Los mejores videoclips de David Fincher

¿Qué tienen en común Madonna, Nine Inch Nails y los Gipsy Kings? La buena mano visual del autor de 'El club de la lucha' en sus años como señor de la MTV.

Por
28 de agosto de 2020

Ahora es uno de los directores vivos más respetados, amén de un señor cuya misantropía y mala baba quedan reflejadas tanto en esas declaraciones llenas de bilis como en filmes tales que El club de la lucha, La red social Perdida. Pero hace no tanto tiempo, David Fincher ocupaba un espacio muy diferente en la cultura popular: el de uno de los directores de videoclips más solicitados del mundo, que reinaba sobre la MTV tanto con su propio nombre como al frente de su productora Propaganda Films.

Dado que Fincher se ha quedado con las ganas de retratar esos años en una serie para HBO, nos quedamos con los hechos básicos. Por ejemplo, que su cohabitación con el mundo del pop (desde principios de los 80 hasta mediados de los 90) coincidió con los años de esplendor del vídeo musical en televisión. También podemos añadir que su buena fama se debía tanto a su poderío visual como a su capacidad de hacer virguerías con presupuestos ajustados. Y, por último, señalar que su producción en el ramo sumó un total de 53 trabajos para los artistas más dispares (Sting, George Michael, Aerosmith y sobre todo Madonna, por citar solo unos pocos) de los cuales hemos extraído esta antología al grito de “Strike a pose!”. 

10 – Bamboleo (Gipsy Kings, 1986)

Sí: lo hacemos por maldad. Pero resulta delicioso saber que el director de La red social firmó, en sus días de mercenario del clip, este vídeo para el combo francés que popularizó mundialmente la rumba a base de canciones en un castellano muy discutible. Para colmo, Fincher no dirigió uno, sino dos clips para la canción: ¿se hubiera atrevido con la versión de este tema venezolano que cantó Julio Iglesias? 

9 – L.A. Woman (Billy Idol, 1990)

Tal vez la idea de escuchar al exvocalista de Generation X interpretando a The Doors no sea muy apetecible. Aun así, Fincher se lució de lo lindo con un clip que comparte algunas localizaciones con Blade Runner y que se regodea en esa imagen de Los Ángeles como ciudad del pecado entre lo neogótico y el zorrerío fino, todo ello iluminado con unas luces que recuerdan a Joel Schumacher. En cuanto a la canción en sí… pues a Billy le queríamos más cuando cantaba Dancing with Myself, qué vamos a hacerle.

8 – Bop Till You Drop (Rick Springfield, 1984)

El mismo año en el que Russell Mulcahy (Los inmortales) embarcaba a Duran Duran en una odisea de ci-fi postapocalíptica en el vídeo de Wild Boys, un Fincher aún jovenzuelo hacía lo propio con el australiano Springfield en este clip que delata la poderosa influencia de Tony Scott en los primeros años de su producción de videoclips. Teniendo en cuenta sus rayos láser a granel y su monstruo colmilludo, ¿es muy exagerado considerar a este clip como un precursor de Alien 3? 

7 – Straight Up (Paula Abdul, 1989)

La superposición de texto e imagen fue una de las constantes de Fincher cuando trabajaba para solistas de R’n’B, generalmente femeninas y fashion. Uno de los mejores ejemplos de esta vertiente suya es este clip para la bailarina y cantante: aunque la trayectoria musical de Paula Abdul ha sido muy discutida, Straight Up llegó al número 1 de las listas estadounidenses y el vídeo ganó cuatro premios MTV. Ojo a los cameos de Arsenio Hall y el joven Djimon Honsou.

6 – Oh Father (Madonna, 1989)

Entre los méritos de David Fincher está el de ser uno de los pocos artistas que han podido tratarse de igual a igual con la siempre altiva ‘Madge’, para la que firmó varios clips históricos. Mucho menos espectacular que sus otros pináculos (que también saldrán aquí), esta colaboración entregó en Oh Father una de las obras más grimosas, a la par que estilosas, de la etapa videoclipera del cineasta. Para probarlo, fíjate en la escena del velatorio y esos labios de cadáver cosidos con hilo.

5 – Janie’s Got A Gun (Aerosmith, 1990)

En plena resurrección comercial, el grupo de Steve Tyler Joe Perry lanzó esta agria balada sobre una chica víctima de abusos sexuales que se toma la justicia por su mano. Rodando el clip correspondiente, Fincher demostró que sabía conjugar su propensión a las narrativas inquietantes y la iluminación expresionista con los requisitos del stadium rock, materializados en este caso en esos planos de la banda luciendo melenas bajo los focos.

4 – Express Yourself (Madonna, 1989)

¿Por qué se llevaron bien David Fincher y Madonna? Pues, dejando aparte el detalle de que una era la que pagaba y el otro el que cobraba, el secreto de su simbiosis pudo deberse a que ambos son grandes cinéfilos y compartían referencias. Sin ir más lejos, cuando la diva expresaba su deseo de rodar un clip basado en la Metrópolis de Fritz Lang, pero con un tío macizo (el modelo Cameron Alborzian), David tomaba nota y entregaba el vídeo musical más caro jamás rodado hasta la fecha (5 millones de dólares de entonces), repleto de guiños al art déco y a la artista Tamara de Lempicka. 

3 – Englishman in New York (Sting, 1988)

El exvocalista de Police nunca ha sido un personaje simpático, pero viendo este vídeo dan ganas de disculparle por varias razones. La primera, que la canción es uno de los temas más bonitos de su repertorio. La segunda, esa Gran Manzana cubierta de nieve y retratada en fincheriano blanco y negro. Y la tercera, que tanto el tema como el clip son un homenaje al escritor y crítico de cine Quentin Crisp, histórica figura de la cultura outsider británica, que por entonces había emigrado a EE UU y que se pasea por sus fotogramas dando ejemplo de ese “be yourself, no matter what they say”. 

2 – Only (Nine Inch Nails, 2005)

Consagrado ya como uno de los mejores directores vivos, Fincher ha vuelto al videoclipeo en contadas ocasiones y solo para hacerle favores a amigos y colaboradores. Por ejemplo, cuando volvió a sus modos de antaño para firmar Suit & Tie para Justin Timberlake… o cuando echó mano de CGI para este clip de la banda de Trent Reznor, su compositor habitual desde los días de La red social. Si bien este clip es mucho menos truculento que otros con el sello NIN, logrará que nunca vuelvas a ver igual el material de oficina.

1 – Vogue (Madonna, 1989)

La canción que consagró la influencia de la música house dentro del pop mainstream y que convirtió en fenómeno global aquel baile nacido en los clubes LGBT más marginales de Nueva York tuvo un vídeo igualmente histórico… rodado con bajo presupuesto y en dos días, porque nadie se imaginaba que el tema (poco más que un relleno para I’m Breathless, el álbum con las canciones de ‘Madge’ para Dick Tracy) fuera a ser un éxito tan brutal. Tal vez por esa concisión, Vogue funciona como el compendio perfecto de los logros de Madonna y Fincher: estilización a toda costa, referencias cinéfilas (como ese primer plano de la diva fusilado de El expreso de Shanghai) y un poder icónico que no se desvanece con los años. Por resumir: insuperable.

Aunque David Fincher sea un perfeccionista, habría dejado este error de Carrie Coon en ‘Perdida’

Carrie Coon ('The Leftovers', 'Fargo') es tan buena actriz que hasta sus errores son del agrado del director más perfeccionista del Hollywood actual, David Ficher.

Madonna dirigirá, y será coautora del guion, de su propio ‘biopic’

La película, aún sin título definitivo, contará con un guion que está ultimando junto a la oscarizada Diablo Cody.

Esa es la historia hollywoodiense que recrea ‘Mank’ (y que tanto fascina a David Fincher)

Escrita por Jack Fincher, padre de director, la película de Netflix se centra en la historia de Herman J. Mankiewicz y la realización de 'Ciudadano Kane'.

‘Mank’: Primeras imágenes de lo nuevo de David Fincher

El prestigioso director ha desarrollado junto a Netflix un film centrado en los avatares del guionista de 'Ciudadano Kane', Herman J. Mankiewicz.