La polaca ‘IDA’, gran triunfadora en los Premios del Cine Europeo (EFA 2014)

Por
13 de diciembre de 2014

Una novicia ha revolucionado el cine europeo. Ida ya es la película europea del año. Hasta cinco premios, cuatro galardones oficiales (mejor película, mejor director, mejor guión y el premios técnico a la mejor fotografía) y el premio del público, para la película polaca del realizador Pawel Pawlikowski, la gran triunfadora de la 27 edición de los Premios del Cine Europeo, en una gala celebrada en Riga, capital de Letonia, capital europea de la cultura en 2014 (junto a la Sueca Umea).

El cine español se fue esta vez de vacío: ni Marián Álvarez, candidata a mejor actriz por su estupendo trabajo en La herida, ni Paco León con Carmina y amén, filme candidato a la mejor comedia europea del año, pudieron alzarse con la euroestatuilla. Tampoco en la categoría de Nuevos realizadores, en el Premio European Discovery, donde La herida, de Fernando Franco, y 10.000 Km., de Carlos Marqués-Marcet, sucumbieron ante el curioso filme ucraniano The tribe, película muda en la que los actores utilzan el lenguaje de signos. El cortometraje Pequeño bloque de cemento con pelo alborotado conteniendo el mar (dirigido por Jorge López Navarrete) también estaba entre los nominados, y tampoco pudo alcanzar el premio.

Mejor película, mejor director, mejor guión y mejor fotografía, sólo las protagonistas de Ida, las dos míticas Ágatas, Agata Kulesza y Agata Trzebuchowsk, se fueron de vacío. Tenían un rival durísimo, además de Marián Álvarez: Marion Cotillard ganó el premio a la mejor actriz por su trabajo con los hermanos Dardenne en Dos días, una noche, mientras el mítico Timothy Spall dedicó su premio al mejor actor por su trabajo en Mr. Turner al director de la película, Mike Leigh.

El largometraje polaco se llevó incluso el premio del público (People’s Choice Award, galardón que en España organiza CINEMANÍA) a la mejor película, algo curioso para un filme sin concesiones para el espectador, magistralmente planificado y filmado, un viaje a la memoria de la vida en Polonia durante la ocupación nazi, visto a través de dos personajes únicos, una monja y una jueza, capaces de plantearse preguntas en plena etapa de dominio comunista.

La mejor comedia del año fue finalmente para la película de Pierfrancesco Diliberto La mafia uccide solo d’estate, algo así como ‘La mafia sólo mata en verano’. Su director declaró estar muy sorprendido: “Pensaba que ganaría la película española”. Pero Carmina y amén, de Paco León, no convenció a los academicos. Otra de las curiosidades de la noche, en una fiesta del cine europeo que homenajeó a Steve McQueen (Shame) y a la gran Agnès Varda (Cleo de 5 a 7) en la que muchas de sus películas no se han estrenado en varios territorios del continente, fueron los dos premios técnico (vestuario y diseño de producción) para el filme The Dark Valley, una especie de western europeo ambientado en Los Alpes (!).

El resto de premios, en el Palmarés completo de los Premios del cine Europeo 2014. Hasta el año que viene, en la 28 edición que se celebrará en Berlín.