Melina Matsoukas, la retratista de la cultura afroamericana

Melina Matsoukas es una de las directoras más interesantes del videoclip actual. Ahora, con el estreno de 'Queen & Slim', hacemos un repaso por su carrera.

Por
21 de febrero de 2020

Un hombre mirando desafiante a cámara, recostado sobre el capó de un coche; una mujer mirando hacia él, no sabemos si con deseo o con rabia; ambos negros, ambos en monocromo, ambos retratando una tensión palpable no sólo entre ellos o con quien hace la foto, sino también con el mundo. Ese es el poster de Queen & Slim, la película debut en la dirección de largometrajes de Melina Matsoukas, hasta ahora más conocida como realizadora de videoclips. Una foto que será desencadenante y motivo principal de muchos de los acontecimientos que ocurrirán en la segunda mitad de la película. Y, también, un retrato de las obsesiones particulares de Matsoukas: la búsqueda de una estética puramente afroamericana, la necesidad de los símbolos y la belleza de una estética retro no necesariamente nostálgica.

Melina Matsoukas, nacida el 14 de enero de 1981, fue criada en el Bronx por un padre medio griego medio judío y una madre hija de descendientes afrocubanos y afrojamaicanos, una combinación inusual de donde procede su nombre y apellido, ambos griegos. De ese modo creció, estudió en la escuela de arte Tisch de Nueva York y, tras graduarse, completó sus estudios con un máster sobre cine en el conservatorio del instituto americano de cine con un trabajo de graduación consistente en lo que será su nicho de referencia: el mundo del videoclip.

Su carrera audiovisual comenzó en 2006 en Black Dog Film primero y en la hoy extinta Gorilla Flix después, consiguiendo destacar entre sus compañeros desde el 2007. No por nada, ese año trabajaría por primera vez con Beyoncé, firmando varios de sus videoclips, además de encargarse de Sensual Seduction de Snoop Dogg, un videoclip de aires 70s, parodia de la cultura pimp y la música disco que acompañaría una de las canciones más populares del rapero. Algo que abriría las puertas a Matsoukas para convertirse en la directora de las estrellas de pop, especialmente de las dos para las que ha trabajado de forma más constante e intensiva: Rihanna y Beyoncé.

De hecho, además de convertirse en la directora de Prettybird en 2011, puesto que aún hoy ostenta, ganaría no pocos premios durante la pasada década gracias a sus videoclips. Entre los cuales cabe destacar muy especialmente sus dos Grammys y sus cuatro MTV Video Music Awards. Una cantidad nada despreciable para un circuito tan reducido como el de los premios a videoclips.

Ahora bien, ¿qué tienen de particular sus videoclips? Pues además de lo que ya hemos señalado, un particular gusto por la herencia de la cultura negra y una marcada obsesión por lo retro, una serie de rasgos que es más fácil observar cuando tomamos ejemplos concretos. Y entre esos ejemplos, los más notables son sus dos trabajos más celebrados tanto en la industria como entre el público: We Found Love, de Rihanna y Calvin Harris, y Formation, de Beyoncé. 

En el primero de los videoclips, donde juega con la saturación del color y la luz, hace uso de un montaje rápido, propio del videoclip, jugando con imágenes no siempre limpias y cámaras baratas para explotar así una de sus particulares obsesiones: cómo no es necesario un equipo caro, pero sí un extraordinario conocimiento de la narrativa visual, para hacer una obra memorable. Algo que en el segundo de los videoclips, el estupendo Formation, que sería parte del álbum visual Lemonade, donde, con unos medios mucho más refinados, haría algo más cercano a un cortometraje con un uso muy enfático de la coreografía, el decorado y el vestuario, explotando su obsesión por la cultura negra y lo retro para firmar el que, probablemente, sea su mejor trabajo audiovisual hasta la fecha. Un videoclip absolutamente excepcional. 

Gracias a los tres videoclips que hemos nombrado podríamos tener un vistazo general de lo que es el estilo personal de Matsoukas. O casi. Porque si nos limitáramos a hablar de ellos no hablaríamos de los suaves focos de luz, el uso intensivo del blanco y negro o el uso de la composición con plano fijo para crear imágenes icónicas que tan bien caracterizan su estilo. Uno que, fuera del videoclip, se ha podido ver en algunos episodios de las aclamadas series Master of None e Insecure. Y también, como no podía ser de otro modo, en el que ha sido su debut como directora de largometrajes: Queen & Slim.

Queen & Slim es una drama romántico sobre una pareja que, tras tener una cita concertada a través de Tinder, se encuentran en una situación atrozmente común para la comunidad afroamericana: un policía les para sin motivo aparente y se comporta de un modo, como poco, inadecuado. Todo eso lleva a sucesivos encontronazos que acaban en una desgracia que los convertirá en fugitivos, viéndose obligados a conocerse más íntimamente de lo que jamás habrían permitido en otras circunstancias mientras intentan huir a la desesperada de un país, EEUU, que ha demostrado no sólo ser racista, sino institucionalmente racista. 

Escrita por Lena Waithe, basándose en una idea original de James Frey, la película es un retrato perfecto de las tensiones raciales en EEUU, la solidaridad en la comunidad negra, el existencialismo y, también, cómo surge el amor entre dos personas no necesariamente abiertas al mismo. Algo que, con su modesto presupuesto de alrededor de 20 millones, se saldó en su paso por la taquilla estadounidense recaudando casi 45 y consiguiendo unas críticas muy positivas, destacando en particular lo profundo de su historia, lo bien pensado de su subtexto y lo estilizado de su particular estética.

Todo ello aspectos ya presentes en la producción de videoclips de Matsoukas. Algo que ha heredado en Queen & Slim, demostrando que es una de las voces más importantes del actual audiovisual americano. No sólo de los realizadores de color.

Algo que la propia Matsoukas tendrá la posibilidad de demostrar no sólo con Queen & Slim, sino también con su próxima producción, la adaptación a serie de televisión de Y: El último hombre, el cómic de Brian K. Vaughan donde todos los hombres mueren debido a un cataclismo, menos uno, el protagonista, Yorick Brown. Lo cual da para una profunda exploración de temas de género, raza y clase. El terreno perfecto para que demuestre lo que, para quienes hemos seguido su carrera desde que era la realizadora de las estrellas de pop, ya sabíamos: si hay una forma de mirar diferente, puramente afroamericana, esa debe estar en las lentes de Matsoukas.

Beyoncé toma la palabra en este clip de ‘El rey león’

Tenía que pasar: la faraona del R'n'B es la primera estrella del remake Disney en hacer oír su voz (y diciéndole a Simba que se ponga las pilas).

Más allá de Lady Gaga: divas de la canción que lo intentaron con el cine

Ser la mejor sobre los escenarios no conlleva, necesariamente, un talento innato para la interpretación… ¿o sí?

‘Homecoming’ o la prueba definitiva de que Beyoncé es la leyenda del siglo XXI

Aunque ya estaba en lo más alto, su concierto en Coachella 2018 marcó un antes y un después: todo el mundo quiere a Queen B y en su documental queda muy claro por qué.

Aziz Ansari (‘Master of None’), nuevo señalado por acoso sexual

Una chica acusa a Aziz Ansari de haber tenido una cita el pasado septiembre que derivó en un encuentro por el que el actor habría tenido que disculparse