La vieja memoria: 5 títulos para recordar a Jaime Camino

El cineasta barcelonés ha fallecido a los 79 años. Recordamos la importancia de películas suyas como 'Las largas vacaciones del 36' (1976) o 'Dragón Rapide' (1986).

Por
07 de diciembre de 2015

ETIQUETAS:

  • El director de cine barcelonés Jaime Camino falleció este fin de semana a los 79 años. Fue uno de los creadores vinculados a la Escuela de Barcelona, el movimiento cinematográfico que impulsó la renovación del cine de nuestro país durante los años 60 con nuevos lenguajes, temas y técnicas de producción. La aportación de Camino, como otros de sus compañeros de generación, se fijó principalmente en la memoria histórica, el registro del pasado y su revaluación, lo que le aseguró inevitables enfrentamientos contra la censura franquista.

    Ya en la democracia, aunque la frecuencia de su obra se fue apagando, llegaron reconocimientos como el premio FIPRESCI en Berlín por Las largas vacaciones del 36 (1976) o el honorífico Premio Gaudí en 2009. Su filmografía forma parte de esa enorme laguna del cine español que merece la pena ser redescubierta, así que te sugerimos un puñado de títulos por los que empezar a recordar a un cineasta para el que los mecanismos de la memorial social siempre tuvieron gran importancia.

    Los felices 60 (1963)

    Rodada en Cadaqués siguiendo los preceptos técnicos naturalistas del neorrealismo italiano, este retrato de una madre de familia protagonizado por la rusa Yelena Samarina contó con Salvador Dalí como asesor de lujo y canciones originales de Raimon, el máximo exponente valenciano de la Nova Cançó. Mediante una historia de amor e infidelidad se traza una inclemente crítica a la burguesía catalana sin renunciar al contagio de modernidad que propiciaba la localidad costeña.

    Mañana será otro día (1967)

    seraotrodia

    Juan Luis Galiardo Sonia Bruno son dos jóvenes a la carrera que no habrían desentonado en las películas de Nicholas Ray. Enamorados y sin futuro, huyen de Barcelona en un coche robado con la intención de labrarse un porvenir en el mundo del espectáculo, pero los duros golpes de la realidad y la falta de trabajo les abocan, poco a poco, hacia la delincuencia.

    Las largas vacaciones del 36 (1976)

    Último enfrentamiento de Camino contra la censura franquista hasta conseguir la que fue una de las primeras películas oficiales sobre la Guerra Civil que miraron el conflicto desde fuera de la óptica propagandística impuesta durante la dictadura. Con un reparto coral encabezado por Concha Velasco, José Sacristán, Ismael Merlo, Francisco Rabal y Ángela Molina, la película cuenta cómo vivieron el golpe de 1936 una serie de familias de la burguesía catalana retiradas en sus lugares de veraneo, en los que intentan permanecer hasta que acabe la guerra.

    La vieja memoria (1979)

    La obra mayor de Camino. Un completo documental repleto de imágenes de archivo de los momentos previos a la sublevación militar de 1936, el desarrollo de la Guerra Civil y la represión de la posguerra, que intercala con entrevistas y testimonios de figuras como Abad Santillán, Raimundo Fernández Cuesta, Federico Escofet y Jose María Gil Robles, entre otros. Memoria descarnada y desnuda, con intervenciones inolvidables como las de Dolores Ibarruri.

    Dragón Rapide (1986)

    Aunque practicara con gusto la ficción, Camino siempre estuvo más interesado en la reconstrucción didáctica de los hechos históricos que en su espectacularización. Sirva como ejemplo esta película en la que contó los días previos de conspiración y cocina en Marruecos de la sublevación militar con la que Franco daría el golpe de estado para hacerse con el poder.