La depresión de Wentworth Miller: cuando los memes duelen

El actor de 'Prison Break', ahora parte del universo televisivo DC con 'The Flash' y 'Legends of Tomorrow', habla honestamente del duro periodo depresivo y suicida que pasó.

Por
29 de marzo de 2016

Wentworth Miller es inmediatamente identificable como Michael Scofield, el protagonista tatuado de Prison Break que se infiltraba en la cárcel con la intención de organizar la fuga de su hermano, condenado injustamente. Aunque Miller esté trabajando en el regreso de la serie de fugas carcelarias con una nueva temporada de nueve episodios para Fox, ahora también tiene otro papel de éxito en el universo televisivo de DC Comics encarnando a Leonard Snart, es decir, el Capitán Frío de The Flash Legends of Tomorrow. Pero no siempre le ha ido tan bien. Al acabar Prison Break, el actor entró en una profunda depresión durante la que incluso se planteó acabar con su propia vida.

Ayer, Miller publicó en su página de Facebook un texto donde se sinceraba contando cómo pudo superar aquella etapa oscura de su vida. Una época de absoluta vulnerabilidad en la que, para colmo, fue víctima de memes hirientes distribuidos por internet burlándose de su aspecto físico de esta forma:

millermeme

Ha sido el reencuentro con uno de estos memes lo que le impulsó a la redacción del siguiente texto:

Hoy me he encontrado como protagonista de un meme de internet. No es la primera vez.

Esta vez, no obstante, destaca sobre las demás.

En 2010, semirretirado de la actuación, mantuve una vida discreta por un determinado número de razones.

La primera y principal: tenía pensamientos suicidas.

Ese es un tema del que he escrito, hablado y conversado desde entonces.

Pero en aquellos momentos lo sufría en silencio. Como le ocurre a mucha gente. Muy, muy pocas personas conocían la dimensión de mi lucha.

Avergonzado y dolorido, me consideraba un juguete roto. Y las voces dentro de mi cabeza me impulsaban hacia un camino de autodestrucción. No era la primera vez.

He luchado contra la depresión desde mi infancia. Es una batalla que me ha costado tiempo, oportunidades, relaciones y miles de noches sin dormir.

En 2010, en el punto más bajo de mi vida adulta, buscaba alivio/consuelo/distracción en todas partes. Recurrí a la comida. Podría haber sido cualquier otra cosa. Drogas. Alcohol. Sexo. Pero comer fue lo único que deseaba. Lo único en lo que contaba para salir adelante. Hubo temporadas en las que el mejor momento de la semana era mi comida favorita y un nuevo episodio de Top Chef. A veces, eso era suficiente. Tenía que serlo.

Y aumenté de peso. Menudo puto problema.

Un día, paseando por Los Ángeles con un amigo, nos cruzamos con un equipo de televisión grabando un reality. No me di cuenta de que había paparazzi por allí. Me sacaron unas fotos que fueron publicadas junto a otras de otros momentos de mi carrera. “De cachas a gordo”. “Michelines en forma”. Etc.

Mi madre tiene uno de esos “amigos” que siempre es el primero en darle las malas noticias. Juntó esos artículos de una famosa revista y se los mandó por correo. Entonces ella me llamó, preocupada.

En 2010, mientras estaba luchando por mi salud mental, aquello era lo último que necesitaba.

Resumiendo, logré sobrevivir.

También lo han hecho las fotos.

Me alegro.

Ahora, cuando me veo en esa foto con mi camiseta roja, una sonrisa extraña aparece en mi cara, me acuerdo de mi lucha. Mi resistencia y mi perseverancia ante toda clase de demonios. Algunos internos. Otros externos.

Como un diente de león que crece entre el pavimento, persisto.

De todas formas. Aun así. A pesar de.

La primera vez que vi este meme en mis redes sociales, tengo que admitir que me costó respirar. Pero como con el resto de cosas de la vida, soy yo quien le da significado. Y el significado que elijo darle, mi imagen, es Fuerza. Curación. Perdón.

A mí mismo y a los demás.

Si tú o alguien a quien conoces está luchando, hay ayuda disponible. Pídela. Manda un mensaje. Manda un e-mail. Llama por teléfono. Hay quien se preocupa. Están esperando para escucharte. Mucho amor.

W.M.