Las 10 películas más decepcionantes de 2019

Este año ha sido un gran año de cine, pero no gracias a estos 10 bodrios que nos han hecho perder un tiempo valiosísimo de nuestras vidas.

Por
08 de diciembre de 2019

Ya ha llegado ese momento del año en CINEMANÍA… El momento de las listas de 2019, la mejores y las peores películas, las más sorprendentes, las más decepcionantes, las mejores actuaciones, las cintas más sangrientas, las más sexys… 

Vamos a inaugurar la preciosa tradición navideña con la lista más venenosa, la de las más decepcionantes. Esas películas que nos atrajeron a las salas de cine porque nos ofrecían algo que luego no nos dieron, algunas prometían puro entretenimiento y luego resultaron ser un tedio, otras parecían historias estimulantes y al final eran vulgares, y también las que nos iban a llenar la cabeza de fantasías, de lugares y personajes maravillosos y, sin embargo, nos llevaron a lugares comunes con narrativas que ya conocíamos y personajes que no eran de verdad. 

Ha sido un año de cine espectacular, de hecho, cada semana han estrenado al menos una película (ya sea en cines o en plataformas de vídeo) que nos ha hecho pensar en la suerte que tenemos de vivir este presente… Sin embargo, como ocurre todos los años sin excepción, ha habido un número de películas que nos han defraudado, que nos han cabreado, que nos han hecho perder el tiempo. 

Aquí va una selección, subjetiva ya que hay una lista de películas decepcionantes por cada espectador, de esos títulos que no merecen la atención que se les ha dado:

DUMBO (Tim Burton)

Lo que prometía… En esta época que será recordada como aquella en la que Disney revisó todo su archivo de películas, cogió las más queridas y memorables y las convirtió en productos renovados para hacer dinero con las nuevas generaciones Dumbo tenía la oportunidad de emanciparse del resto convirtiéndose en el más atípico y poderoso remake. Se suponía que Tim Burton, el director de la cinta, se iba a salir con la suya agarrando a nuestro querido elefante volador para construir un cuento oscuro, siniestro de estilo gótico y personajes deslumbrantes pero…

Lo que nos encontramos fue algo muy distinto. Un extraño carnaval de personajes crueles y abusones, frívolos, un montón de animales virtuales maltratados y una historia que nunca llega a funcionar porque no arriesga. Cine correcto. Cine, digamos, estándar. Para los niños es aburrida (mucho más mágica y arriesgada la versión animada, claro… ¡Esa escena de los elefantes pintados de payasos!) y para los adultos es una película olvidable. No hay ninguna ocurrencia , no hay nada brillante… Da la sensación que a Burton se le escapa la extrañeza y surrealismo que de por sí tiene esta historia porque está distraído todo el tiempo pensando en lo imaginativo que es él mismo. 

Hubiera sido mejor sí… O no se hubiera hecho o hubiera sido otro director. Me vale el Burton de los 90’. Pero si debe de ser algún director actual, Dumbo sería una gran película dirigida por James Wan

SERENITY (Steven Knight)

Lo que prometía… Se suponía que Serenity iba a ser un poderoso thriller escrito y dirigido por un buen director, Steven Knight, el tipo que está detrás de la magnífica serie Taboo, Peaky Blinders o Locke (que es un películón bastante desconocido donde lo único que vemos es a Tom Hardy conducir muy preocupado). Además el plantel de actores que le acompañaban era espectacular: Matthew McConaughey, Anne Hathaway, Diane Lane, Jason Clarke… La historia de un tipo que es capitán de barco y cuyo pasado oscuro vuelve para atormentarle… Sí, si quitamos barco y ponemos una gasolinera estaríamos hablando de Retorno al pasado. ¿Se puede esperar algo más estimulante que esto?

Lo que nos encontramos… Un disparate. Un melodrama sin guión, o con un guión insostenible, donde se presupone que el espectador es tonto. Una película llena de clichés que además Matthew McConaughey se toma tan absolutamente en serio, como si estuviera en un drama de prestigio, que es ridículo. Cada una de sus frases pomposas provoca una risa floja incontrolable. Y qué decir tiene que ya todo se va a la más absoluta mierda cuando queda desvelado el giro final (que no desvelaremos aquí por vergüenza ajena). Solo un apunte, imaginad que la revelación fuera “todo ha sido un sueño”… Pues es todavía peor. 

Hubiera sido mejor sí… Si Knight se hubiera tomado algo de tiempo para escribirla, para manejar el suspense, para elegir unos personajes más creíbles o quizá para hacer otra película completamente diferente. Pero aún así, si por lo que sea Knight está empeñado en rodar este guión, lo mínimo que podría haber hecho es decirle a los actores que clase de película quería, un melodrama de las 16:00 de la tarde desvergonzado y con talante de placer culpable hubiera permitido que todos los implicados se lo pasasen estupendamente y por ende nosotros, los espectadores, podríamos habernos reído a gusto. 

MEN IN BLACK INTERNATIONAL (F. Gary Gray)

Lo que prometía… La idea de reiniciar la franquicia siete años después de la última entrega sin Will Smith ni Tommy Lee Jones era un poco arriesgada. Pero, maldita sea, Chris Hemsworth y Tessa Thompson había demostrado química, buen rollo y mucho humor en Thor: Ragnarok así que, teniendo un universo tan rico e imaginativo con innumerables opciones ya construído… ¿qué podía salir mal?

Lo que nos encontramos… TODO salió mal. Bueno, tanto Hemsworth como Thompson hicieron lo que pudieron con un guión que fue escrito sobre la marcha, una trama sin ninguna originalidad y un montón de bromas flácidas. La idea no era lo suficientemente fuerte para sostener la historia y el público que, repetimos, NO ES TONTO, comenzó con el boca a boca y al final, quien era muy fan, prefirió esperar la cinta para su uso doméstico. Por tanto, la cuarta película de la franquicia recaudó menos en todo el mundo que las tres anteriores. 

Hubiera sido mejor si… Hubieran esperado un poco a tener una historia realmente llamativa y fuerte, un guión bien escrito, unas bromas a la altura de sus actores. Es decir, si se hubiera invertido la misma cantidad de tiempo en desarrollar la historia que en los efectos visuales quizá estaríamos hablando del reinicio más exitoso del año (que no es muy difícil teniendo en cuenta los batacazos que ha habido y que se seguirán analizando a continuación en esta lista fúnebre). 

HELLBOY (Neil Marshall)

Lo que prometía… Una versión mucho más oscura y aterradora que las dos primeras películas de Guillermo del Toro. Un elenco muy interesante capitaneado por el nuevo Hellboy, David Harbor. Un director curtido en series de televisión tan relevantes como Westworld o Perdidos en el espacio

Lo que nos encontramos… Una película sin imaginación con personajes bastante pobres. Una adaptación del universo sin cariño y con una historia que peca de ser poco o nada emocional. Es caótica, delirante (en el peor de los sentidos) y su único objetivo parece ser el de arruinar el legado que se construyó sobre este personaje en el cine. Si se pretendía renovar la franquicia, se consiguió todo lo contrario, enterrarla para siempre. 

Hubiera sido mejor si… esta película no hubiera existido o si, al menos, le hubieran dejado a Del Toro dirigir la tercera parte de la saga que iba a dirigir. El hecho de que a los estudios les interesara más un reinicio que una conclusión de la trilogía es un misterio que nunca será resuelto. 

TERMINATOR: DESTINO OSCURO (Tim Miller)

Lo que prometía… Borrar de la memoria de los fans las tres películas que siguieron a Terminator 2 con la unión de tres piezas claves: Linda Hamiltón, James Cameron y Arnold Schwarzenegger (aunque este, realmente, nunca se fue). James Cameron funcionando como productor daba garantía de éxito. Mucha acción, una terminator nueva casi humana y un villano parecido a aquel T-1000 que supuso un antes y un después en los efectos especiales del cine de acción. Nada podía fallar. 

Lo que nos encontramos… TODO MAL. En vez de armar una historia en condiciones, con personajes bien construidos, con un objetivo claro, con un macguffin consecuente con la mitología de la saga, lo que es Destino oscuro, es una macedonia de nostalgia que no consigue corregir la herida que ya tenía la franquicia, renovar la historia hacia lo contemporáneo ni enderezar mínimamente un argumento que lleva dos décadas dando tumbos. La línea temporal de la saga está tan manoseada que ha dejado de importar, y era lo más rico de este cuento de elegidos, madres guerreras y guardaespaldas de metal.

Hubiera sido mejor sí… Se hubieran esforzado más en crear la atmósfera de sus predecesoras, si se hubiera profundizado más en las relaciones entre los personajes ya conocidos, y si se hubiera aplicado también más en expandir el universo en vez de en borrar las pistas falsas que había dejado la saga durante los últimos 20 años. 

CAPITANA MARVEL  (Anna Boden, Ryan Fleck)

Lo que prometía… La primera de 21 películas de Marvel protagonizada por una mujer. Después de Wonder Woman, donde DC le estaba ganando terreno a Marvel en construir personajes femeninos poderosos y empoderados, Capitana Marvel pretendía ser la contestación a ese envite. Un aliciente que olía a personaje sofisticado, fuerte y además interpretado por una actriz en su mejor momento, recién ganadora de un óscar, la maravillosa Brie Larson. Una película superheroíca de discurso feminista para marcar un antes y un después en la fábrica de sueños. 

Lo que nos encontramos… fue, sin embargo una película insulsa sin demasiado contenido ideológico, predecible en su argumento y en sus hallazgos visuales, con una Brie Larson olvidable que parecía estar allí, deprisa y corriendo, solo para poder salir en el final de todos los finales: Vengadores: Endgame. El personaje, eso sí, destaca por encima incluso de su propia película, de ahí la sensación de poder haber hecho algo mucho más redondo. En definitiva una esperable superproducción sin demasiadas sorpresas y por tanto, terriblemente decepcionante. 

Hubiera sido mejor si… No se hubiera quedado en la triste ambición de ser una película de aventuras, divertida o entretenida. A veces hay que aspirar a más para poder, al menos, cumplir. La película denota una extenuación del género y a una despreocupada Marvel convertida ya, sin ningún tipo de complejo, en una fábrica de hacer películas resultonas para ganar cuartos. 

 ANNA (Luc Besson)

Lo que prometía… La vuelta de Besson al universo de las protagonistas femeninas extremadamente fuertes. Comenzó con Nikita, siguió con El quinto elemento, Juana de Arco y hace cuatro años nos sorprendió con Lucy. Anna se presuponía como una vuelta al thriller de acción y espionaje ambientado en los 90 donde una asesina a sueldo era el ser más temido de todos los gobiernos del planeta. 

Lo que nos encontramos… Muchos fuegos artificiales pero tras ellos nada que merezca realmente la pena. Un guión con saltos temporales que hacen de la historia algo verdaderamente confuso en vez de enriquecerla. La historia es absolutamente familiar, una mujer común (con pintas de supermodelo rusa) que se convierte en asesina. Da para autoparodia, incluso. 

Hubiera sido mejor si… Besson le hubiera puesto más entusiasmo a la historia en vez de dejarse llevar por la falta de imaginación. ¿Por qué hacer una película si realmente no te apetece hacerla?

EL CAMINO: UNA PELÍCULA DE BREAKING BAD (Vince Gilligan)

Lo que prometía… Prometía una expansión del universo ya creado por Vince Gilligan a través de un personaje que mereció mucho más en la serie original, Jesse Pinkman. El camino iba a ser una película donde nosotros como espectadores viviríamos la perspectiva de un fugitivo en un lugar incómodo, caluroso y abrumador repleto de gente mala y donde la herencia del peor de todos, Heisengber, es pesada como el plomo. 

Lo que nos encontramos… Una película que a pesar de capturar la esencia del material original, que al final es a lo que veníamos, es, sin embargo, terriblemente olvidable. Una especie de epílogo que no está a la altura de ninguno de los capítulos que ya se han convertido en historia de la televisión. Es tensa a ratos pero casi nunca satisfactoria. El personaje de Jesse se merecía algo mejor. 

Hubiera sido mejor sí… siguiendo con el tono y la forma de narrar de la serie, esta película hubieran sido cuatro capítulos largos donde la historia de nuestro fugitivo hubiera sido, de paso, al historia de una redención y quién sabe si una vida en un paraje helado, una contraposición poética y maravillosa a las andanzas de Alburquerque. 

EL REY LEÓN (Jon Favreau)

Lo que prometía… El rey león era una propuesta honesta. El clásico de Disney hecho con animales de verdad que en el fondo no eran de verdad aunque lo parecían. 

Lo que nos encontramos… Exactamente eso. Lo que no sabíamos era que iba a ser tan creepy ver como animales (aparentemente reales) hablan o incluso cantan. Es decir ver a un suricato decir Hakuna Matata es una de las experiencias más extrañas del cine este año. La película impresiona solo sus primeros cinco minutos, después aburre, pierde magia…

Hubiera sido mejor sí… Jon Favreau hubiera sido menos ambicioso con su propuesta y se hubiera atrevido, en todo caso, a retorcer la historia o volverla a narrar para una nueva generación en vez de usar todos los recursos en ese fotorrealismo que a ratos cae irremediablemente en lo ridículo. El montaje del musical es bastante más espectacular y mágico que esta propuesta cinematográfica. 

X-Men: Dark Phoenix (Simon Kinberg)

Lo que prometía… Una espectacular despedida de la franquicia. Esta última parte está basada en el arco más estimulante y complejo de un personaje de comic hecho nunca. Además, Sophie Turner, la joven Jean Grey, estaba en su mejor momento, ella y el resto de actores y actrices que ocupan el cartel: James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Jessica Chastain…

Lo que encontramos…  Un guión flojo, unos personajes sin demasiada motivación, unas escenas de acción que no están aprovechadas y unos villanos que dejan bastante que desear. Nada que haga de esta película un final digno de la franquicia y que por supuesto no está a la altura de la historia original.

Hubiera sido mejor sí… Disney hubiera dejado que esta película creciese sin complejos. Su final fue cambiado, al igual que los villanos, ya que al parecer todo era bastante similiar al final y a los villanos de otra película de superhéroes de la casa, Capitana Marvel (unos puestos más arriba). ¿Y qué más daba? No son El sexto sentido y Los otros dos películas con multitud de puntos en común y aún así son maravillosas la una y la otra. ¿No se puede hablar de cosas distintas con los mismos elementos? Un desastre que se recordará como el robo creativo que más daño hizo a una franquicia de superhéroes tan digna y bien construida (e incluso renovada) como los X-Men.

El destino de Arendelle está en juego en el nuevo tráiler de ‘Frozen 2’

Disney planea volver a arrasar en taquilla con la continuación de uno de sus últimos y grandes éxitos, centrada nuevamente en las hermanas Elsa y Anna.

Así celebraron Año Nuevo tus estrellas favoritas

La Nochevieja también da para que más de una estrella de Hollywood cuelgue fotos y vídeos en sus redes de los que luego arrepentirse

Así será 2019 según ‘Akira’: hologramas, juegos olímpicos y transportes raros

Nuestro repaso por los 2019 del cine termina con 'Akira', una película en la que el año no nos mostraba su cara más esperanzadora

2019: Todas las franquicias que regresarán en los próximos 12 meses

Desde hoy al 31 de diciembre, muchas son las sagas y universos que regresarán a los cines, desde 'Toy Story' a 'Terminator'