Los fuera de la ley, seis clásicos que le encantan a Scorsese

Desde rateros de poco monta a mafiosos capaces de crear auténticos imperios del crimen. ¿Te fascinan los gánsters? A Scorsese también.

Por
26 de noviembre de 2019

Con El irlandés el maestro Martin Scorsese ha vuelto a ofrecernos una lección de cine, aunque el tiempo dirá si merece estar en lo más alto del podio de honor de las mejores película realizadas jamás sobre el tema.

Mafiosos, asesinos a sueldo, gánsters, corrupciones. Glamur y decadencia o cómo labrarse una sólida carrera profesional totalmente al margen de la ley. Y visto que es una de las temáticas predilectas de Scorsese, gran director y cinéfilo, ¿quién mejor que él para destacar algunos de los grandes personajes y películas que ha dado el cine? Aquí tenemos media docena de clásicos incombustibles (todos anteriores a los años 90).

Noodles y Max en ‘Érase una vez en América’ (1984)

David “Noodles” Aaronson (Robert de Niro) y Max Berkowitz (James Woods) son los dos principales personajes de este “gran y épico lienzo cinematográfico del siglo XX de Sergio Leone”, como lo definió Scorsese durante la presentación, en el Festival de Cannes de 2012, de la versión restaurada a través de su Film Foundation. Estrenada en cines en dos partes, el montaje original de Leone duraba 269 minutos, pero fue recortada hasta los 229. La versión restaurada logró recuperar 22 de esos 40 minutos que faltaban.

Los Corleone en ‘El Padrino II’ (1974)

Francis Coppola realizó una película de Hollywood épica, una película “pasada de moda” (en el sentido más positivo) como Lo que el viento se llevó, solo que mejor”, explicaría en Martin Scorsese: Interviews. Pese a ello, y sin restarle méritos, Scorsese ha reconocido que “Prefiero El Padrino II a El Padrino. Siempre he dicho que es poesía épica, como La muerte de Arturo“. Y de la misma manera que en Érase una vez en América, allí estaba De Niro como uno de los grandes protagonistas.

El bandolero de ‘Salvatore Giuliano’ (1962)

El biopic del director Francesco Rosi no fue nada convencional, más cercano al documental y contando solo con un par de actores profesionales. Narraba la historia del célebre bandido y líder italiano en la Italia de la posguerra de los años 40. En el foco de su atención predominaba sobre todo el trasfondo de pobreza y precariedad, de poderes, corrupciones y mafias. “Nunca es seca, la sangre fluye por sus venas, y su fotografía en blanco y negro es electrizante. ‘Salvatore Giuliano’ es, entre otras muchas cosas, un gran himno a Sicilia, la tierra de mi familia, y ya solo por esto la tengo en tanta estima”, diría Scorsese que además no dudó en incluirla en la lista más exclusiva de sus doce películas favoritas para la revista Sight and Sound.

El carterista Skip McCoy de ‘Manos peligrosas’ (1953)

“Se ha dicho que si no te gustan los Rolling Stones, entonces no te gusta el rock ‘n’ roll. De la misma manera, pienso que si no te gustan las películas de Samuel Fuller es porque no te gusta el cine”. Así de claro se pronunciaba en su prólogo de A Third Face, la biografía de Fuller. Y Manos peligrosas (Pickup on South Street) es de sus preferidas. Una narrativa vigorosa que se mantiene desde sus primeras imágenes y un Richard Widmark magnífico interpretando al ratero protagonista. La edición en DVD de Criterion contiene una introducción del mismo Scorsese, y el cineasta también la homenajeó incluyendo imágenes de la película, a través de un televisor, en El rey de la comedia (1982).

El gánster Eddie Bartlett de ‘Los violentos años veinte’ (1939)

La película de Raoul Walsh sobre el ascenso y caída de un gánster, en una de las mejores interpretaciones y películas de James Cagney, desde las trincheras de la Primera Guerra Mundial hasta el crack de la bolsa de 1929, le ha servido a menudo como inspiración. Un modelo y referente reconocido por él mismo, sobre todo para Uno de los nuestros. Otro de los títulos imprescindibles del cine negro, una ficción típicamente hollywoodiense pero que no alude los aspectos más realistas. Por si fuera poco, como secundario nada menos que Humphrey Bogart encarnando a otro de los malotes de la historia. “Fue el último gran filme de gánsters antes de la llegada del cine negro”.

La mente criminal de ‘El Doctor Mabuse’ (1922)

Surgido de la mente del escritor luxemburgués Norbert Jacques, la figura de Mabuse fue llevada al cine por Fritz Lang por primera vez durante la etapa del cine mudo. Una obra de cuatro horas y media dividido en dos partes, El jugador y El infierno. Moviéndose en los bajos fondos de Berlín, Mabuse utilizará sus poderes de hipnosis y telepatía para labrarse una fructífera carrera criminal. La película de Lang, de la que realizó dos secuelas más, El testamento del Dr. Mabuse (1933) y Los crímenes del Dr. Mabuse (1960), no solo es una de las cumbres del cine expresionista alemán, también influyó decisivamente en el cine negro y en numerosos cineastas, entre ellos Scorsese.

(Imagen cabecera: ©GTRES)

Vídeo del día: El guitarrista que toca Morricone para una Roma desierta

Desde su terraza en la Piazza Navona, el guitarrista Jacopo Mastrangelo emocionó a sus vecinos interpretando el tema de 'Érase una vez en América'.

16 cosas que (probablemente) no sabías de ‘El padrino: Parte II’

La mejor secuela mafiosa de la historia cumple 45 años: un momento ideal para penetrar en los secretos de la 'famiglia' Corleone.

‘El irlandés’: Así han sido las colaboraciones de Robert De Niro y Al Pacino a través de los años

Antes de coprotagonizar la última película de Martin Scorsese, los dos grandes actores de su generación han tenido otras oportunidades de trabajar juntos.

Muere Robert Evans, productor clave del Nuevo Hollywood

Excesivo, autoritario y poco escrupuloso, Evans trabajó en 'Chinatown', 'Marathon Man' y (sin acreditar) en 'El padrino' I y II, 'La semilla del diablo' y muchos otros clásicos.