‘Motion capture’: Actores en mallas que no son superhéroes (¿o sí?)

Mark Ruffalo es el último actor en sumarse a esta tendencia para interpretar a 'Hulk'. Repasamos los mejores ejemplos de interpretación con traje electrónico.

28 de septiembre de 2010

Desde la irrupción de la tecnología digital, cuando a un actor lo fichan para interpretar a un monstruo sabe que puede descansar tranquilo: sólo tendrá que interpretar al álter ego humano de la bestia… Y echarse a descansar mientras el equipo de efectos especiales hace el trabajo sucio. O al menos así era hasta ahora. Mark Ruffalo, el actor elegido por Marvel para encarnar al nuevo Hulk en The Avengers, ha anunciado que interpretará al Coloso Esmeralda mediante técnicas de motion capture, algo a lo que no tuvieron que prestarse los comodones de Eric Bana y Edward Norton.

¿Y qué es el motion capture? Pues la técnica mediante la cual los movimientos de un intérprete son capturados para luego transferirse (ordenador mediante) a un personaje generado digitalmente. Exacto: como en Avatar. Así que que Ruffalo va a pasarse el rodaje casi completo de la película embutido en un mono lleno de sensores.

El actor afirma que su interpretación estará basada en la de Bill Bixby, el intérprete de Hulk en la serie televisiva de los 70: “Era un personaje muy simpático, hasta que se transformaba y lo mandaba todo a la mierda”, explica. En homenaje a este ímpetu, y al calorazo que va a pasar Ruffalo durante la filmación, repasamos los mejores trabajos en motion capture que han llegado a CINEMANÍA.

Andy Serkis (Gollum) en El Señor de los anillos. Posiblemente la primera vez que el motion capture nos llamó la atención y, aún hoy, la más conmovedora, gracias al trabajo de un Serkis capaz de desdoblarse en todos los personajes (y personalidades) que hiciese falta.



Tom Hanks en Polar Express. Lo de Robert Zemeckis (director de este filme) y el motion capture es una historia de amor que volverá a salir en esta noticia. Por lo pronto, fijáos con qué garbo se puso su amigo Hanks en la piel, no de uno, sino de todos los personajes adultos de esta fantasía navideña.

Los pingüinos de Happy Feet. Efectivamente: el claqué esfenisciforme de esta producción Warner estaba basado en movimientos de verdaderos bailarines. Como guiño a la competencia, Pixar incluyó un pequeño mensaje al final de los créditos de Ratatouille: “Esta película es cien por cien animación, sin motion capture que valga”.

Sam Worthington, Sigourney Weaver y Zoe Saldana en Avatar. Efectivamente, James Cameron tenía que salir. Modesto él, el director canadiense llamó a sus amigos Lucas y Spielberg  para que asistieran al rodaje de su epopeya 3D y (suponemos) se pusieran verdes de envidia. O, más bien, azules.

Angelina Jolie en Beowulf. Vale: en la misma película aparecían también Ray Winstone y Anthony Hopkins en modo digital. Y, tras Beowulf, Robert Zemeckis ha rodado Cuento de navidad con un Jim Carrey capturado. Pero ante las curvas mitológicas de la señora de Pitt, no hay criterio (ni guerrero celta) que se resista…

Viggo Mortensen contesta a Vox por utilizar ‘El señor de los anillos’ en la campaña electoral

El actor estadounidense critica que el 'partido político ultranacionalista y neofascista' empleara durante la campaña electoral una imagen suya caracterizado como Aragorn.

Warner reprende a Vox por su meme de ‘El señor de los anillos’

El estudio, propietario de los derechos de la franquicia, le propinó un zasca en Twitter a la formación verde a cuenta de su famoso (y parodiado) meme.

Elecciones generales 28-A: Los memes más cinéfilos

¿En qué se parecen Pablo Casado y Peter Parker? ¿Y Cersei Lannister y Soraya Sáenz de Santamaría? Según Twitter, muchísimo.

No puede caber aquí: historias demasiado grandes para una sola película

Ya sea por morro, necesidades comerciales o narrativas, estas son algunas películas que, mucho antes que 'Vengadores: Endgame', estiraron sus tramas más allá de una sola entrega