristo de Pasolini en ‘El evangelio según San Mateo’

Profesor retirado y actor no profesional, el catalán ha fallecido a los 76 años. Pasolini vio en él al hijo de Dios cuando era un joven que recorría Italia.

Por
16 de septiembre de 2020

Es muy posible que Enrique Irazoqui sea el mejor Jesucristo de la historia del cine. Economista y profesor de Literatura retirado, Irazoqui ha fallecido a los 76 años dejando una breve filmografía como actor no profesional donde destaca un título muy significativo: El evangelio según San Mateo (1964), donde interpretó a Jesús de Nazaret.

Era febrero de 1964. Enrique Irazoqui, nacido en Barcelona, tenía 19 años y estaba recorriendo Italia clandestinamente cuando conoció a Pier Paolo Pasolini, quien vio en su rostro y figura al hijo de Dios que necesitaba para la película que preparaba.

Irazoqui, hijo de padre vasco y madre italiana, había acudido al país transalpino para buscar financiación para el sindicato universitario de Barcelona del que era secretario general. En Roma, en el entorno de las juventudes comunistas italianas, le presentaron a un poeta y cineasta llamado Pasolini.

“¡He encontrado a Jesús, Jesús está en mi casa!” empezó a gritar Pasolini al ver a Enrique Irazoqui, tal y como rememoraba él mismo en una entrevista con Vanity Fair en 2018. A pesar de unas duras reticencias iniciales, Irazoqui accedió a interpretar a Jesucristo en El evangelio según San Mateo, con la idea de destinar el dinero a la lucha sindical de vuelta a casa.

Sus recuerdos de la experiencia no pueden ser mejores, pero al volver a España fue castigado por las autoridades franquistas por participar en una película tildada de propaganda comunista, que ganó el Premio Especial del Jurado en el Festival de Venecia y fue nominada a tres Oscar en Hollywood.

Aunque ahí podría haber acabado toda la vinculación de Irazoqui con el cine, en los años siguientes también participó en dos películas clave del Nuevo Cine Español: Noches de vino tinto (1966), de José María Nunes (con quien volvió a colaborar en 2008 con A la soledat); Dante no es únicamente severo (1967), de Joaquim Jordà y Jacinto Esteva.

Irazoqui dedicó su vida a la enseñanza y pasó sus últimos años retirado en Cadaqués. Volvió a vestir ropajes bíblicos en dos ocasiones. De nuevo como Jesucristo en la parodia italiana Il vangelo secondo Mattei (Antonio Andrisani & Pascal Zullino, 2016) y recientemente como Juan el Bautista en la alemana Das Neue Evangelium (Milo Rau, 2020).

Su última película, aún sin estrenar, es Cenestesia, de Joan Vall Karsunke, inspirado en el libro homónimo y semiautobiográfico de José María Nunes que también sirve como homenaje a los actores y filmografía del cineasta.