‘La historia interminable’: Por qué Fantasía sigue presente en nuestras vidas 35 años después

Wolfgang Petersen adaptaba al cine en 1984 la novela homónima de Michael Ende, un título que ha enamorado durante décadas a jóvenes y adultos.

Por
29 de noviembre de 2019

FANTASÍA SE ENFRENTA A ‘LA NADA’. El exterminio se encuentra próximo y nadie puede evitar el desastre. El equilibro entre la fantasía y la realidad se rompe ante la indiferencia de los seres humanos. Atreyu acude a la llamada desesperada de la la Emperatriz Infantil para evitar el apocalipsis, por el camino encontrará la ayuda del valiente joven lector Bastian, el cual será responsable de volver a situar la balanza en su emplazamiento natural.  35 años después, el reino continúa más en pie que nunca y sus habitantes se han convertido en iconos para varias generaciones.

El escritor germano Michael Ende lanzaba al mercado en septiembre de 1979 su obra literaria Die unendliche Geschichte (La historia interminable en España, La historia sin fin en Latinoamérica). Una narración que sería posteriormente adaptada en el cine por Wolfgang Petersen (Troya, La tormenta perfecta) en 1984 y que, inesperadamente, se convirtió en un clásico del cine  fantástico, que más de tres décadas después continúa enamorando a los amantes del género.

Tras su lanzamiento, Ende criticaría duramente el film como “un gigantesco melodrama comercial a base de cursilería, peluche y plástico”. Algo aupado por los cambios en la trama, que no gustaron nada al alemán, y que hicieron que deseara hasta “la peste” para los productores.

A pesar de estas discrepancias entre sus autores, el título se convirtió en todo un éxito a nivel internacional, con un presupuesto de 27 millones de dólares y unas ganancias de más de 100 millones. Algo que hizo que en los 90 intentara resurgir con La historia interminable 2: el siguiente capítulo (1990)  y La historia interminable 3 (1994), con tramas totalmente diferentes, que no obtuvieron el mismo reconocimiento que sus predecesoras.

La cinta original dejó su impronta en la Historia del Cine y aún hoy en día es recordada con mucha nostalgia por los espectadores. Y no es para menos, porque la narración consiguió alcanzar grandes hitos:

Potenció que los niños leyeran

Influenciado por la corriente teatral brechtiana, Ende nos mostró bifurcaciones de camino que hacían volar nuestra imaginación, manteniendo un distanciamiento para evitar la catarsis y discernir correctamente sobre la realidad cambiante. Una fórmula que se repitió en su adaptación cinematográfica.  La historia comienza cuando Bastian (Barret Oliver) consigue en una librería antigua una novela llamada La historia interminable. Esto desencadena que se introduzca de lleno en ella, hasta el punto de convertirse en una personaje más. La obra inspirada en La Divina Comedia de Dante y su descenso a los infiernos, y siguiendo el modelo de antologías como el de Las mil y una noches, se convirtió en un superventas- no solo en Alemania- sino en todo el mundo.

Los niños pronto empezaron a sentirse identificados con el protagonista y a querer crear sus propios mundos de fantasía a través de la lectura, que en muchos casos reflejaban sus propias frustraciones. Una obra que se convirtió al instante en un referente y que aún sigue siendo muy recomendado en las escuelas como hemeroteca imprescindible, junto a títulos como La ladrona de libros, por la parte bibliocinéfila, o Un monstruo viene a verme, por el reflejo de una dura realidad similar.

 

Nos rompió el corazón (pero nos encanta)

La trama partía de algo tan cruento como la pérdida de un ser querido, el bullying y la superación. La madre de Bastian había muerto y sus compañeros de clase le acosaban a diario, por lo que los libros le ayudaban a evadirse de todo lo ajeno a ellos. Su vida ideal se convertía en un infierno, en el que las cosas malas iban tragándose progresivamente todas las beneficiosas. De esta forma, su viaje por Fantasía se convertía en un símil de su propia vida, lo bueno y lo malo. Un trayecto hacia la superación, a través de la historia del propio Atreyu (Noah Hathaway), otro niño huérfano, cuyas historias confluían.

El film de Petersen no dudó en ninguna ocasión en llevarnos al borde las lágrimas, con momentos como la desaparición de Fantasía o la muerte de Ártax, el fiel caballo de Atreyu. Sí, el caballo sobrevivió fuera del set de rodaje, pese a los rumores.

 

Nos regaló grandes personajes

No solo Bastian Baltasar Bux, Atreyu y la Emperatriz Infantil consiguieron convertirse en los personajes favoritos de los espectadores. No tanto de Petersen, que tuvo grandes dificultades para rodar especialmente con Atreyu. Cuanto más fantástico era el personaje, más atrapaba a la gente. Este es el caso de Fújur, en dragón blanco de la suerte, que acompañaría a los protagonistas en sus grandes aventuras. Un adorable personaje junto al que surgirían otros como la pareja de gnomos, Enguivuck y Urgl, Doña Aiuola o el librero Karl Konrad Koreander.

Para que una película sea buena, sus antagonistas deben ser tan buenos como sus protagonistas. Y así fue. El hombre lobo Gmork, la hechicera Xayide, el temible león Graógraman o el cambiaformas de Ygrámul el múltiple. Todo tiene lugar en el reino de la fantasía.

La historia interminable

Demostró tener la mejor banda sonora de la década

Tres décadas después, Never Ending Story ha conseguido entrar de nuevo en la lista de los 13 canciones virales de Spotify. ¿La razón? Su aparición en la tercera temporada de la serie Stranger Things. El tema principal del film original, interpretado por el controvertido Limahl (Chris Hamill), ponía en relieve el cuidado al milímetro de la música como acompañamiento visual y consecución del dramatismo y la fantasía.

La vida repleta de excesos del artista provocó que fuera expulsado de su grupo Kajagoogoo antes de la creación del título, cuyo primer sencillo (Too shy) ha sido recientemente protagonista de la BSO de la película de Black Mirror:  Bandersnatch. Sin embargo, lo que parecía un gran revés en su vida se convirtió en una gran oportunidad, cuando el productor Giorgio Moroder (encargado de la música de Top Gun o Flashdance) le dio la oportunidad de poner voz a la canción de La historia interminable. Tras varios intentos de grabación sin éxito, su lanzamiento convertiría la melodía en una de las más escuchadas en países como España, Suecia, Noruega, Alemania o Austria.

Tiene un fuerte carácter simbólico

El Áuryn entregado a Atreyu para su empresa se convirtió vertiginosamente en uno los grandes símbolos de la película. El también llamado Alhaja, Esplendor o Pentáculo es un talismán poderoso que ayudaba al joven integrante de la tribu de los ‘Pieles Verdes’ en los momentos más difíciles. Este objeto se ha convertido en un elemento iconográfico que ha formado parte de la joyería y los tatuajes de generaciones. Símbolo de la Emperatriz Infantil (Tami Stronach) y metáfora de las dos serpientes que se muerden la cola: la Realidad y la Fantasía. Este elemento ofrece protección a su portador, pero cuando lo lleva un ser humano puede sufrir el riesgo de que este olvide la realidad y tenga que  quedarse a residir en La Ciudad de los Antiguos Emperadores por el resto de su vida.

 

Equilibra la realidad y la fantasía

En un momento dado, los personajes empezaban a tener conciencia de que Bastian era un agente más en el reino. Poco a poco, el niño comenzaba a formar parte activa de la narración desde adentro, difuminando por completo el borde entre la realidad y la fantasía, y dejándonos con la duda sobre lo que de verdad sucede en nuestro propio plano vital. Algo que nos hacía adentrarnos a nosotros mismos y convertirnos también en un personaje más de la historia, indivisibles a ella misma.

Postergó el legado de Méliès

La historia de los efectos especiales es tan antigua como el cine mismo. George Méliès ya plantó el germen fantástico a través de su Viaje a la Luna o su Desaparición de una dama en el teatro Robert-Houdin. Aunque la popularización de las películas de Marvel, Disney o DC nos hace impensable imaginar un cine sin unos efectos especiales tan avanzados, películas como las de Petersen desafiaron al canon de la época, y más en una producción fuera de Estados Unidos.

El filme demostró estar a la altura de películas como Star Wars, estrenada tan solo unos años antes, y que aportó grandes mejoras a través de sus maquetas y FX. Y aunque a muchos les parecería de risa al verla hoy en día, se trata del nacimiento de una nueva forma de cine, que nos mostraba mundos nunca visto antes y que influenciaría universos posteriores de películas como Harry Potter o El señor de los anillos. Hasta lo cutre puede ser tierno.

Encabezó la lista de cine fantástico de los 80

Afortunadamente, muchos podemos ensalzar la década de los ochenta como una de las que nos regaló algunas de las obras cinematográficas de culto de fantasía. Hollywood mostraba su amor por este tipo de cine y demostraba todos los avances técnicos a través de largometrajes como Dentro del laberinto, los Gremlins, El cristal oscuro o La princesa prometida, herederas directas de películas de universos imaginarios como El mago de Oz, Mary Poppins o Pedro y el dragón Eliott. Este título tendría el doble de valor al convertirse en una película alemana con proyección internacional y sin la correspondiente (y odiosa) adaptación americana.

 

Jugó con los cameos inesperados

Ni Tarantino ni Stan Lee consiguieron nunca llegar al nivel de apariciones estelares como las de de La historia interminable. La Torre del Marfil del reino de Fantasía recogía una curiosa reunión, en la que los personajes fantásticos mitificados en la época tuvieron presencia. Nadie faltó a esta importante cita. En esta escena podíamos ver a ET, Yoda, Mickey Mouse, Chewbacca, C3PO, los Ewooks de Star Wars o Gumby. Petersen creaba un homenaje a través de este guiño al género, del que muchos nunca fueron conscientes.

Porque no es tan interminable…

Para muchos fue nuestra primera aproximación al cine de fantasía en nuestra infancia, haciéndonos sentir parte de aquellos reinos de fantasía y magia y atrapándonos de principio a fin. De hecho, esta historia no es tan interminable puesto que tan solo dura 1 hora 42 minutos, algo que en pleno boom actual de los largometrajes de gran extensión (ajam, El irlandés o Érase una vez en Hollywood) es una cifra ridícula.

Su visionado debería ser obligatorio para todos: hijos/as, sobrinos, padres, madres, abuelos/as… en la que fue, es y será una película para compartir en familia. Y que no se agota nunca. Porque ‘Fantasía puede aparecer de nuevo de tus sueños y tus deseos’.

La historia interminable

 

¡Y todos volamos a lomos de Fújur en nuestra imaginación!

¿Qué fue de Tami Stronach, la emperatriz de ‘La historia interminable’?

La niña más mágica del cine de los 80 abandonó los platós para convertirse en bailarina y coreógrafa. Solo ahora regresa tímidamente al cine.

‘La historia interminable’: El reencuentro de Atreyu y la Emperatriz Infantil 35 años después

Noah Hathaway y Tami Stronach han compartido imágenes de ambos en el relanzamiento del título en Nueva York, con motivo del aniversario.

15 cosas que (probablemente) no sabías de ‘La historia interminable’

Bastian, Atreyu y la Emperatriz de la torre de marfil marcaron la infancia de millones de niños cuando la película de Wolfang Petersen se estrenó en 1984.