Las veces que Joaquin Phoenix debió ganar el Oscar antes de ‘Joker’

Joaquín Phoenix va a ganar el Oscar por ‘Joker’ pero hay al menos 10 papeles anteriores por los que este actor se ha merecido la estatuilla.

Por
08 de febrero de 2020

Joaquin Phoenix no es un actor convencional porque no es un tipo convencional. Y no es un tipo convencional porque ha llevado una vida muy poco corriente. 

Sus padres eran nómadas, estaban en una secta, iniciaron en el sexo a sus hijos cuando solo tenían 3 años, su familia sobrevivió tocando en la calle durante una época, su hermano River Phoenix murió de sobredosis a los 22 y Joaquín lo presenció todo… Todo esto, claro, no es excusa para ser un excéntrico, pero desde luego, ayuda. Y su extraña personalidad le ha moldeado como actor porque Joaquin Phoenix es incapaz de hacer de hombre normal, es imposible que le veamos en los papeles que Cary Grant, James Stewart o Tom Hanks bordan… Phoenix es más de papeles chungos, de personas con discapacidades sociales, anímicamente hundidas, psiquiátricos y solitarios. 

Y honestamente, es el mejor en su campo. El mejor de su generación ha bordado la excelencia en el método para regalarnos un Joker que ya forma parte del mito cinematográfico. Si con su interpretación ha roto o no para siempre el género superheróico lo dirá el tiempo, pero todo huele a que ya nada será igual ni en Marvel ni en DC. 

Pero Phoenix ya estaba aquí antes del Joker, en su carrera de más de treinta años ha a acumulado interpretaciones sublimes (casi todas enfermizas) que le deberían haber llevado hasta el Oscar. 

CÓMODO EN ‘GLADIATOR’

Kirk Douglas no quiso ver Gladiator en el cine porque tenía miedo de que le recordara demasiado a su Espartaco, al parecer Kirk odiaba verse en pantalla. Salvando las distancias Gladiator es el Espartaco de otra generación y es una película de romanos excepcional que el tiempo está dejando en un buen lugar dentro de este género tan repleto de clásicos. 

Aquí Joaquin Phoenix interpretó a Cómodo, el hijo de Marco Aurelio y heredero del imperio romano. La intención de Ridley Scott era que el espectador odiara a este emperador, como Roma entera ya que sus años gobernando fueron terribles para el pueblo, y Phoenix supera el reto. A parte de improvisar muchas de sus frases tan solemnes como lapidarias el actor, en contra de las indicaciones de Scott, ganó mucho peso durante el rodaje porque decía que un verdadero emperador se tenía que dejar llevar por los excesos. 

Pero quién ganó el Oscar ese año fue Benicio del Toro por su papel secundario en Traffic. A pesar de que Phoenix se merendaba a Russell Crowe en Gladiator, quizá aún era demasiado joven y poco conocido en la academia como para llevarse la estatuilla. Hoy, 20 años después, todo el mundo recuerda a Cómodo pero… ¿Cómo se llamaba el personaje de Benicio del Toro en Traffic? Pues eso. 

LUCIUS HUNT EN ‘EL BOSQUE’

La mejor película de M. Night Shyamalan que los Oscar despreciaron relegando el filme a una nominación por su preciosa banda sonora, que por cierto perdió. Joaquin Phoenix que ya había trabajado con el director en Señales sustituyendo de manera magistral a Mark Ruffalo fue invitado a esta fiesta para hacer uno de los papeles más bellos de su carrera. 

Aquí Joaquin Phoenix interpretó a un inocente y noble chico de un pueblo en el que todos sus habitantes viven atemorizados por una extraña criatura que habita en el bosque. Más allá del giro final, Shyamalan escribió para él un personaje con reminiscencias heroícas que a medida que la historia evoluciona se van apagando para arder en otro personaje, la ciega interpretada por Bryce Dallas Howard. Ella es la verdadera heroína y su relación con el personaje de Phoenix es una de las historias de amor más bellas y mejor contadas del cine en este siglo. Joaquin está comedido y tímido… Está perfecto. 

Pero quién ganó el Oscar fue Jamie Foxx por hacer de Ray Charles en Ray. Una imitación de la que hoy nadie se acuerda. Un biopic convencional que tuvo más presencia que el precioso cuento de Shyamalan. 

LEONARD KRADITOR EN ‘TWO LOVERS’

Joaquín Phoenix ya había trabajado con James Gray en el maravilloso thriller La noche es nuestra donde Phoenix interpreta al mal hijo hasta tal punto de realismo que fuera del rodaje insultaba al actor que interpretaba a su padre, Robert Duvall (Phoenix no respeta los tesoros del cine americano). Aunque La noche es nuestra es magnífica, ni la película ni la interpretación tenían nada que hacer contra la obra maestra de los Cohen No es país para viejos y el villano de Javier Bardem. Con Two Lovers es distinto, esta película descorazonadora, oscura y profunda estuvo, sin duda, entre lo mejor de su año. 

Aquí Joaquin Phoenix interpreta a un que tras intentar suicidarse vuelve a casa de sus padres. Allí se enamora de una vecina con problemas emocionales mientras conoce a otra chica a la que sus padres han dado el visto bueno. Un melodrama nada obvio en el que el actor nos hace sufrir mientras su personaje sufre tomando decisiones muy difíciles.

Pero quién ganó el Oscar fue Sean Penn por interpretar a Harvey Milk en Milk, otro biopic convencional con una vaga imitación de Penn que no merece la pena revisar años después.

 ÉL MISMO EN ‘I’M STILL HERE’

En las entrevistas promocionales Joaquin Phoenix ya fue avisando de su retirada de la interpretación. Durante más de un año el actor ser intentó reconvertir en cantante de hip hop y se lo tomó tan en serio que realmente parecía que había perdido la cabeza, amigos y antiguos compañeros de reparto no daban crédito. En los programas de entrevistas le ridiculizaban y en las galas hacían chistes al respecto pero él erre que erre con esas pintas de mendigo hecho polvo… El proceso fue grabado por su amigo Casey Affleck que al final montó una película en clave falso documental sobre una de las bromas más radicales que se han hecho en Hollywood. La industria se enfadó con Phoenix muchísimo y por supuesto en los Oscar estuvo vetado, pero el resto de seres humanos nos echamos unas buenas risas.  

Aquí Joaquin Phoenix interpreta una visión de sí mismo que es la que tienen el resto de personas que no le conocen sobre él, lo cual hace que su trabajo tenga un subtexto muy interesante. Está errático, pasado de vueltas, melancólico, al borde de la depresión y de la ansiedad, está confuso y sobre todo excéntrico. Hacer de él mismo ha sido hasta ahora el papel más divertido de su carrera. 

Pero quién ganó el Oscar fue Colin Firth por El discurso del Rey, una película que está muy bien, que es cómoda para premiar y donde Firth tiene mucho oficio. El riesgo, el salirse de la línea, la performance o lo de inventar algo está muy fuera de lo que la academia considera un trabajo premiable. 

FREDDIE QUELL en ‘THE MASTER’

La película más incómoda en la que ha trabajado Joaquin Phoenix es The Master, una obra maestra de Paul Thomas Anderson que habla de muchas cosas pero que sobre todo se centra en la relación entre dos hombres opuestos, cuyas vidas se cruzan en periodo de entreguerras. La confrontación interpretativa entre Philip Seymour Hoffman y Joaquin Phoenix es un auténtico espectáculo. 

Aquí Joaquin Phoenix interpreta a un nihilista, un tipo que se desenvuelve bien en el barro, en la nada, en la absoluta inconsciencia, una bestia que el actor no pudo contener durante el rodaje y provocó que Anderson tuviera que iluminar todo el espacio posible del plano para que su Freddie Quell tuviera la libertad de ignorar las marcas. Durante la secuencia del calabazo Phoenix estaba fuera de control y poseído totalmente por su personaje, tanto que se hizo daño a sí mismo. El dolor es real en esta película abrumadora. 

Pero quién ganó el Oscar fue Daniel Day-Lewis por (adivinad) otra película biopic donde, esta vez interpreta a Lincoln. No hay duda de que Day-Lewis es uno de los actores más portentosos de la historia pero su Lincoln no está a la altura de la crudeza con la que Phoenix construye su réplica hacia Phillip Seymour Hoffman, a quién quizá podríamos apodar como El Mejor

THEODORE TWOMBLY EN ‘HER’

Her es un milagro de película. La historia de una asistente virtual de inteligencia artificial que se enamora de un humano. Es la primera vez que esto se contemplaba en el cine (siempre había sido al revés, un hombre enamorado de una máquina)  y Joaquin Phoenix está a la altura de la propuesta.  

Aquí Joaquin Phoenix interpreta al personaje más frágil de su carrera. Un tipo solitario que se enamora de su iPhone. Sin embargo, donde la película contiene más verdad es en su relación con Amy Adams, una amistad que traspasa la pantalla. Tan real porque a Spike Jonze le dio por obligarlos a permanecer horas en la misma habitación, se hicieron mejores amigos claro. Cuando llegó el primer día de rodaje esa complicidad ya estaba hecha. 

Pero quién ganó el Oscar fue Matthew McConaughey por Dallas Buyers Club interpretando a un personaje real y haciéndolo realmente bien, era su año y nadie le podía quitar la estatuilla, pero con el tiempo su papel se ha convertido en convencional y exagerado mientras el de Phoenix sigue siendo puro e importante. 

DOC SPORTELLO EN ‘PURO VICIO’

Ser un personaje de Thomas Pynchon es muy difícil, nadie se había atrevido. Solo Phoenix, claro, estaba a la altura de intentarlo en Puro Vicio, la película más divertida de Paul Thomas Anderson, un noir californiano y caleidoscópico. 

Aquí Joaquin Phoenix interpreta a un detective privado, típico de género, solo que esta vez es hippie, torpe e incluso despreciable. La parodia que se exige el actor es una increíble mezcla de insignificancia, espontaneidad y locura. Nadie como él (o en todo caso Jeff Bridges) podría haber bordado este papel que como siempre llevó a las últimas consecuencias andando constantemente y durante todo el rodaje descalzo.

Pero quién ganó el Oscar fue Eddie Redmayne haciendo de sí mismo… Espera, no, haciendo de Stephen Hawking. Una interpretación sin ningún mérito porque ambos se parecen enormemente y porque los tics de Redmayne le acercan aún más, si cabe, al genio que interpreta. Phoenix ni siquiera estaba nominado, claro, pero hubiera sido tan divertido ganar el Oscar por Doc Sportello…

RUMOR: Joaquin Phoenix en negociaciones para realizar dos secuelas de ‘Joker’

Según diversos medios internacionales, Warner Bros. estaría tanteando el terreno con el actor, con una cifra que asciende hasta los 50 millones de dólares.

Un documental de Joaquin Phoenix crea una crisis con rehenes en Ucrania

Un activista retuvo a los pasajeros de un autobús para obligar al presidente del país a promocionar 'Earthlings', la película sobre el maltrato animal.

¿Deberían haber prohibido ‘Joker’ las autoridades de Reino Unido?

El British Board of Film Censors recibió quejas acusándole de haber sido demasiado blando con la película de Todd Phillips.

En 2019 ‘Joker’ fue la película estrenada en Reino Unido de la que más gente se quejó

Sin embargo no es el film de DC más controvertido desde este ángulo, ya que no puede superar las molestias despertadas por 'El caballero oscuro'.