La risa acaba en los Pirineos: 8 comedias francesas que se estrellaron en España

Todas estas películas amasaron millonadas en el país vecino, pero sus resultados a este lado de la frontera fueron muy pobres.

Por
27 de marzo de 2014

Para algunos cinéfilos hardcore, Francia es poco menos que la tierra prometida: un país en el que los niños nacen con un ejemplar de las Notas sobre el cinematógrafo debajo del brazo, y en el que las películas de Assayas, Godard o Carax son el pan de cada día para el gran público. Sentimos decirlo, pero ese idealizado panorama dista mucho de la realidad, porque el celuloide del país galo debe su buena salud a la combinación de tres factores: un inteligente sistema de protección estatal, tan basado en las subvenciones como en la reserva de cuotas de pantalla, una masa de espectadores que aprecia y estima la producción autóctona… Y una industria que, aun financiando sin miedo las películas más ‘serias’ y ‘de autor’, estrena regularmente gran número de cintas descaradamente comerciales, de esas que llenan tanto las salas de cine como las arcas de sus responsables. Estamos hablando de dramas y de thrillers, pero sobre todo de comedias cuyo éxito en su país de origen sólo es comparable a la poca repercusión que tienen en España.

¿Crees que exageramos? Pues échale un vistazo a los ejemplos de este informe, y a lo mejor cambias de idea…

Astérix y Obélix al servicio de Su Majestad (2012)

En Francia recaudó… 24 millones de euros (nº 9 del ranking anual)

Pero aquí recaudó… 1,1 millones de euros 

Estrenada en los prolegómenos de la temporada navideña, y con el nombre de dos personajes de cómic aun popularísimos, la cuarta aventura en cines de los galos irreductibles no pudo escapar a la cruda realidad transpirenáica. Mientras que en su Galia natal Astérix y Obélix son poco menos que símbolos nacionales, en nuestro país el público ya había escarmentado con la decreciente calidad de las entregas anteriores, especialmente la abismal Astérix y Obélix en los Juegos Olímpicos. Aun así, este filme aguantó 11 semanas en la cartelera nacional: una trayectoria más digna que la experimentada por otros filmes de este informe.

Un gran equipo (2012)

En Francia recaudó… 22,5 millones de euros (nº 10 del ranking anual)

Pero aquí recaudó… 176.081 euros

Menuda diferencia entre un país y otro, ¿verdad, cinemaníacos? El batacazo que esta comedia futbolística se llevó en nuestra taquilla resulta aún más interesante si consideramos la presencia en su reparto de Omar Sy (Intocable), la cual podría haber ejercido como gancho comercial. Pero ni por esas: para el público del país vecino, la gracia de Un gran equipo estaba en sus guiños y parodias a la mítica Selección que (gracias a dos cañonazos de Zidane y uno de Emmanuel Petit) ganó el Mundial de 1998. Así las cosas, para pillar todos los chistes un espectador español necesitaba estar tan puesto en las cosas del balompié como Carlos Marañón, mientras que en ausencia de esa erudición la película aparecía como un mero trabajo de circunstancias.

Nada que declarar (2011)

En Francia recaudó… 54 millones de euros (nº 2 del ranking anual)

Pero aquí recaudó… 574.621 euros

Escrita, dirigida y protagonizada por Danny Boon (Bienvenidos al Norte), quien se enfrenta a su colega Benôit Poelvoorde (La bicicleta de Ghislain Lambert) por quítame allá una aduana, Nada que declarar queda como uno de los mayores éxitos del cine francés durante lo que llevamos de siglo. De hecho, sólo un fenómeno de masas como Intocable pudo evitar que se alzase con el primer puesto en las listas anuales de taquilla. En España, sin embargo, esta disfrutable comedia apenas aguantó cuatro meses y medio en cartelera. ¿Por qué? Pues porque el filme se nutre de gags basados en estereotipos regionales (concretamente, la rivalidad entre franceses comequesos y belgas engullegofres), y eso vale de bien poco a la hora de captar a nuestro público.

Los rompecorazones (2010)

En Francia recaudó… 27 millones de euros (nº 8 del ranking anual)

Pero aquí recaudó… 1 millón de euros

Esta comedia de enredo, en la que Romain Duris ejerce como revientabodas profesional, no era nada del otro mundo. Pero aun así logró coronarse como el segundo título francés más taquillero del año en su país de origen, sólo por debajo del drama Pequeñas mentiras sin importancia. En nuestro país se quedó en el límite del millón de euros, aguantando en cartelera 56 días escasos y experimentando (¡ojo!) un subidón del 2.384% en su penúltimo fin de semana. Algo que, bien mirado, puede achacarse a la presencia como coprotagonista de Vanessa Paradis.

El pequeño Nicolás (2009)

En Francia recaudó… 35 millones de euros (nº 4 del ranking anual)

Pero aquí recaudó… 229.428 euros

Pese a renunciar al gamberrismo y a las collejas de los libros originales (obra de René Goscinny, el creador de Astérix) en favor de una mirada no apta para diabéticos a la Francia de los 50, El pequeño Nicolás se convirtió en el mayor taquillazo autóctono de 2009 en el país vecino, sólo superado en las listas por Avatar, Ice Age: El origen de los dinosaurios y Harry Potter y el misterio del príncipe. Pero, una vez cruzados los Pirineos (y con un año de retraso, además) la película se topó con un panorama en el que las novelas no resultaban en absoluto tan recordadas, ni tan queridas, y cuyo público no tenía el menor interés en exponerse a su sobredosis de merengue.

LOL (Laughing Out Loud) (2009)

En Francia recaudó… 20,9 millones de euros (nº 9 del ranking anual)

Pero aquí recaudó… 614.542 euros

Pese a que sus resultados españoles no fueron para tirar cohetes, Arthur y la venganza de Malthazard (la octava película más vista en Francia durante 2009) logró al menos superar la barrera de los dos millones de euros, aun estrenándose aquí con un año de retraso y en el poco hospitalario mes de febrero. No puede decirse lo mismo del filme que la sucedía en la lista: el interés de LOL para el público francés se debía a su condición de secuela oficiosa de La fiesta (1980), con una Sophie Marceau ya crecidita y madre de una hija muy díscola (Christa Teret). En España, sin embargo, aquella comedia adolescente y ochentera no era ya ni un recuerdo a esas alturas, así que su apócrifa segunda parte apenas llamó la atención. Señalemos, por otra parte, que el remake estadounidense protagonizado por Miley Cyrus y Demi Moore recaudó aquí todavía menos que el original: su saldo en nuestra taquilla fue de unos tristes 52.501 euros.

Por fin viuda (2008)

En Francia recaudó… 15 millones de euros (nº 12 del ranking anual)

Pero aquí recaudó… 509.686 euros

Decididamente, 2008 fue un año triunfal para el cine francés: durante sus 12 meses se estrenaron Bienvenidos al Norte, Astérix y Obélix en los Juegos Olímpicos… Y también Disco y Por fin viuda. ¿Que ninguna de estas dos comedias, ambas muy recaudadoras en su tierra de origen, te suena lo más mínimo? Pues no nos extraña: la primera de ellas no llegó a estrenarse en España, mientras que la segunda tuvo aquí una trayectoria comercial de lo más discreta. Su lanzamiento tuvo lugar en pleno agosto y en un número de salas más bien reducido, lo cual sin duda contribuyó a que se esfumara discretamente de la cartelera un mes y medio después.

El juego de los idiotas (2006)

En Francia recaudó… 16 millones de euros (nº 13 del ranking anual)

Pero aquí recaudó… 569.617 euros

Un vistazo a las listas francesas de taquilla durante 2006 puede provocar un considerable estupor: junto a los consabidos blockbusters estadounidenses y a otros filmes que sí pudimos ver por aquí (Arthur y los Minimoys, No se lo digas a nadie) nos encontramos con títulos como Prête-moi ta main o Je vous trouvé tres beau, que allí ingresaron millonadas pero que jamás cruzaron la frontera. Con un título español bastante oportunista, El juego de los idiotas sí que se dejó ver al otro lado de los Pirineos, pero vistos sus resultados casi que dio igual, vista la cantidad que logró amasar tras cinco semanas escasas en taquilla.

Todos los días, a todas horas, noticias de cine y series de televisión en CINEMANÍA