Los Oscar 2015, más blancos que nunca

Ni negros, ni asiáticos, ni hispanos: si las previsiones se cumplen, los Premios de la Academia tendrán la menor presencia de minorías étnicas desde los 90.

Por
09 de octubre de 2014

Que Hollywood sigue siendo racista es algo que ya sabemos gracias a los estudios de rigor. Y que, probablemente, se nos seguirá recordando conforme se acerque el 22 de febrero, la fecha fijada por la Academia de Hollywood para entregar los Oscar 2015¿Por qué? Pues porque, según empiezan a señalar los medios estadounidenses, la nueva edición de los Premios de la Academia apenas contará con miembros de minorías étnicas en sus listas de nominados. Es más: de acuerdo con Vulture, la web de la New York Magazine especializada en cultura pop, las actuales predicciones sobre los candidatos a las estatuillas doradas hacen esperar los Oscar menos diversos racialmente de los últimos 20 años. 

Basta con echarle un vistazo a esas predicciones (tal y como las recogimos nosotros la semana pasada) para darse cuenta de que algo de verdad hay en esta afirmación. A diferencia de otras ediciones de los Oscar en este siglo, cuando películas como Criadas y señoras, Precious, Slumdog Millionaire Ray granjearon nominaciones para actores, actrices o directores alejados del cliché WASP (siglas en inglés de “blanco, anglosajón y protestante”), los posibles aspirantes a los ‘hombrecitos’ muestran una significativa uniformidad en lo tocante al color de piel. Vamos, que Benedict Cumberbatch (The Imitation Game), Rosamund Pike (Perdida), Julianne Moore (Still Alice) y otros intérpretes que arrasan en las quinielas son todos tan blancos como la leche. Por ahora, el único nombre que se sale de esta norma es el de Alejandro González Iñárritu, más que probable nominado como Mejor Director por Birdman. Y, poniéndonos escrupulosos, eso no debería colar: como mexicano de origen y crianza, Iñárritu se aleja del cliché “hispanic”, que en puridad debería designar a los estadounidenses de origen latinoamericano.

Según prosigue Vulture y corrobora Slate, las únicas películas que podrían romper este statu quo son dos biopics: Selma, sobre la labor activista de Martin Luther King (David Oyelowo) Get On Up, la película sobre la vida, los milagros (musicales) y los excesos de un James Brown encarnado por Chadwick Boseman. Aun así, advierte la web, las posibilidades de estos filmes para arañar una candidatura o dos son muy escasas. Por otra parte, Invencible (el segundo trabajo tras la cámara de esa Angelina Jolie cada vez más valorada como directora) podría dotar a la actriz y cantante japonesa Miyavi con una nominación a Mejor Actriz de Reparto. Aparte de eso, nada de nada. Una situación que resulta todavía más chocante si consideramos que los Oscar 2014 supusieron seis nominaciones y tres victorias para una película con tanta carga étnica como 12 años de esclavitud. Amén, pese a lo ya dicho acerca de Iñárritu, de un galardón que convirtió a Alfonso Cuarón (Gravity) en el primer cineasta mexicano con un ‘hombrecito’ en la estantería

Está claro que ver a la afroamericana Ava DuVernay (máxima responsable de Selma) convirtiéndose en la segunda directora galardonada con un Oscar, tras nada menos que la muy anglosajona y conservadora Kathryn Bigelow (En tierra hostil), provocaría supinos espasmos en los defensores de lo políticamente correcto. Pero, aparte de eso, ¿debería importarnos a nosotros? Pues sí: recordemos que la historia de los Premios de la Academia no se caracteriza precisamente por su sensibilidad a la hora de abordar cuestiones raciales. El hecho de que la primera actriz negra en ganar un Oscar, Hattie McDaniel, le debiese el trofeo a su rol como Mammy en Lo que el viento se llevó todavía escuece, por más que la actriz bordase el papel. La imagen pública de Sidney Poitier, ganador como Actor Principal en 1964 por Los lirios del valle, también es aún objeto de controversias por excesivamente saneada. Y el mal trato dispensado por la industria a Dorothy Dandridge (nominada en 1955 por Carmen Jones) indigna aún a muchos. Lo que se suele olvidar, todo sea dicho, es que estos actores rompieron barreras. Y que, antes de ellos, el hecho de que la Academia nominase a un afroamericano, o a cualquier persona no blanca, era sencillamente impensable.

Por otra parte, cabe señalar un hecho que Awards Daily apunta con no poca mala baba: dejando aparte su valor a la hora de recompensar el mérito artístico, los Oscar funcionan estupendamente como baremo de cómo están las cosas en la industria de Hollywood. Y la resplandeciente ‘blancura’ de las quinielas de este año no apunta a un cambio, o a una exacerbación de lo ya existente: sólo hace que la cruda realidad, esa realidad según la cual un asiático, un negro o un hispano lo tienen crudísimo para abrirse camino en los estudios, se note más que de costumbre. Pensemos en esto: ¿cuántas nominaciones a intérpretes afroamericanos, o a películas protagonizadas por miembros de minorías étnicas, se han interpretado como concesiones de la Academia a la corrección política? Seguro que, si haces memoria, se te ocurren unas cuantas.

La cosa se vuelve más evidente cuando nos alejamos de las categorías dramáticas (por su propia naturaleza, las más visibles) y nos adentramos en el resto: en toda la historia de los premios, y refiriéndonos sólo a afroamericanos, sólo han sido nominados tres directores y tres autores de guiones originales (el último de estos, John Singleton, por Los chicos del barrio… en 1991), un montador y un director de fotografía. Los profesionales latinos de Hollywood, por su parte, sólo cuentan con un candidato a la estatuilla: el director y guionista Gregory Nava, que aspiró a Mejor Guión Original por la muy olvidada El norte en 1984. Estos datos, si bien superficiales, pueden hacer pupa en EE UU, país condenado por su historia y su demografía a una obsesión por las cuotas de representatividad. Para el resto del mundo, deberían indicar cómo el origen social (algo que, en la superpotencia y fuera de ella, sigue determinado en buena medida por el color de la piel) supone un obstáculo para el talento. Aparte de confirmar aquello que señala Awards Daily: “A los votantes de los Oscar le gustan las historias con protagonistas blancos, a no ser que las produzca Brad Pitt”. El señor de Jolie, para más INRI, estampa su nombre en los créditos de Selma como productor.

A no ser que Selma, Get On Up Rosewater (filme que, según Vulture, podría suponerle una nominación como secundaria a la iraní Shohreh Aghdashloo) se conviertan de golpe en favoritas de la crítica, es poco probable que estas predicciones cambien. Así pues, los Oscar de 2015 quedarán en el recuerdo como los más ‘blanqueados’ desde la década de 1990. Como de costumbre, esto se presta a interpretaciones mucho más complejas de aquellas a las que podemos llegar aquí. Sólo queda plantearse, al igual que en otras ocasiones, la pregunta del millón: un análisis similar, pero aplicado al cine español, ¿qué resultados arrojaría?

 

¿”Basado en hechos reales”? Estas gráficas no opinan lo mismo

¿Clint Eastwood, Scorsese, Fincher y Mel Gibson? Unos mentirosos. En estas representaciones de la veracidad de películas históricas, el único que se libra es Spielberg.

[Vídeos] ¿Cuál fue el disfraz de Lupita Nyong’o en la Comic-Con?

Según ha revelado en Twitter, la actriz se movió de incógnito por el certamen de San Diego con un disfraz poderoso y metamórfico

GIFbender: Los mejores GIFs de Michael Fassbender

Sintético u orgánico, el de 'Fassy' es un rostro que nunca nos cansamos de mirar: prepárate para ver 'Alien: Covenant' con este muestrario de poesía en movimiento

[ENCUESTA] ¿Qué ganadora del Oscar del siglo XXI es tu favorita?

Esta centuria ya está entradita en años, y toca echar la vista atrás: ayúdanos a elegir el mejor de estos filmes con estatuilla