‘Los Nuevos Mutantes’: ¿la película de superhéroes más gafe de la historia?

Reshoots inconclusos, la compra de Fox por Disney y, como postre, una pandemia: el filme de Josh Boone nos recuerda que el Gen-X y el mal fario son indisociables.

Por
27 de agosto de 2020

Cualquier lector de tebeos Marvel lo sabe: el rasgo definitorio de los X-Men no son sus superpoderes ni el haber echado prematrícula en la Escuela Xavier para Jóvenes Talentos, sino el ser gafes. Tan gafes, de hecho, que su lema “Temidos y odiados por el mundo al que han jurado proteger” se queda a veces cortísimo, sobre todo en lo que respecta al cine. Y Los Nuevos Mutantesel último eslabón de la saga en pantalla grande hasta que Disney lo permita, es el epítome de este mal fario.

Puede que, a estas alturas, casi nadie se acuerde de que X-Men convenció a Hollywood del poder financiero de los superhéroes en 2000. Es posible, también, que Bryan Singer hiciera todo lo posible en X-Men: Apocalipsis por hundir la saga que él mismo lanzó. Y, finalmente, X-Men: Fénix Oscura inoculó a los aficionados a los ‘mutis’ y sus cosas con una cólera que ríete tú de la de Jean Grey cuando le da la pájara (de fuego). Pero la cinta de Josh Boone ha superado dichas cotas de mala pata con una serie de calamidades que, para colmo, no se deben a su calidad, sino más bien a una suma de avatares empresariales y pandemia mundial.

Un futuro muy negro para un cómic oscuro 

Para empezar, estamos hablando de una película cuya preproducción comenzó en 2015. Fue entonces, tras el éxito de su drama teen Bajo la misma estrellacuando Josh Boone recibió luz verde poner en marcha un proyecto personal: adaptar los cómics que habían marcado tanto su infancia como la de su amigo y coguionista Knate Lee. 

Según ha explicado el propio Boone en las entrevistas promocionales del filme, sus padres profesan una rama especialmente radical del cristianismo evangélico, lo que les llevaba a controlar con lupa las influencias a las que se exponía su hijo y a quemar en público los libros de Stephen King que este escondía en el colchón. De esta manera, el cineasta no solo se sentía cercano al copioso subtexto de los cómics de mutantes, sino que este tebeo en particular (un spin-off de los X-Men protagonizado por adolescentes, mucho más oscuro que la serie matriz y con gran componente sobrenatural) le venía de perlas para ajustar cuentas con su pasado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Last week shooting #newmutants

Una publicación compartida de Josh Boone (@joshboonemovies) el

Así pues, durante 2016 y 2017, Josh Boone estaba hecho un brazo de mar. Simon Kinberg, productor de la franquicia mutante, había dado el visto bueno al pitch elaborado por él y por Knate Lee, un collage de viñetas del dibujante Bill Sienkiewicz que incorporaba planes para una trilogía. Su guion, además, se salía de los estándares del cine de superhéroes para situarse “entre El resplandor El club de los cinco”, con menciones adicionales a Pesadilla en Elm Street 3 Alguien voló sobre el nido del cuco. 

Según declaraciones de Kinberg, por otra parte, Los Nuevos Mutantes se situaría en un territorio similar al de Deadpoolcombinando la narrativa de superhéroes con otros géneros (la comedia, en el caso del mercenario bocazas; el terror, en el  de este filme) y apostando por la originalidad. Y, si las palabras del productor prometían manga ancha creativa para Boone y su película, las audiciones de rigor le permitieron contar con actrices tan de moda como Anya Taylor-Joy (La bruja), Charlie Heaton (Stranger Things) Maisie Williams (Juego de tronos).  Para colmo, el estreno de la cinta fue programado para el 13 de abril de 2018. ¿Qué podía salir mal?

Respuesta rápida: “todo”.

Retrato de un calendario en llamas

En otoño de 2017, Los Nuevos Mutantes entró en postproducción. Los primeros pases con público habían tenido buenos resultados y, aparte de los consabidos rumores sobre reshoots, todo parecía pintar bien para el filme: si bien Fox había querido aligerar el componente terrorífico de la historia, el éxito de It convenció a la productora de que los sustos adolescentes (con o sin superpoderes) tenían futuro en taquilla.

En enero de 2018, sin embargo, sonaron las primeras campanadas a muerto: el estudio había decidido llevarse el estreno de la película a febrero de 2019. 10 meses de aplazamiento, nada menos, motivados en parte por el cambio de fecha de Deadpool 2 a agosto, en parte por el colapso de esa Gambito que iba a protagonizar Channing Tatum y en parte por la intención de dedicar más tiempo a la postproducción digital… y a esos reshoots que aún no sabemos si llegaron a rodarse o no.

Por si esto fuese poco, a Los Nuevos Mutantes le tocó lidiar con dos entidades cuyo poder destructivo puede acabar con galaxias enteras. La primera de ellas fue el álter ego maligno de Jean Grey, y la segunda, Disney. La compra de Fox por parte de la casa de Mickey Mouse, que había empezado a fraguarse en 2017, estaba por entonces en pleno apocalipsis burocrático, volviendo muy incierto (por decir algo) el porvenir tanto de los X-Men como de sus spin-off.  Por lo pronto, Fox decidió darle prioridad a X-Men: Fénix Oscura, moviendo las aventuras de los ‘mutis’ juveniles al 2 de agosto de 2019.

En marzo de 2019, la compra de Fox se hizo oficial, lo cual hizo que pintasen bastos tanto para Fénix Oscura como para el filme que nos ocupa. Con la mayor escudería de superhéroes del mercado en su haber (y a punto de petarlo más fuerte que nunca gracias a Vengadores: Endgame), a Disney no le hacía ninguna gracia hacerse cargo de una saga tan desacreditada, y tan difícil de integrar en el Universo Cinematográfico Marvel, como la de los mutantes. De esta manera, la película de Josh Boone apareció en el calendario de estrenos de Disney con una nueva (y efímera) fecha: el 3 de abril de 2020. 

En junio de 2019, además, las peores previsiones se cumplieron cuando X-Men: Fénix Oscura resultó ser, no ya una mala película, sino un fracaso abismal de taquilla, despertando comentarios desdeñosos del mismísimo Bob Iger. Además, los rumores señalaban que la cinta de Boone había caído muy mal entre los ejecutivos de Disney, algo que quedó confirmado oficiosamente cuando esta fue excluida de la convención D23. Fue entonces cuando empezó a rumorearse que los Nuevos Mutantes irían directos al pelotón de los torpes (es decir, a un estreno de tapadillo, bien en Hulu, bien en la plataforma Disney+).

El virus del legado

Entre dimes y diretes, Los Nuevos Mutantes tuvo su primer tráiler el 6 de enero de este año. Dicho avance parecía ratificar al 3 de abril como fecha de estreno de la película, lo que dio esperanzas a los fans: aunque todo indicaba que las secuelas planeadas por Josh Boone y Knate Lee nunca llegarían a rodarse, al menos Disney se había pensado mejor lo de lanzar la película directamente en VOD, o incluso guardarla para siempre en un cajón. Pero, como suele ocurrir cuando hay ‘mutis’ de por medio, lo peor estaba aún por llegar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Screening New Mutants for the cast! All mutants in attendance. #newmutants newmutants

Una publicación compartida de Josh Boone (@joshboonemovies) el

Y lo peor, como estarás imaginando, atendía por las siglas “COVID-19”. En enero de este año, un Josh Boone triunfal publicaba en Instagram las fotos del primer pase para el reparto. A principios de marzo, el cineasta anunciaba el fin de la postproducción de sonido. Y el 12 de marzo, como burlándose de sus esfuerzos, los cines de EE UU cerraban debido a la pandemia, obligando a Disney a suspender sine die todos sus estrenos veraniegos. Para colmo, cuando el estudio pudo por fin anunciar las nuevas fechas de lanzamiento para sus películas, Los Nuevos Mutantes se quedó con un gélido “próximamente”.

Sin embargo, el filme recibió por fin su lugar en el calendario en mayo, justo cuando algunos medios se preguntaban si quedaría inédito para siempre. Y, a lo largo del verano, su campaña promocional resucitó, incluyendo un panel virtual el 23 de julio para la Comic-Con 2020. Algo que no impidió que, en fecha tan temprana como el 8 de agosto, algunos medios estadounidenses se plantearan si Los Nuevos Mutantes llegaría a estrenarse algún día o si Disney estaba marcándose un farol.

Los restos del naufragio

Pero, finalmente, la película ha llegado a los cines. Y según proclama su director, además, lo ha hecho libre de recortes o escenas adicionales: según ha ironizado Boone, la fusión de Disney y Fox retrasó tantísimo su calendario que, cuando por fin fue el momento de ponerse a ello, todo su reparto adolescente había crecido demasiado como para garantizar el raccord entre las nuevas y las viejas escenas.

Sin embargo, como corresponde a una batalla larga y cruenta, Los Nuevos Mutantes deja unos cuantos cadáveres tras de sí. El primero de todos, esa escena postcréditos que seguramente no llegaremos a ver (a no ser como extra en el formato doméstico) y que presentaba a Antonio Banderas como padre de Mancha Solar (Henry Zaga) y villano de la siguiente película.

Las restantes víctimas de la escabechina han sido las dos secuelas que Boone y Lee aspiraban a rodar, todas ellas siguiendo los arcos argumentales trazados por Sienkiewicz y el guionista Chris Claremont durante los años de esplendor del cómic. Resignándose a la idea de que nunca las rodará, Boone ha hablado de una segunda entrega ambientada en Brasil, que presentaría al extraterrestre Warlock dentro de una trama de invasiones alienígenas, y una tercera inspirada en el crossover Inferno (1989), dándole más protagonismo a Illyana Rasputin (Taylor-Joy) y apostando por el terror demoníaco.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#newmutants #newmutantsmovie #xmen

Una publicación compartida de Josh Boone (@joshboonemovies) el

¿Debemos darnos con un canto en los dientes por poder ver Los Nuevos Mutantes en cine? Seguramente, sí. Aunque la película, a la postre, haya terminado siendo un trabajo medianamente tibio pese a las buenas intenciones de Josh Boone, y también aunque su suma de tropiezos (con coronavirus o sin él) nos recuerde que, en Hollywood, aquellos autores con ganas de salirse de la norma son a veces tan temidos y odiados como los mutantes en las viñetas.

Disney despedirá a 28.000 trabajadores de sus parques temáticos

Mientras sus ejecutivos vuelven a cobrar sus salarios íntegros, la Casa del Ratón lleva a cabo un drástico recorte laboral entre sus trabajadores.

Disney aplaza a 2022 la D23, su evento para fans más importante

La convención bianual en la que el estudio presenta sus lanzamientos estrella no regresará hasta septiembre de 2022.

Todos los remakes en acción real de Disney, ordenados de menor a mayor calco

El reciente estreno de 'Mulan' nos ha motivado a echar la vista atrás y estudiar la peculiar relación de simbiosis de estos films con los originales.

‘Peter Pan & Wendy’: Yara Shahidi será Campanilla en el remake de acción real de Disney

Jude Law, Alexander Molony y Ever Anderson ya está a bordo de esta nueva adaptación de J.M. Barrie, que dirige David Lowery.