La ‘playlist’ de Martin Scorsese

Lo mejor de las exquisitas selecciones musicales del cineasta para cada película.

Por
17 de enero de 2014

Igual que ocurre con otros directores como Quentin Tarantino, Jim Jarmusch o Xavier Dolan, las películas de Scorsese casi pueden leerse como mix tapes del cineasta para sus seguidores, repletas de sus canciones favoritas, congregadas con un buen gusto arrebatador.

A lo largo de los años, el cineasta también ha demostrado un excelso dominio de composiciones instrumentales, como la banda sonora de Peter Gabriel para La última tentación de Cristo (1988), las piezas de los Strauss para La edad de la inocencia (1993) o las punzadas de Ligeti y Penderecki en Shutter Island (2010). Pero para la siguiente playlist nos vamos a fijar sólo en algunos de los mejores usos de temas pop y rock —hay muchos más; autoimponerse la norma de dos canciones como máximo por película es una locura en casos como Uno de los nuestros— y centrándonos en la obra de ficción —dejamos los numerosos documentales musicales para otra ocasión— de una filmografía que siempre es una delicia escuchar.

Who’s That Knocking? (The Genies)

Película: ¿Quién llama a mi puerta? (1967)

La ópera prima arty y en blanco y negro de Scorsese no nació de su cocorota —era un proyecto de clase—, pero él terminó haciéndola muy suya: hay Nueva York, hay Harvey Keitel, hay (mucha) culpa católica y un uso expresivo de la música. Hasta tal punto que este tema de los Genies que cierra el filme sirvió para renombrarlo dejando de lado I Call First, su título original.

Cara B: La escena de sexo —bastante horterilla, para qué negarlo— montada al ritmo de los Doors con The End.

 

Be My Baby (The Ronettes)

Película: Malas calles (1973)

La película comienza brevemente con la voz en off del protagonista contándonos algo que nos dará una clave de su personalidad, entonces hay una pequeña pausa y llegan los títulos de crédito acompañados por una canción pop de primera categoría. ¿Cuántas veces después ha vuelto a utilizar Marty esta misma estructura? Un secreto: en El lobo de Wall Street la encontrarás de nuevo.

Cara B: La llegada de Robert De Niro con Jumpin’ Jack Flash de los Rolling Stones. Así es como se debe entrar siempre en los bares, amigos.

 

Late for the Sky (Jackson Browne)


 

Película: Taxi Driver (1976)

La soledad del sociópata era esto: ver un programa de baile por televisión mientras apuntas con la pistola a la pantalla. ¿Terror o compasión?

Cara B: No suena en la película, pero esta es la canción de Kris Kristofferson a la que Betsy dice que le recuerda Travis. “It’s a walking contradiction/Partly truth and partly fiction…”.

 

Lonely Nights (The Hearts)

Película: Toro salvaje (1980)

Un consejo si quieres recrear la proeza de Jake La Motta con las copas de champán: poner la canción de fondo no asegura que no te vaya a tocar comprar cristalería nueva.

Cara B: Excepción momentánea con nuestras normas para llamar la atención sobre los títulos de crédito iniciales con Cavalleria Rusticana de Pietro Mascagni.

 

Come Rain or Come Shine (Ray Charles)

Película: El rey de la comedia (1982)

La melancólica canción de Ray Charles no miente sobre el estado de ánimo en el que nos dejará el relato (triste y aguda historia sobre la mitomanía, el culto mediático y los sueños rotos) que vamos a ver a continuación.

Cara B: Del principio, a los créditos finales con Van Morrison y su Wonderful Remark cerrando tras otra marca narrativa de la casa: la secuencia final que bien podría estar sucediendo sólo en la mente del protagonista.

 

Werewolves of London (Warren Zevon)

Película: El color del dinero (1986)

Tom Cruise bailó mucho a lo largo de los ochenta, pero después de ver esta secuencia, cuando lo hace sin un taco de billar en la mano parece que le falta algo.

Cara B: It’s In The Way That You Use It, de Eric Clapton (al principio del vídeo de arriba), pegada a la sonrisa profidén de Cruise.

 

A Whiter Shade of Pale (Procul Harum)

Película: Apuntes al natural, dentro de Historias de Nueva York (1989)

Con incisiva ironía, este tema tan meloso empapa por completo la atmósfera de un magnífico mediometraje sobre el desamor, la vejez, la expresión artística, el fetichismo de pies y la masculinidad balbuceante ante la profundidad de su propia sima.

Cara B: Nick Nolte lanzando sobre un lienzo chorretones de expresionismo abstracto a lo Pollock, con Like a Rolling Stone en versión de Bob Dylan con The Band de fondo.

 

And Then He Kissed Me (The Crystals)

Película: Uno de los nuestros (1990)

La opción obvia y más fácil, ya. Pero si este plano secuencia con Steadicam es uno de los más famosos, homenajeados y copiados del cine reciente, es por un motivo muy claro: funciona como un tiro. Y Phil Spector tiene parte del mérito.

Cara B: Toda la banda sonora de Uno de los nuestros es un continuum de temazos —literalmente, hasta los títulos de crédito finales— con Robert De Niro fumando, Joe Pesci partiendo caras y Ray Liotta emparanoiado, pero había que elegir. Por ejemplo, esta Layla de Eric Clapton como Derek and the Dominoes sirviendo de hilo musical para el descubrimiento de una buena ristra de cadáveres.

 

Love Is Strange (Mickey & Sylvia)

Película: Casino (1995)

La tortuosa relación entre Robert De Niro y Sharon Stone está tan hermosamente musicada como para invocar al George Delerue de El desprecio en los momentos más duros, pero su inicio también propicia un gesto de genio: la imagen se para, las miradas se cruzan y Mickey & Sylvia cantan que, oye, el amor es una cosa de lo más rara.

Cara B: Un montaje de ejecuciones mafiosas à la Coppola, pero con House of the Rising Sun de los Animals en vez de ópera.

 

Janie Jones (The Clash)

Película: Al límite (1999)

La escena con la que deberían nacer todas las vocaciones de conductor de ambulancias del mundo.

Cara B: Cuando Nicolas Cage no está tan on fire —ya sabemos lo imposible que es eso— suenan cosas más relajadas, como T.B. Sheets de Van Morrison; al principio de este clip puedes escuchar algunas notas.

 

I’m Shipping Up to Boston (Dropkick Murphys)

Película: Infiltrados (2006)

Scorsese no estaba en su mejor forma en la película con la que finalmente consiguió el Oscar, pero aún así le quedaron fuerzas para armar una banda sonora con raíces irlandesas —algo más trabajada que aquello de U2 en Gangs of New York— y alguna que otra secuencia resultona como, una vez más, estos títulos de crédito iniciales, antes de los que ya ha tenido ocasión de sonar Gimme Shelter, de los Stones, tema recurrente peli tras peli.

Cara B: Con cualquier otro, usar la cover de Comfortably Numb por Van Morrison para una escena de cama y amor nos habría parecido el colmo de la cursilada, pero era la primera vez que veíamos a Vera Farmiga y esas cosas marcan…

 

EXTRA: Black Skinhead (Kanye West)

No suena dentro de El lobo de Wall Street, pero la canción de Kanye West se funde tan bien con el tema de la película, la personalidad de Jordan Belfort e incluso el inolvidable ritual de aullidos del personaje de Matthew McConaughey que resulta imprescindible para cerrar un repaso así. Bravo para quien decidiera utilizarla en el —magnífico— tráiler.

Cara B: Tendrás que ir a verla, no queremos caer en spoilers…

Más noticias de cine, próximos estrenos y series de televisión en CINEMANÍA.

Jonah Hill es el actor que más palabrotas ha dicho en toda su carrera

El protagonista de 'Supersalidos' y 'El lobo de Wall Street' ha superado incluso a Samuel L. Jackson, que llevaba varios años ostentando ese honor.

El hombre que inspiró ‘El lobo de Wall Street’ demanda a la productora de ‘El lobo de Wall Street’

El magnate Jordan Belfort, fundador de Stratton Oakmont, fue interpretado por Leonardo DiCaprio en la exitosa película que dirigió Martin Scorsese.

Un Leonardo DiCaprio para cada día de la semana

¿Qué día es hoy? Con saber la expresión de Leonardo DiCaprio que le corresponde no necesitas saber nada más.

Julie Andrews rechazó un papel en ‘El lobo de Wall Street’ porque estaba “muy drogada”

Scorsese quiso que la actriz de 'Sonrisas y lágrimas' fuera tía Emma, pero ella tuvo que rechazar el papel por culpa de unos analgésicos nivel Jordan Belfort.