Lo que no se cuenta del cine español

La industria cinematográfica de España merece críticas, pero ¿hasta qué punto nos cebamos gratuitamente en ella? Este texto aporta argumentos para su defensa. Por ANTONIO SALAZAR

11 de marzo de 2011

ETIQUETAS:

  • [NOTA: En CINEMANÍA procuramos ser ecuánimes. Por eso, si esta semana hemos rescatado el informe de Javier Ocaña sobre Los 7 pecados capitales del cine español, ahora le ofrecemos nuestra web al actor y blogger Antonio Salazar. Este texto, publicado en su página Luces de Bohemia, fue concebido por su autor “tras los malos rollos de la gala de los Goya” con la intención de poner fin a una discusión que “sólo nos lleva a un llanto constante”. Según el propio Salazar afirma, su documento responde a críticas formuladas desde ambos lados del espectro político, aportando datos y cifras. Como declara su autor, “El discurso del rey fue realizada con subvenciones del gobierno británico, y nadie se queja”. Leedlo con detenimiento, porque merece la pena]

    Basta darse una vuelta por las redes sociales para comprobar el odio y la inquina de muchísimos ciudadanos-internautas hacia nuestro cine. Se aportan datos de toda índole; un aluvión de cifras y argumentos de toda clase y condición. Echo en falta, sin embargo, los que se mencionan a continuación y cuyas fuentes se citan al final de los mismos. Juzguen ustedes mismos:

    -Las subvenciones suponen el 16% de lo que se invierte en el cine. El resto es inversión.

    Francia concede 7 veces más ayudas a su industria cinematográfica que España, y a diferencia de aquí apenas son cuestionadas.

    Es falso que en Estados Unidos no haya subvenciones. Las hay indirectas y suponen 1.020 veces más dinero que el que se concede en España, gracias a una Ley de Mecenazgo que permite deducir importantes cantidades de lo invertido en el cine (durante 10 años no hubo que pagar impuestos por las cantidades invertidas en la industria cinematográfica). Al no tributar por este concepto se consideran ayudas indirectas, puesto que salen del dinero público.

    -En 2010 se destinaron al cine 140 millones en subvenciones. A las energías renovables se destinaron 6.700 millones. Por no mencionar otros ejemplos igual de ilustrativos.

    GUERRA CIVIL: entre los años 2000 y 2010 se hicieron 996 películas en España, de las cuales solamente el 1,4% abordaba esta temática.

    NO A LA GUERRA: Cuando la famosa protesta en la Gala de los Goya las encuestas afirmaban que el 90% de la población estaba en contra de la guerra.

    -En todos los países del mundo -y especialmente en Estados Unidos- los actores hacen públicas sus posturas políticas. Conviene recordar que en España el Estatuto de los Trabajadores consagra el derecho a manifestarse y expresar las opiniones en el lugar de trabajo. El nuestro son los teatros y los medios de comunicación.

    -El presupuesto de una sola película americana de tipo medio equivale al presupuesto total de todas las películas españolas que se hacen en un año.

    -El número de películas que no llegan a estrenarse es , en proporción, idéntico al de Francia y Estados Unidos.

    -En 2010 las tv-movies han arrasado en audiencia (incluidos productos estadounidenses) con los mismos actores y directores que en el cine.

    -Si una película no llega a 300.000 € de recaudación no recibe un céntimo de subvenciones.

    -España es el país del mundo que más directores noveles incorpora cada año.

     FUENTES: FAPAE, ICAA, MINISTERIO DE CULTURA, SOFRES

    Siete películas españolas que no te puedes perder en Netflix

    La plataforma de 'streaming' ha encontrado en las producciones nacionales, ya sean series o películas españolas, un filón digno de explotar.

    FlixOlé, la mayor plataforma de cine español

    La plataforma presenta un catálogo de más de 3.000 películas españolas por solo 2,99€ al mes. ¿Te lo vas a perder?

    Tráiler de ‘Mientras dure la guerra’: Amenábar en la Guerra Civil

    Karra Elejalde encarna al escritor Miguel de Unamuno en 'Mientras dure la guerra', la nueva película de Alejandro Amenábar sobre la guerra civil española.