Las 10 películas más sorprendentes de 2012

Tras repasar nuestros mayores chascos cinéfilos del año, llega el momento de recordar los filmes que se ganaron nuestro amor a la chita callando. Por YAGO GARCÍA

20 de diciembre de 2012

Ya nos hemos desfogado: los espumarajos nos cuelgan de la comisura de los labios, nuestras manos están llenas de sangre (porque rasgar el celuloide cuesta lo suyo, y uno se hace cortes) y a nuestros pies yacen 10 filmes que prometían mucho, pero que nos dejaron con un palmo de narices. Es hora de probar que los críticos de cine también tenemos nuestro corazoncito. O, en cristiano: tras pasar revista a las películas más decepcionantes de 2012, en CINEMANÍA continuamos con una tradición acrisolada (con un año de antiguedad, más o menos) que nos lleva a recordar también las sorpresas más agradables que hemos recibido este año en una sala de cine. Algunas provinieron de grandes estudios estadounidenses, y otras son producciones europeas de pequeño formato, pero todas tienen algo en común: nos ayudaron a mantener la fe en nuestro trabajo. Honor a ellas.

Damiselas en apuros 




Lo que esperábamos: Una de esas comedias con aires indies que, al fin y a la postre, acaba pareciéndose más a un anuncio de compresas dirigido por Isabel Coixet que a un filme como debe ser. Sólo con ver las fotos del reparto encabezado por Greta Gertwig nos entran ganas de emitir suspiritos lánguidos.

Lo que nos encontramos: Efectivamente, el reparto de Damiselas en apuros hace todo lo posible por batir récords de languidez y divinismo… A caso hecho, porque esta película tiene mucho más que ver con el lado travieso de Wes Anderson que con el producto sub-Sundance de rigor. Regresando a la dirección tras un largo retiro, Whit Stillman (The Last Days of Disco) no sólo nos ha regalado una comedia tan extraña como impagable, sino también una de las sorpresas más inesperadas del año. Y recuerda: “Si puedes contar hasta 9, puedes bailar la sambola”.

Chronicle




Lo que esperábamos: Vaya, vaya, así que una de superhéroes, pero con presupuesto bajo y protagonistas adolescentes… Claro, como está cantado que este es el año de Los Vengadores, los estudios no se lo piensan dos veces al ofrecernos subproductos en su onda.

Lo que nos encontramos: Chronicle no sólo nos ha servido para escarmentar, resultando muy superior a lo que muchos nos esperábamos, sino que también nos ha puesto sobre la pista de Josh Trank, un director novel con muchas ideas que (comprensiblemente) ya ha sido fichado por la factoría Marvel. La película demuestra tanto un dominio considerable de la narración, (aportando nuevos aires a una técnica tan abusada como el found footagecomo un conocimiento más que considerable del cine teen y del fantástico, útil tanto para homenajearlos como para subvertirlos.

Promoción fantasma




Lo que nos esperábamos: ¿Es que no tuvimos bastante con Fuga de cerebros y su secuela? Pues parece que no: aquí llega otra comedia adolescente a la española, haciendo gala de un presunto humor ‘políticamente incorrecto’ y de un preocupante déficit neuronal.

Lo que nos encontramos: Seria candidata al título de película nacional más infravalorada del año, Promoción fantasma es una comedia eficacísima, de esas que conjugan una mala leche importante con una ternura disimulada y demoledora. Javier Ruíz Caldera (Spanish Movie) y sus guionistas demuestran en ella tanto su intención de ofrecer al público una buena ración de risas como su cariño por el cine de los 80, que se infiltra mediante una buena colección de guiños y easter eggs. La guinda de la tarta: las intervenciones de Joaquín Reyes y de un Carlos Areces cuyo ‘calvo’ en el salón de actos tardarás en olvidar.

Los Muppets




Lo que nos esperábamos: Otra franquicia con pretexto retro resucitada por imperativos comerciales, merced a un filme de encargo cuya multitud de estrellas invitadas (Zach Galifianakis, Jack Black, Danny Trejo, Emily Blunt, Ricky Gervais…) habrán cobrado a tanto el segundo en el plató. Debemos haber ofendido gravemente a los dioses del cine, desde luego…

Lo que nos encontramos: Aquellos a quienes Los Muppets (o sea, Los Teleñecos) les olía mal deberían haber recordado lo evidente: las creaciones de Jim Henson son verdaderas instituciones de la comedia en EE UU. El protagonista Jason Segel, un fan de la vieja escuela, impulsó el proyecto, ayudó a escribir el guión e hizo todo lo que estuvo en su mano (lo cual, vistos los resultados, fue mucho) para que el filme estuviese a la altura de Gustavo, Peggy, Gonzo y compañía. Y desde luego que lo estuvo, porque, además de erigirse en un digno homenaje, la película lleva su afán bromista hasta el final: si quieres saber cómo acaba la historia de verdad, tendrás que esperar a la escena post-créditos.

Blancanieves (Mirror, Mirror)




Lo que nos esperábamos: Parece Tarsem Singh es un director que sólo conoce los extremos: tras la sobredosis de sangre de Inmortals, ahora quiere vendernos un cuento de hadas dulzón y con Julia Roberts, tras cuyo visionado será necesario un chutazo de insulina. ¿Es que no era suficiente con Blancanieves y la leyenda del cazador

Lo que nos encontramos: Dejando claro desde el principio que la ganadora en este año tan blancanievístico ha sido la película de Pablo Berger, aseguramos que descartar esta película por sus colorines y su (aparente) ñoñería es un error de bulto. Porque una cosa es tomarse las cursiladas en serio, algo que sólo le sale bien al equipo de Disney, y otra cosa muy diferente es convertirla en pretexto para una película orgullosa de ser un cuento de hadas, con una Julia pasándoselo de lo lindo en su papel de madrastra fashionista y Sean Bean choteándose de su papel de eterno condenado a muerte en la pantalla.

Vacaciones en el infierno




Lo que nos esperábamos: A estas alturas, Mel Gibson debería saber que, salvo las ovejas de su rancho australiano, nadie le quiere ver ni en pintura. Pero allá va ‘Mad Mel’ otra vez, en este caso con una cinta de acción ambientada en México que, seguramente, le mostrará matando ciudadanos aztecas al por mayor. Ay, qué pereza…

Lo que nos encontramos: Pues parece que Gibson sí que ha aprendido la lección, al menos en cierto modo. Es decir, que en vez de intentar caernos bien ha decidido volver por sus fueros de los 80, entregando un filme más currado argumentalmente de lo que parece y en el cual el actor se vale de su mejor arma interpretativa: el humor negro. Lástima que Mel se haya ganado (y con razón) el odio del público, hasta un extremo tal que Vacaciones en el infierno estuviese condenada desde el principio a pasar desapercibida.

Martha Marcy May Marlene




Lo que nos esperábamos: Vale que le han dado un montón de galardones en EE UU, pero Martha Marcy May Marlene tiene un argumento que parece sacado de un telefilme de sobremesa, con una indefensa jovencita (Elizabeth Olsen) presa de una secta que le lava el cerebro. ¿Estaremos ante un rutinario cazapremios sin verdadera sustancia?

Lo que nos encontramos: El caso es que Martha Marcy May Marlene se merecía todos los premios que pudo conseguir, y alguno más (¿por qué no la nominaron a los Oscar?). El caso es que Elizabeth Olsen, como bien sabe Rodrigo Cortés, es una de las actrices revelación de este año, y que su indefensa jovencita resultó no ser tal, sino un personaje muy disfuncional y con verdaderos problemas. Y el caso es que, apoderándose de los silencios y del clima terrorífico de esta película de Sean Durkin, el actor John Hawkes demostró que su tremendo papel en Winter’s Bone no nos impactó por casualidad. Decididamente, la prueba de que una película no necesita sustos ni sangre para aterrorizarnos.

Pollo con ciruelas




Lo que nos esperábamos: Pese a lo bonita que era y el mal cuerpo que dejaba, Persépolis tenía sus defectos, y podía ser acusada incluso de demagógica en algunos momentos. ¿Cómo sobrellevará la directora y dibujante Marjane Satrapi su debut en el cine de imagen real?

Lo que nos encontramos: De nuevo en comandita con Vincent Paronnaud y jugando con ventaja (el filme adapta un cómic escrito por ella misma), la Satrapi volvió a ganarnos por la mano. Pollo con ciruelas es una película humorística en algunos aspectos y dolorosa hasta el paroxismo en otros, una película bellísima visualmente, y sobre todo una película que se guarda ases en la manga hasta su última escena. La intervención del comediante Edouard Baër encarnando al mismísimo Ángel de la Muerte ha sido la responsable de más de una pesadilla en nuestra redacción…

The Swell Season




Lo que nos esperábamos: Está claro que al dúo protagonista de esta película se le apareció la Virgen cuando Once (Una vez) se convirtió en un éxito indie y su canción ganó el Oscar, pero ¿de verdad se merece un documental? Esto va a ser un Justin Bieber: Never Say Never para gafapastas, seguro.

Lo que nos encontramos: ¿Te ha tocado alguna vez presenciar una bronca gorda entre un matrimonio o pareja al que conoces bien? Pues, música aparte, la impresión con la que se abandona una proyección de The Swell Season es muy similar. Este documental comienza siendo la crónica de una gira, y acaba convertido en la crónica de cómo la relación entre Glen Hansard y Markéta Iglová se fue lenta e irreversiblemente al carajo, provocando (tanto en los protagonistas como en el espectador) la duda sobre si dicho romance fue real alguna vez.

El alucinante mundo de Norman




Lo que nos esperábamos: Los aficionados a la animación suelen seguir una norma que reza así: “No te fíes de una película stop motion a no ser que sea europea o que la dirija Henry Selick”. Dado que este filme no cumple ninguna de las dos premisas, podemos apostar a que será una moñez, en la estela de Tim Burton con niños y muertos vivientes, ¿verdad?

Lo que nos encontramos: Pues ni por asomo. Porque, aunque no haya llegado aún a las pantallas españolas, nosotros ya hemos podido ver este filme (algo bueno tenía que tener este oficio) y podemos decir que El alucinante mundo de Norman es una de esas películas que pueden ser disfrutadas a la par por niños y mayores… Y que, para colmo y pese a sus conseguidas intenciones cómicas, cobija momentos de auténtico susto, amén de una mirada bastante desoladora a la infancia y a sus cosas. Además, aunque el gran Selick no anduviese de por medio, si que estaban sus colaboradores del estudio Laika, quienes nos hicieron una demostración de sus técnicas en vivo.

Más noticias de cine, próximos estrenos y series de televisión en CINEMANÍA.