Las razones que han convertido ‘Lo que arde’ en el éxito independiente de 2019

La última película de Oliver Laxe ya supera los 62.000 espectadores.

Por
29 de noviembre de 2019

No figurará en las listas de lo más visto del año, entre supervillanos y secuelas infinitas, pero Lo que arde, de Oliver Laxe, es desde ya –séptima semana en cartelera– el microtaquillazo independiente del cine español. Con más de 62.000 espectadores, la intimista propuesta del director gallego ha cosechado elogiosas críticas y un pequeño fenómeno entre el público cinéfilo.

Avalada por dos premios en el Festival de Cannes (Premio del Jurado en la sección Una cierta mirada y mejor creación sonora), estas son las razones que han catapultado a Laxe, con su primera cinta rodada en España, como un valor consagrado de nuestra cinematografía. ¿Se acordarán de él en los Goya el lunes?

Para explicar el fenómeno, en primer lugar hay que mirar a casa. La primera película en gallego en proyectarse en Cannes es todo un fenómeno en su tierra. Los espectadores de esa comunidad representan más del 60% del público total. Desde NUMAX, la distribuidora de la cinta, explican por qué. Xan Gómez, responsable de comunicación, considera que “en el caso gallego el impacto que ha generado es muy grande, se ha puesto en valor su capacidad para representar las formas de vivir de un pueblo o comunidad. En Galicia está llamada a ser un clásico que se recuerde durante décadas, y ya ha superado en cifras a Sempre Xonxa (Chano Piñeiro, 1989) como la película en gallego más taquillera de la historia”.

Desde el cine en el que la compañía participa en Santiago de Compostela, Ramiro Ledo (responsable de distribución), asegura que “la acogida de Lo que arde ha sido tan excepcional, que todavía entra cada día gente en el cine que llevaba años sin pisar una sala. Y sale fascinada”.

Para Carlos San Julián, de Golem (la película continúa en cartelera en sus salas de Pamplona y Madrid), “la película salió reforzada de Cannes, porque si ya es un éxito estar seleccionado, el ganar el premio del jurado en Una cierta mirada hace que el público que acude a nuestras salas tenga en su radar el estreno de esta película. Si a esto le sumamos el esfuerzo de Laxe presentado las sesiones durante las dos primeras semanas, el boca a boca ha hecho que Lo que arde sea un éxito”.

Solo en gallego

Ledo explica que decidieron “no estrenar copias en versión doblada, algo que a priori podría parecer desaconsejable en cuanto a alcance de espectadores (no existen en España más de 50 locales –de los 723 totales– en los que se exhiban películas en versión original), pero era fundamental para evidenciar que se trataba de la primera vez que un largometraje en gallego estaba recorriendo con éxito el circuito de festivales, además de una oportunidad para muchas comunidades gallegas emigradas en el resto de España de reconectar con la realidad de la que en su momento se vieron expulsados”. Al hilo de esas comunidades emigradas, “contactamos con agrupaciones de gallegos en las capitales españolas, entre los que hicimos sorteos de entradas y envío de material promocional, para que se moviese la película. Funcionaron muy bien en Barcelona, Bilbao y Valencia”, completa Gómez.

Más allá de las fronteras gallegas, Lo que arde llegó con una cuidada estrategia de lanzamiento: NUMAX se fijó en los “casos de Verano 1993 o Handia”, en los que “un título en un idioma original diferente al español irradiase su energía desde el territorio raíz hasta el resto de cines de todo el estado”, explica Ledo. En cuanto al número de copias “fuimos lo más ambiciosos que permite el parque de salas con hueco para la versión original. Es muy difícil superar las 30 copias, a las que añadimos 19 copias más en Galicia, en donde esperábamos al menos lograr el 50% de la recaudación. Salimos con 49 copias el 11 de octubre”.

Crítica unánime

Cuesta encontrar una crítica mala de la cinta. “Lo que arde es una de esas sorpresas agradables que suceden pocas veces”, comenta San Julián. “Que una película venga con una opinión favorable y unánime por parte de la crítica no es garantía de éxito, pero nuestro trabajo como exhibidor consiste en no dejar escapar estos títulos”.

Un ejemplo de la difícilmente mejorable reacción de la crítica es la de este mismo medio, donde Paula Arantzazu definía la cinta como iconoclasta, “no por su ánimo transgresor sino por su espíritu pirómano: las imágenes prenden, acaban hechas cenizas y a pesar de ello siguen con vida. Y no en vano el filme arranca con una onírica secuencia nocturna para, a medida que avanza el metraje, ir en busca del cielo, aunque ese camino no implique, o sí, ¡quién sabe!, un trayecto hacia la luz”.

Para Javier Zurro, periodista de El Español, se trata de “una película con magia, con alma, y los espectadores que han entrado a comprobarlo se han dado cuenta”. Cree que “muchas veces estas obras más arriesgadas solo son aclamadas por la crítica, pero cuando un espectador entra a verla se produce un abismo entre los prescriptores y el público más general”, pero con Lo que arde “no se ha producido, y es porque a pesar de que no sigue los ritmos que suele usar el cine comercial, Laxe emociona con una historia humanista en la que nos sentimos reconocidos y tremendamente hermosa”.

Coincide la crítica Marta Medina, que alabó el filme en El Confidencial, para la que “el acierto de Laxe ha sido abrirse a una trama más concreta y tradicional para poder atraer a un público más mayoritario, sin perder de vista su propio estilo”. Cuenta de ello da la nota de 7,4 en Filmaffinity, muy por encima de sus anteriores trabajos, Todos vós sodes capitáns (5,9) y Mimosas (6,2). “La primera secuencia de Lo que arde te lleva al borde del síndrome de Stendhal”, explica Medina”, “las imágenes tienen una belleza lírica y plástica sobrecogedora. La película es una experiencia completamente inmersiva, que apela a todos los sentidos: por momentos parece que hasta se puede oler el campo o la lluvia”.

Para Zurro, otra de las claves es la relación del dúo protagonista, Amador (supuesto pirómano que sale de la cárcel) y su anciana madre Benedicta: “todos nos sentimos reconocidos en la pantalla en la relación de esa madre y ese hijo. La España rural que vemos nos hace ser parte de la historia, y todos nos emocionamos con el filme, con sus personajes y con su indiscutible belleza estética”.

Consagración nacional

El éxito de crítica y festivales y ese estupendo boca a boca de la cinta han merecido a Laxe el epíteto de esperanza blanca de nuestro cine. Para Medina, “esta película se abre el camino como autor independiente, pero accesible para un público cinéfilo más amplio y como una voz destacada del panorama internacional. Es muy joven y tiene mucho recorrido por delante. Y podría sacarse una película de un secarral”. Para Javier Zurro, “un director que ha ido a Cannes con todas sus películas y que siempre gana premio es algo más que una promesa, pero es verdad que aquí, por el modelo de cine y el modelo de ayudas que tenemos, se presta menos atención a estos realizadores”.

Para Ledo, “el cine de Oliver tiene una capacidad muy única, que ha llegado a sus más altas cotas en Lo que arde, de abordar frontalmente temas universales, como en este caso el fuego y los incendios, aproximándose a ellos de manera absolutamente personal. Esto le permite conectar con diferentes tipos de públicos y que cada uno encuentre su lugar en la película. El filme posee una energía interna a la que difícilmente accedemos en una sala de cine”.

El idilio con el público continuará en las plataformas. Ledo adelanta que están cerrando “acuerdos con las principales plataformas de vídeo bajo demanda para después del estreno en cines, ultimando los detalles de la edición de vídeo doméstica en DVD y Blu-Ray y la película estará disponible también en Movistar +, ETB, TVG y RTVE una vez desaparezca de las carteleras”.

Antes, todavía está dando juego en salas. Al menos en las de la cadena Golem, donde “aunque cada semana tenemos que renovar la programación y la presión de nuevos títulos sea grande, vamos a intentar llegar con la película en cartel hasta los Goya”.

Goya 2020: Toda la gloria para Pedro Almodóvar

El manchego se reconcilia con la Academia alzándose con siete galardones, entre ellos el de mejor director, mejor película para 'Dolor y gloria' y actor para Antonio Banderas

Goya 2020: ¿Cuáles son las nominadas a mejor película?

Adaptaciones literarias, cintas de culto indie, autobiografías almodovarianas y dramas históricos competirán el próximo 25 de enero por el galardón más codiciado de la gala

Goya 2020: ¿Quiénes son los nominados a mejor dirección?

Dos directores veteranos, un trío y un novel compiten por el galardón que se entregará el sábado 25 de enero en la gran ceremonia de premios del cine español.

Premios Goya 2020: ¿Quiénes son los nominados a mejor fotografía?

Cuatro de los mejores directores de fotografía patrios se disputan el laureado galardón del cine español.