Lola Kirke: la estrella de ‘Mistress America’ que sacudirá Hollywood

En su película más importante hasta la fecha le cuesta seguir la estela de Greta Gerwig, pero está claro que la joven de la familia Kirke es una estrella con luz propia.

Por
20 de noviembre de 2015

ETIQUETAS:

  • “Si pudiera ponerme al día con mis pintas, sería la mujer más guapa del mundo”. Es una de las frases lapidarias –llenas de la dosis justa de desencanto, arrogancia y potencia como para desarmar a mil ejércitos– que pronuncia Tracy en Mistress America, la nueva película de Noah Baumbach coescrita y protagonizada por Greta Gerwig. Puede que el papel titular, el de Brooke interpretado por Gerwig, sea el hallazgo más llamativo del filme, pero desde el guión hasta su encarnación en manos de la joven actriz Lola Kirke es el personaje protagonista de Tracy, la estudiante universitaria perdida en la vida y en la construcción de su propia identidad, el que tiene mayor fuerza para enlazar Mistress America con una vertiente poco amable de los relatos de iniciación donde los golpes de la experiencia dejan cicatrices hermosas pero no necesariamente facilitan el tortuoso camino para convertirse en adulto o sucedáneos.

    kirke

    Si Tracy funciona como un tiro es en gran medida gracias a la vulnerabilidad que es capaz de transmitir Kirke, la hermana pequeña de una multifacética familia donde mamá tiene una celebrada tienda de ropa vintage en Nueva York (Geminola; suministradora habitual de vestuario para Sexo en Nueva York); papá es músico batería y formó parte de Bad Company; una hermana, Domino, es cantante; y otra, Jemima, va de pintora pero es conocida principalmente por su papel como Jessa en Girls, precisamente la serie heredera de Sexo en Nueva York. Cuando decides llamar a tus tres hijas Domino, Jemima y Lola, sabes que acabarás enorgulleciéndote de ellas. Y es Lola quien tiene el futuro más prometedor por delante. Mistress America es sólo el primer paso. Se acabó servir de modelo para las colecciones de ropa de mamá.

    111_piano8

    Kirke trabajó con David Fincher en Perdida –ya que compartió todas sus escenas con Rosamund Pike, seguro que también se llevó algún consejo o dos para convertirse en futura reina de hielo de la actuación– y se dejó ver en el primer episodio de The Leftovers hasta el momento de su eclosión total. La colaboración con Greta Gerwig –su principal valedora en toda clase de entrevistas, intervenciones y cada vez que tiene oportunidad– ha estado acompañada por la serie Mozart in the Jungle para Amazon, junto a Gael García Bernal y con guiones de Roman Coppola y Jason Schwartzman, que la ponen a tocar el oboe con corsé. Qué gente.

    Pero será a partir del año que viene cuando el asunto se ponga serio en la filmografía de Lola Kirke. Se estrenará Fallen, la adaptación de Oscuros, la saga de fantasía juvenil –sí, otra– escrita por Lauren Kate donde el triángulo amoroso de rigor esta vez lo forman ángeles caídos. Mientras que el papel principal se lo ha llevado Addison Tomlin (Californication), la presencia de Kirke en una saga con ansias de tomar el relevo de Los juegos del hambre asegura que inmediatamente entrará a formar parte de las posibilidades de casting de muchos más proyectos.

    Además, también ha terminado de rodar el thriller Mena junto a Tom Cruise bajo dirección de Doug Liman (Al filo del mañana). Si este año su nombre ya se barajó seriamente para la Ready Player One de Steven Spielberg o incluso el Episodio VIII de Star Wars, es sólo cuestión de tiempo que veamos a Kirke en medio de un gran blockbuster, recibiendo toda la atención de los focos. Así le damos tiempo a que se ponga al día con sus pintas, aunque parece que lo tiene del todo controlado.

    lolak

    lk

    10 personajes por los que recordaremos 2015

    Asesinas implacables, hermosas androides o amigos imaginarios, todos se han ganado un hueco este año en nuestro corazón cinéfilo.