La evolución de Charlize: de cómo la Theron nos demostró lo que vale

Con un talento tan reconocible como su cuerpazo, la sudafricana de oro ha protagonizado una carrera con altibajos, pero con un Oscar. Ahora que estrena 'Young Adult', recordamos la historia de su vida. Por YAGO GARCÍA

17 de febrero de 2012

¿Irregular? Pues sí. ¿Fantástica? Tambien… Pero sólo cuando quiere y le apetece. Estamos hablando de la carrera de Charlize Theron: el sex symbol sudafricano vuelve esta semana a las pantallas con Young Adult, más dispuesta que nunca a reírse de sí misma y con toda la perfidia de un guión de Diablo Cody. Es el momento perfecto para recordar una carrera con más altibajos que una montaña rusa, pero en la que también hallamos interpretaciones grandísimas, una inteligencia tan despierta como caprichosa y una permanente ambición por ponerse a prueba a sí misma.

Sin ir más lejos, tras una comedia ácida como esta, el siguiente filme en el que la veremos será Blancanieves y la leyenda del cazador, haciéndole perrerías mil a la princesita Kristen Stewart. Y, después, a ese espacio en el que nadie puede oír tus gritos en Prometheus. Como un cuerpo como el suyo sólo aparece en un millón de años, hemos organizado nuestro informe a modo de estudio evolutivo, estudiando paso a paso el crecimiento de un organismo tan singular. Allá que vamos…

La chica atribulada (1975-1991)

charlize_theron

La infancia y primera juventud de Charlize Theron no fueron precísamente fáciles. Nacida en una granja del Transvaal sudafricano, descendiente de colonos franceses, nuestra heroína se crío durante el opresivo régimen del Apartheid (del que guarda recuerdos nada agradables) y también bajo la violencia de su padre alcohólico. En 1991, cuando Charlize tenía 16 años, su madre no pudo más y mató a su marido de un tiro de escopeta. Desde entonces, la actriz ha mantenido su compromiso feminista y a favor de otras causas sociales: el año pasado, sin ir más lejos, se refirió a las campañas contra el matrimonio gay como “una forma de Apartheid bajo la cual no quiero vivir”.

La fea de las gafas se convierte en modelo (1991-1995)

charlize_theron

Por si fuera poco con lo explicado antes, Charlize Theron fue una víctima de acoso escolar. Obligada a llevar gafas de culo de vaso porque “estaba ciega como un topo”, la futura sex symbol internacional tuvo “muchos enamoramientos, pero pocos novios” durante sus años de instituto, durante los cuales se llevó bastantes palizas a manos de las malotas de la clase. Dichas malotas debieron quedarse de piedra cuando su víctima se convirtió en una adolescente cañón, que trabajaba como modelo en Nueva York (“En un apartamento sin ventanas”, puntualiza) mientras se labraba un prometedor futuro en la danza clásica. A los 18 años, sin embargo, una lesión en la rodilla le obligó a colgar el tutú. Animada por su madre, nuestra chica viajó a Hollywood con un billete sólo de ida.

Actriz en ciernes (1995-1996)

charlize_theron_the_wonders

¿Has oído hablar de Los chicos del maíz III? ¿O de Dos días en el valle? No te culpamos: se trata de dos producciones de serie B (la primera, directa a vídeo) que supusieron los dos primeros papeles de Charlize Theron en Hollywood. Con un carácter fuerte, la actriz había despedido a su primer mánager después de que este le propusiera participar en Showgirls, como pelandusca de Las Vegas, y en Species: especie mortal en el papel de híbrido alienígena devorahombres. A aquellas alturas, Theron tenía claro que lo suyo eran cosas más serias, pero ni su intervención en The Wonders ni otro trabajo de baja estofa como No pierdas el juicio (junto a Jeff Daniels) parecían ayudarla mucho. Hasta que cierto neoyorquino con gafas se cruzó en su camino…

“La Venus al rojo vivo” (1996-1998)

charlize_theron_sexy

Las cosas, como son: cuando oímos hablar de Charlize Theron, las primeras palabras que nos vienen a la mente son “polimórficamente perversa”. Exacto, se trata de su breve papel en Celebrity, ese filme de Woody Allen en el cual sus encantos dejaban el coche de Kenneth Branagh en siniestro total. Aun así, la sudafricana nos hubiese dado pruebas de su maestría como actriz en Pactar con el diablo (1997), en la que sufría la primera de sus contundentes transformaciones físicas tras sufrir a un Al Pacino satánico. Y, justo cuando su nombre comenzaba a correr de boca en boca (a veces, acompañado del apodo que encabeza este párrafo), va la tía y se descuelga con una versión apastelada de King Kong titulada Mi gran amigo Joe. Sólo el gorila sabe en qué estaba pensando para meterse en aquello.

Ganándose los galones (1998-2001)

charlize_theron_casa_sidra

En justicia, hay que decir que Charlize se hartó a trabajar durante sus primeros años en Hollywood. Pero, tras Mi gran amigo Joe, las flojas La otra cara del crimen y La cara del terror no hicieron mucho por mejorar su caché. Todo cambió con Las normas de la Casa de la Sidra, filme que (además de procurarle un Oscar a Michael Caine) dejó a muchos con ganas de convertirse en Tobey Maguire para vivir un amor adúltero con ella. Títulos menores como Operación Reno (a cargo de un John Frankenheimer ya muy quemado), Hombres de honor y La leyenda de Bagger Vance no han quedado en la memoria de casi nadie, por mucho que el último estuviese dirigido por Robert Redford y contase con Matt Damon y Will Smith en el reparto. Pero sirvieron para que algunos directores pensasen que aquella rubia tan mona lo mismo también era actriz, y todo…

¡Sabe actuar! (2001-2003)

charlize_theron_italian_job

Protagonizar una sobredosis de merengue junto a Keanu Reeves (Noviembre dulce) fue el preludio a una de los giros en la carrera de Charlize. Porque puede que La maldición del escorpión de jade sea una de las peores películas de ese Woody Allen al que muchos dábamos ya por perdido, pero el de Manhattan volvió a demostrar su fino olfato para los repartos volviendo a recurrir a ella. Porque otro par de decepciones (Atrapada y el remake de The Italian Job junto a Stallone) fueron sólo el preludio de algo grande y dorado…

El Oscar (2004)

charlize_theron_monster

Si alguien como Roger Ebert, tan dado a las críticas viperinas, escribe que una actriz ha logrado “una de las mejores interpretaciones de la historia del cine”, algo de verdad debe haber ahí. Y vaya que si la hay: más allá de los méritos del filme en sí mismo, Monster demostró que Charlize tenía el potencial dramático como para llevarse un Oscar a la Mejor Actriz Principal gracias a sus aventuras lésbico-asesinas junto a Christina Ricci. La película, que también le granjeó un Globo de Oro, demostró por otra parte que a la Academia le gusta más un actor guapo que se afea a propósito (Charlize ganó 14 kilos para el papel) que a un tonto un caramelo. Al año siguiente, En tierra de hombres deparaba una nueva nominación a ambos premios para nuestra heroína, a la que siguió otra candidatura al Globo por Llámame Peter. De este modo, Theron parecía consagrada para siempre. Y así habría sido, de no ser por una decisión que nos sigue dando quebraderos de cabeza.

El batacazo (2005)

charlize_theron_aeon_flux

Dichos quebraderos de cabeza se deben a lo siguiente: ¿cómo es posible que, con un par de galardones en la repisa, la Theron aceptase protagonizar Aeon Flux? Vale: el filme estaba basado en una serie de animación de culto, lo cyberpunk estaba de moda y, gracias a la saga Tomb Raider, las chicas explosivas con armas de fuego eran tendencia. Pero el resultado final fue un grandísimo pestiño que, tras debutar en lo más alto de los rankings de taquilla, perdió a más de la mitad de su público tras el primer fin de semana. Interrogada a tal efecto, Charlize nos da una respuesta: “Me aburro muy fácilmente, y nunca había hecho una película de acción”. Además de una pérdida de respeto crítico, dicho aburrimiento le costó una lesión de columna durante el rodaje, la cual se saldó con una hernia discal.

La TV, al rescate (2005)

charlize_theron_arrested_development

Eso de aburrirse fácilmente tiene sus ventajas. Ansiosa por cambiar de medio tras el fiasco de Aeon Flux, Theron optó por dar un paso que (aún) era considerado como propio de estrellas en horas bajas: pasarse a la tele. En concreto, a Arrested Development, serie de culto en la que compartió reparto con Portia de Rossi y Michael Cera, entre otros. En su papel de Rita, la novia multimillonaria (y con algún problemilla mental que otro) de Jason Bateman, la sudafricana protagonizó uno de los mejores gags del serial: comentarle a su pareja, como si tal cosa, que antes de conocerle se había hecho un poco de cirugía estética… Para que, a continuación, el montaje nos mostrase un fotograma de Monster con la leyenda “un año antes”.

Sin alardes, pero con dignidad (2007-…)

charlize_theron_blancanieves

Tras un año de descanso (en 2007, Charlize sólo puso su voz en un capítulo de Robot Chicken), la sudafricana volvió al ruedo de forma muy solvente: acompañando a Tommy Lee Jones en En el valle de Elah, y en una película sin mucha promo, pero interesante, como Batalla en Seattle. Todo parecía volver a su ritmo habitual, alternando superproducciones (Hancock) con trabajos de cariz más ‘artístico’ (Lejos de la tierra quemada, Sonámbulo), hasta que la actriz volvió a irse de vacas en 2009 tras un papel breve, pero intenso, en La carretera. Lo cual pudo estar motivado (o no) por su ruptura con Stuart Townsend, con quien cortó definitivamente en 2010 tras nueve años de convivencia. Al menos, entre actividades sociales diversas, le dio tiempo a demostrar que le gusta el fútbol, ejerciendo como madrina del Mundial de Sudáfrica. Ahora, parece que Charlize ha vuelto a la cancha. Y esperemos que esta vez sea para quedarse.

No, ‘Mad Max: Furia en la carretera’ no fue rodada sin guion

George Miller ha negado tajantemente los rumores que apuntaban a ello, y que llevan en boca de los fans desde el estreno de la película.

Utopía o distopía: los dos posibles futuros de ‘Mad Max: Furia en la carretera’ según George Miller

El director ha confirmado su deseo de que el exitoso film dé pie a una precuela protagonizada por Imperator Furiosa, ¿pero qué ocurriría en una secuela?

Charlize Theron como Capitana Marvel: así podría haber sido

¿Y si la actriz más furiosa se hubiera incorporado al Universo Marvel con los superpoderes de Carol Danvers? Este prodigioso fan art se atreve a imaginarlo.

Vídeo: Así se rapó Charlize Theron para ‘Mad Max: Furia en la carretera’

La actriz ha compartido con sus seguidores el momento en el que se rapó su cabellera dorada para meterse en la piel de Furiosa.