Muere el músico Scott Walker, voz de la heterodoxia en celuloide y vinilo

El cantante y compositor estadounidense, autor de bandas sonoras memorables, ha fallecido a los 75 años.

Por
25 de marzo de 2019

El músico estadounidense Scott Walker ha fallecido hoy a los 76 años, según ha hecho público 4AD, su sello discográfico. El mundo del pop dice así adiós a una de sus figuras más heterodoxas, cuya huella en el cine también es digna de atenta mención. Y no solo por Scott Walker: 30th Century Man, el documental estrenado en 2006 (y excelente, todo sea dicho) que pasaba revista a su obra y a su sombría personalidad.

Nacido en Ohio en 1943, Walker (cuyo nombre real era Noel Scott Engel) tuvo una carrera casi inverosímil que le llevó del pop lujoso de su grupo The Walker Brothers a la publicación de trabajos áridos y experimentales como Tilt Climate of Hunter, pasando por una sucesión de elepés (justamente aclamados como obras maestras) en los que empleaba su prodigiosa voz para dar una versión anglosajona de la chanson francesa más intelectual y tenebrosa, la de Léo Ferré Jacques Brel. Algunos temas contenidos en estos álbumes han sonado en trabajos tan dispares como Life Aquatic y las series Futurama Ash vs. Evil Dead.

Pero Walker también compuso bandas sonoras, todas ellas memorables. Su primer trabajo como compositor de cine fue para Leos Carax en Pola X (1999), y últimamente había entablado una productiva relación con Brady Corbet, para quien firmó las partituras de La infancia de un líder Vox Lux. 

Cabe mencionar también el álbum The Moviegoer (1973), disco en el que Walker interpretaba canciones de bandas sonoras míticas.

Y, por último, uno de los mejores homenajes que jamás se le han dispensado a Ingmar Bergman y su cine.