Margot Robbie (‘Aves de presa’): “Todo el mundo debería probar a ser Harley Quinn por un día”

Hablamos con la actriz más consolidada de su generación (y con corazón de Gryffindor), que quiere que dejes de referirte a Harley como 'la novia del Joker'.

Por
05 de febrero de 2020

En octubre de 2016, el disfraz de la Harley Quinn de Escuadrón Suicida se agotó en EE UU en vísperas de Halloween. El dueño de una tienda de deportes de Alabama contaba escandalizado en la radio local que se habían quedado sin bates para “hombretones del béisbol”. Era el ‘Efecto Quinn’.

Pocos meses antes, la película de David Ayer había sido vapuleada por la crítica y solo la novia parlanchina del Joker, con el talento de Margot Robbie bajo unas coletas bicolor, se salvaba de la quema. Los especialistas la definían como “la sensación de esta Doce del patíbulo” (Variety) o “una fascinante muestra de salvajismo color rosa chicle” (IndieWire).

Tras la buena acogida de Harley entre el fandom y el éxito de Wonder Woman un año después, DC no tardó en ver el filón de sus personajes femeninos en el cine y anunció un spin-off centrado en la psicóloga reconvertida en asesina, esta vez rodeada de amigas.

Warner optó finalmente por un quinteto muy pajaril, Aves de presa, saga desarrollada por Chuck Dixon y Gail Simone en los cómics, y que llega por primera vez a la gran pantalla con una Harley que ya no lleva la camiseta de ‘Daddy’s Lil Monster’ ni el collar de ‘Puddin’. Ya no es propiedad de nadie, menos aún de aquel payaso teñido de verde con un inquietante fetichismo por los disfraces de panda. Ha renovado el armario, se ha cortado las coletas y ha cambiado al Joker por las mujeres más cañeras de DC.

La actriz australiana detrás de su locura no puede dejar de sonreír al hablar sobre este proyecto por el que tanto luchó y que, además de protagonizar, produce. “Sentía que Harley quería tener amigas”, asegura sentada frente a nosotros en un hotel de Nueva York. Es octubre y Robbie acaba de despedir un verano muy tarantiniano (Erase una vez en Hollywood). Aún no lo sabe, pero en unos meses su nombre se repetirá durante la temporada de premios por esta producción, y también por El escándalo (Bombshell).

Es la chica del momento. Sin embargo, no hay ni pizca de ego ni soberbia cuando hablas con ella. Todo lo contrario: se muestra cercana, emocionada. Responde con espontaneidad, reflexiona con pasión sobre el crecimiento de Harley Quinn y sus Aves de presa. Su entusiasmo es contagioso, tanto como el de su personaje.

Decías durante el estreno de Escuadrón Suicida que no conseguías entender la relación entre Harley y el Joker. ¿Ya sabías que querías contar la historia de una Harley emancipada?

No lo había pensado en esos términos. Sabía que quería verla interactuar con otras mujeres porque no tuve la oportunidad en Escuadrón Suicida. Sentía que Harley quería amigas, ese era el objetivo.

¿Cómo fue reencontrarte con ella en esta nueva situación?

Ya tenía la base del personaje, la familiaridad. Había tomado muchas decisiones sobre quién es ella y cómo reacciona en determinadas situaciones, pero Harley es diferente sin ese Joker que es una parte fundamental de su vida, así que ha sido como empezar con un nuevo personaje. Tuve que explorar una etapa diferente de su vida, como cuando hice de Tonya Harding a los 15 años y a los 44.

¿Es adictivo interpretar a un personaje con tanta energía?

Es superdivertido ser ella. Todo el mundo debería probarlo por un día. Es emocionante y estimulante, pero también es agotador, y agradezco poder ‘apagarla’ al salir del set. No podría guiarme por el Método y seguir siendo Harley [ríe]. Me quito la peluca, la ropa y dejo ir a mis personajes. Aunque un 5% sigue ahí; puedo escucharme a mí misma responder como ellos de forma involuntaria. Eso sí, daré vida a Harley tantas veces como la gente quiera. Tengo muchas ideas que no te voy a contar para no gafarlas.

¿Cómo ha sido producir la película además de protagonizarla?

Es interesante intentar que alguien te tome en serio vestida de forma ridícula. A veces me olvidaba de que iba como Harley cuando hablaba de algo totalmente logístico y la persona con la que estaba me decía: “Perdona, no puedo concentrarme con esas pintas”. La verdad es que me encanta producir y he podido compaginarlo con la actuación sin problemas. Tenía al equipo de producción, a mis socios y había contratado previamente a gente en la que creía.

La emancipación femenina es una parte fundamental del filme. ¿Refleja los cambios del mundo en el que vivimos?

Veo la correlación, pero todo en lo que he trabajado hasta ahora y que parecía tener algún tipo de relevancia social no fue concebido con ese fin. Siempre ha empezado con una historia que se ha visto inevitablemente influida por la conversación en la calle. Aves de presa arrancó con los personajes de los cómics y después nos dimos cuenta de que se emancipaban de algo. Fue un progreso orgánico.

A Harley Quinn se la ha encasillado como ‘novia del Joker’, algo que lamentablemente continúa pasando con las mujeres.

Es cierto, desgraciadamente. Hay un momento muy dulce en Aves de presa en el que Cass (Cassandra Cain, interpretada por Ella Jay Basco) no sabe quién es el Joker, y Harley dice: “Es la primera vez que alguien me ve como una identidad única y no como una extensión de ese tío”. Es algo que ocurre en la realidad. Cuando hay dos actores notables saliendo, la chica siempre es ‘la novia de’. ¡Pero si también nos sabemos su nombre!

¿Te sigue importando lo que opinen los fans de tu Harley?

Para preparar Escuadrón Suicida, me metí en los foros tratando de entender qué era lo que los fans amaban tanto de Harley. Todos adoraban su total devoción al Joker, pero también lo divertida y lista que era pese a sus defectos. Y sigue importándome lo que los fans piensen de ella. Si yo amo un libro que convierten en película y un actor dice ‘Oh, no leí el libro, no me importa’, me cabrearía [ríe]. No te mereces al personaje si no aprecias el material original.

He leído que eres muy fan de Harry Potter. ¿Para cuando un crossover de Warner entre Harry y Harley?

Voy a desarrollar esa idea: una película de Harley y Harry Potter, todos mis sueños hechos realidad. Luna y ella serían mejores amigas y seguro que estaría fascinada por los mortífagos. Bellatrix le parece una mujer adorable. Sería como el nuevo ídolo de Harley.

Aves de presa se estrena el 7 de febrero.

La directora de ‘Aves de presa’ opina sobre la decepción en taquilla de la película

El film protagonizado por Margot Robbie, sin ser un fracaso financiero, no llegó a cumplir las expectativas que Warner había depositado en ella.

La pirueta imposible de Margot Robbie para ‘Aves de presa’

La actriz hizo ella misma una de las escenas de acción más acrobáticas y complicadas del filme de Harley Quinn. Y tenemos la prueba.

A Kevin Smith le encanta ‘Aves de presa’ (y tiene escena favorita)

'La fantabulosa emancipación de Harley Quinn' no tuvo demasiado éxito a su paso por los cines, pero su culto no ha hecho más que empezar.

Las cinco decepciones en taquilla de lo que llevamos de año

La fórmula del éxito nunca es fácil, pero también es cierto que más de una se ha ganado a pulso pasar por los cines sin pena ni gloria.