Las edades de la mujer a través de los personajes de Meryl Streep

Meryl Streep cumple 70 años y sigue siendo la puta ama de Hollywood…. ¿La razón? (o una de ellas) Elegir siempre papeles de mujeres fuertes, conscientes y valientes.

Por
22 de junio de 2019

“Ninguna otra actriz nacida antes de 1960 puede conseguir un papel a menos que Meryl lo haya rechazado antes”, Michael Schulman, biógrafo de la actriz.

Meryl Streep es el rostro femenino más popular de Hollywood y una de las caras más reconocidas del mundo. Se lo ha ganado a pulso. La actriz cumple 70 años justo en el momento en el que acaba de entrar en la televisión por la puerta grande, como un nuevo personaje de la segunda temporada de Little Big Lies en HBO.

Ni siquiera se leyó el guión, pero no le hizo falta teniendo como referencia una primera temporada tan magnífica y donde se recogían personajes femeninos tan bien escritos, tan complejos, tan distintos y representativos, tan fuertes, tan reivindicativos… Y hacerlo sin entrar en arquetipos rancios merecía un sí quiero de Streep con los ojos cerrados. A parte de ser consciente que hay que estar ahí, que hoy la televisión y las plataformas en streaming han revolucionado la ficción y la narrativa cinematográfica.

Meryl Streep ha hecho durante toda su carrera los papeles que le ha dado la gana. Ha llevado el control de su carrera y aunque ha cometido errores siempre los ha asumido con responsabilidad y gracia. Fuera de Hollywood se ha mostrado en contra de Trump declarando públicamente su enfado hacia los actos del presidente en campaña. Ha colaborado con la Historia de la Mujer, ha vitoreado las reivindicaciones de igualdad de sueldos… Y al otro lado de su lado político tenemos a una mujer con dos grandes historias de amor, una terminada en tragedia (la de John Cazale) y otra que hoy todavía se está escribiendo. Una mujer amable, que colabora con todos sus compañeros, de la que no hay ni una sola historia desagradable en plató… O sea, una buena persona.

No hay nada más bello en el mundo que una buena persona haciendo cosas bonitas para mejorar el mundo que le rodea. Eso es Meryl Streep.

A lo largo de su carrera, que comenzó en 1977 ha interpretado todo tipo de mujeres. Con sus papeles se podría, de hecho, hacer un críptico de las edades de la mujer. El tipo de mujer que hoy se reivindica más que nunca.

LOS 70’: MADRE JOVEN DIVORCIADA

En 1979 Meryl Streep trabajó en una de las películas que marcarían su carrera, Kramer contra Kramer. Su segunda nominación al Oscar y su primera estatuilla.

Lo primero que hizo Streep cuando leyó el guión fue compartir sus ideas sobre su personaje. La madre que interpreta era, por decirlo suave, malvada y Meryl insistió en que aquella no era una lucha real ni las mujeres tenían ese tipo de reacciones antes casos de batallas de custodia y divorcios. Ella reivindicó que de esta forma iba a ser imposible que las mujeres lograran la igualdad si eran vistas tan negativamente por el ojo público.

Y esta no fue la única dificultad a la que se enfrentó la actriz… Su relación con Dustin Hoffman fue muy complicada. De hecho el director Robert Benton cuenta como el segundo día creyó que Meryl renunciaría al trabajo y denunciaría a Hoffman al sindicato de Actores.

Hoffman abofeteó a Streep y le dejó una marca roja en la cara mientras esperaban para comenzar a grabar la escena en la que Ted (Hoffman) persigue a Joanna (Streep) por el pasillo. Ella está histérica en la escena y si Hoffman cometió aquel abuso a posta o no es en absoluto relevante.

A pesar del abuso Streep continuó con la escena y el resto ya es historia.

LOS 80’: SINDICALISTA ANTINUCLEAR

Mike Nichols, el director de El graduado, quería contar la historia real de Karen Silkwood, una trabajadora y sindicalista que murió en extrañas circunstancias mientras investigaba todas las deficiencias de seguridad que había en la planta de combustible nuclear en la que trabajaba.

La clave para hacer de esta historia titulada Silkwood con tintes de denuncia en un taquillazo fue mezclar el tono social con un regusto lacrimógeno gracias  la historia de amor entre Silkwood y su pareja, un periodista y dirigente sindical interpretado por Kurt Rusell.

Streep capitanea todo un reparto que insufla muchísima realidad al día a día de los trabajadores de una central nuclear y por supuesto reivindica a través de su interpretación la fuerza de los sindicatos, el poder de un trabajador (una mujer trabajadora) y el asco absoluto por la energía nuclear.

Y con todo, aún hay espectadores que opinan que las lágrimas de Streep en esta película estropean la experiencia. Lágrimas de frustración, dolor y también arrancadas por un romance sí… ¿Pero hay alguien que llore mejor que Meryl Streep?

LOS 90’: OPERACIONES Y ROMANCES TARDÍOS

Hay dos películas en la década de los 90’ que son importantísimas tanto para Meryl Streep como para la historia del cine.

En 1992 se estrena La muerte os sienta tan bien. Una película que en su momento se tachó como una comedia ridícula y misógina. Sin embargo, el tiempo la ha convertido en un análisis visionario sobre la vanidad que actualmente contamina todas las redes sociales (sobre todo instagram) y sus terribles consecuencias para las y los adictos al retoque quirúrgico. Meryl Streep dijo sobre esta película que no era ciencia ficción, sino un documental… Qué lista, de nuevo, Meryl, ¿todos conocéis la serie documental Chapuzas estéticas, verdad?

Y el resto de tesis que se puedan sacar de La muerte os sienta tan bien ya están analizadas y contadas mejor que nadie por Juan Sanguino en este maravilloso artículo de 2017.

La otra película importante de Meryl Streep en la década de los 90 fue, como no, Los puentes de Madison. Una historia de amor muy madura con un director en estado de gracia, Clint Eastwood y ella humedeciendo de nuevo la pantalla de cine con sus lágrimas. Una preciosidad de romance que acaba mal para aquellos que creen en el carpe diem por encima de todas las cosas y bien para esos otros que viven la vida con responsabilidad y orden.

El personaje de Streep en esta película es el de una mujer que vuelve a ser consciente de su belleza y de su felicidad individual y decida lo que decida ya nada volverá a ser lo mismo.

LOS 00’: TODO EL MUNDO QUIERE SER NOSOTRAS

En el guión la frase era “Todo el mundo quiere ser como yo”, pero Meryl Streep quiso cambiar “yo” por “nosotras” y voalá, otra frase mítica para una película mítica que está, sin duda, entre las películas más feministas de lo que va de siglo.

Meryl Streep interpreta en esta ya mítica comedia a Miranda Priestly, directora de la revista Runway (inspirada en Anna Wintour, directora de Vogue), una jefa que hace la vida imposible a la ayudante interpretada por Andy Sachs, la cual es consciente de que por muy avispada o preparada que esté, eso no bastará para llegar lejos, y el ejemplo, claro lo tiene delante… Es el diablo, viste de Prada y está interpretado con una fuerza increíble por Meryl Streep (que de paso consiguió su nominación número 14)

Lo primero que hizo Meryl Streep por este personaje fue rechazarlo:

“La oferta monetaria era ligeramente inferior a mi chaché, no insultante pero en absoluto reflejaba mi valor en aquel momento. Hubo un momento despedida pero entonces me doblaron la oferta. Tenía 55 años y había aprendido, aunque tarde, a reclamar lo que es mío”

Y así sí se metió Streep en uno de sus personajes más queridos (y odiados por lo obvio) de su carrera. Todo el mundo cree que se basó en la propia Anna Wintour para el personaje pero se equivocan, se basó en Clint Eastwood.

“Nunca, nunca jamás eleva la voz y aún así todo el mundo se para para escucharle, se convierte automáticamente en la persona más poderosa de la habitación”

Y con la fuerza de alguien que se respeta a sí mismo por encima de todas las cosas, con la convicción de que el mundo debería ser como ella (y como el resto de mujeres fuertes y valientes) y con una interpretación tan exigente hasta el punto de provocar una tensión entre ella y Hathaway… Meryl comienza el nuevo siglo con una película feminista sobre el éxito y la cultura del trabajo.

LOS 10’: MERYL STREEP ES LA JEFA

Los archivos del pentágono no es una obra maestra. De hecho es una obra menor de Steven Spielberg, olvidable en su importancia para el cine e incluso para el género donde su hueco ya está ocupado por Todos los hombres del presidente. Aún así, la primera película periodística del director de ET es milagrosa, intensa y con un ritmo de tic tac tic tac que explota en un tremendo y jugoso clímax.

La importancia de Meryl Streep, que en esta película vuelve a estar más allá de todo lo bueno que se pueda decir de ella (comprobado queda que es una extraterrestre) reside en la honesta interpretación de una mujer con poder que delega por temas de inseguridad y tradición hasta que finalmente nadie sabe qué hacer y ella, claro, tiene que responder. Lo hace tomando la mejor y más difícil decisión posible en una escena rotunda donde Streep disfruta detrás de un personaje que sufre mientras se libera de las cadenas del patriarcado que la mira de reojo.

Es un momento que homenajea no sólo la lucha feminista actual sino el comportamiento intachable de toda una vida de una actriz que por supuesto es mucho más que eso. Es un símbolo.

Que cumplas muchos más, Meryl.  

Las otras Catwoman felicitan a Zoë Kravitz

Michelle Pfeiffer, Halle Berry y Anne Hathaway, y su nueva compañera Gal Gadot, han querido ofrecer unas palabras a la actriz de 'The Batman'.

‘Joker’: Así es el ‘cameo’ de Clint Eastwood en la película de Todd Phillips

El director de ‘Gran Torino’ y ‘Mula’ se deja de ver de forma inesperada en uno de los momentos de mayor apogeo.

‘Dark Waters’: Primer tráiler protagonizado por Mark Ruffalo y Anne Hathaway

Todd Haynes ('Carol') regresa con nueva película tras 'Wonderstruck: El museo de las maravillas'.

Un hombre apuñalado en el plató de lo nuevo de Anne Hathaway

En la medianoche del 19 de junio, un miembro del equipo de 'The Witches' sufrió una agresión con arma blanca. El atacante ha sido detenido por la policía.