La conexión entre Freddy Krueger y el asesinato de JFK

'Pesadilla en Elm Street' se inspiró en varios sucesos reales, y uno de ellos tuvo que ver con el asesinato del trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos.

Por
02 de septiembre de 2020

Sombrero, garras afiladas, un jersey gastado de rayas rojas y negras, afiladas garras y el rostro cubierto de cicatrices por quemaduras. La imagen de Freddy Krueger es un icono del cine de terror desde que hace 36 años hizo acto de presencia en Pesadilla en Elm Street (1984) de la mano de Wes Craven. Una modesta producción que apenas costó 1,8 millones de dólares, y que solo en los Estados Unidos acabó multiplicando por catorce su presupuesto en cuanto a ingresos en taquilla.

En estas poco más de tres décadas y media, Freddy ha vivido hasta seis secuelas más (la última La nueva pesadilla de Wes Craven de 1994), un encuentro con otro mito del género como es Jason Voorhees en Freddy vs. Jason de 2003 y un fallido intento de reiniciar la saga con Pesadilla en Elm Street (El origen) hace diez años, contando con un actor distinto, Jackie Earle Haley en lugar de Robert Englund. Y allí se quedó, de momento.

La película original se inspiró en un hecho real acontecido en la segunda mitad de los años 70. Varios refugiados camboyanos en Estados Unidos sufrían terribles pesadillas después de haber vivido traumáticas experiencias en los llamados Campos de la Muerte de su país. Algunos de ellos se plantearon intentar dejar de dormir. Conocido como el síndrome de muerte súbita inesperada, varios adultos y adolescentes, en principio totalmente sanos, incluso llegaron a fallecer durante el sueño. Luego se reconoció como una enfermedad que, sin nada que ver con lo sucedido en Camboya, también se ha dado en personas de otros países asiáticos, como Tailandia o Filipinas.

También el mismo nombre de Krueger fue elegido por Wes Craven inspirándose en un compañero de colegio que le hacía bullying; y la imagen del escalofriante personaje con sombrero también se le ocurrió al director basándose en un recuerdo de su infancia, cuando tenía diez años, la de un mendigo que le causaba repelús.

Y vía Screen Rant nos recuerdan otra inspiración menos conocida hasta ahora, y reconocida por el propio Wes Craven antes de fallecer, la del título original. El protagonista del icónico personaje, Robert Englund, había mencionado que “cada pueblo tiene un Elm Street”, así que era una referencia a lo común que es encontrar una calle llamada así en Estados Unidos. Podía ser una calle de cualquier localidad. Sin embargo, Craven desveló que el origen era otro: en Elm Street fue la calle donde dispararon a John Fitzgerald Kennedy (la entrevista fue publicada en Rolling Stone en octubre de 2014).

El asesinato de Kennedy tuvo un enorme impacto en un joven Wes Craven, por entonces de 24 años. “Fue donde acabó la visión de inocencia que tenía sobre el mundo”, declararía. Y en cierto modo también el argumento de Pesadilla en Elm Street conecta con el fin de la inocencia para las desventuradas víctimas de Freddy, adolescentes inocentes que deberán enfrentarse a la crueldad y a la fatalidad, defenderse de un asesino en serie en busca de venganza por lo que le hicieron los padres.

No tan fieros como los pintan. Divertidas fotos de rodaje de iconos del terror

Tipos como Pennywise, Leatherface, Frankenstein, Freddy Krueger, Michael Myers o la niña Medeiros nos ofrecen su cara más amable tras las cámaras.

Muere John Saxon (‘Pesadilla en Elm Street’) a los 83 años

El actor desempeñó papeles secundarios en multitud de películas de varias nacionalidades, con un interés particular en el cine de género.

¿Qué remakes de terror merecen la pena?

Pocos géneros tienen tantos remakes como el terror. Por eso hemos elegido algunas de nuestras películas favoritas y nos hemos preguntado qué tal son sus remakes.

“¡Aquí está Jack!” y otras de las frases más memorables del cine de terror

No solo de imágenes terroríficas vive el género, también hay líneas de diálogos que han pasado a los anales de la cultura pop.