La cara (y la cruz) de la animación 3D

No todo el cine animado y digital es orégano: nosotros repasamos sus logros junto a otros filmes ‘no tan buenos’.

Por
13 de agosto de 2010

1 .- La cara: Buscando a Nemo (2003)

No contentos con haber hecho historia de la animación en varias ocasiones (la primera, con Toy Story, 1995), los chicos de Pixar rizaron el rizo ambientando este filme en un entorno submarino y dotando a sus peces protagonistas, no sólo de rostros con los que el público puede empatizar, sino también de una historia personal conmovedora y muy escamosa.

… Y la cruz: El espantatiburones (2004)

El hecho de que esta aventura submarina de Dreamworks llegase a las pantallas un año después de Buscando a Nemo puso la mosca tras la oreja a más de uno. Después de su estreno, y consiguiente fracaso, descubrimos que ni un argumento original (los tiburones son los mafiosos del mar) ni un casting de voces privilegiado (Robert De Niro, Will Smith, Martin Scorsese) pueden salvar a un filme de convertirse en morralla.

2 .- La cara: Shrek (2001)

La joya de la corona de Dreamworks, el filme que nos demostró que Eddie Murphy es un asno y que Cameron Diaz lleva un monstruo verde y gigante en su interior, es también el primer órdago que la compañía de Spielberg, Katzenberg y Geffen lanzó contra sus rivales de Pixar en igualdad de condiciones. Parodiando sin piedad los cuentos de hadas clásicos, Shrek supone una combinación de humor adulto con una historia para todas las edades.

…Y la cruz: La increíble pero cierta historia de Caperucita Roja (2005)

Adaptar el cuento de la niña, la abuelita y el lobo en formato animado y con la estructura deRashomon parecía una buena idea. Y hubiese obtenido buenos resultados de no ser porque la técnica de este filme está años luz de la de Pixar, y los directores Cory Edwards, Todd Edwards y Tony Leck no se parecen a Kurosawa (ni a Lasseter) en el blanco de los ojos. Como curiosidad, apuntamos que la versión española del filme contó con las voces deLeonor Watling, Amparo Baró y el entonces pujante Carlos Latre.

3 .- La cara: Ice Age: La edad de hielo (2002)

El ejercicio de animación prehistórica del equipo Blue Sky nos demostró que la meta del cine digital no es el realismo, sino la expresividad. Con el humor destrozón de los clásicos Tom y Jerry reflejado en las andanzas de Scrat la ardilla y su bellota, Ice Age se las apaña también para instilar ternura a través de Manny el mamut y sus compañeros, empujados por el destino a proteger a su depredador natural: una niña humana.

…Y la cruz: Dinosaurio (2000)

Don Bluth había conseguido un éxito imprevisto con su película 2D En busca del valle encantado, y Hollywood quería más: con el auge de Parque Jurásico aún coleando, esta película elaborada con los últimos adelantos de entonces en animación digital volvía a vendernos una historia de dinosaurios desvalidos con un guión pobre y un casting de voces por debajo de la media. En el guión original, la película no tenía diálogos, y éstos fueron añadidos a última hora.

4 .- La cara: Up (2009)

Tras habernos emocionado con historias de superhéroes (Los increíbles), criaturas de pesadilla (Monstruos, S. A.) y robots (Wall-E), Pixar se enfrentó a la última frontera: rodar un filme protagonizado por un jubilado cascarrabias y un boy scout asiático y corto de luces. El resultado: su película más aclamada hasta la fecha, con un primer cuarto de hora casi sin diálogos y absolutamente inolvidable. Lágrimas garantizadas.

…Y la cruz: Cars (2006)

El estreno de Cars nos hizo aprender una dolorosa lección: Pixar también puede equivocarse. Y con el agravante, además, de que tras este fallido filme estaba el mandamás John Lasseter en persona. La pasión del creador de Toy Story por el automovilismo le impidió comprender que, a diferencia de los juguetes, los coches despiertan poca empatía entre el público. No obstante, la película fue un mediano éxito de taquilla y tiene prevista una secuela para el verano de 2011.

5 .- La cara: Madagascar (2005)

Recuperando su prestigio tras el fiasco de El espantatiburones, Dreamworks demostró con este disparate zoológico que una historia simple, pero bien contada, puede ser más efectiva entre el público que un concepto original pero sin fuste. Que Ben Stiller David Schwimmer anduvieran en el ajo también ayudó, qué duda cabe.

…Y la cruz:  Salvaje (2006)

Con una premisa argumental casi idéntica a la de Madagascar, y una fecha de estreno que casi coincide con el filme de Dreamworks, Disney provocó con esta película una colisión similar a la de Deep Impact Armaggedon. Al igual que en aquel caso, no ganó la contienda el filme más realista, sino el que nos hizo reír más. Y está claro que la voz de Ben Stiller supera en potencial hilarante a la de Kiefer Sutherland.

6 .- La cara: Toy Story 3 (2010)

Devolver a las pantallas de forma solvente a Buzz, Woody y el resto de la panda del cuarto de Andy parecía imposible, y más aún partiendo de una secuela tan deslumbrante como Toy Story 2. Pero está claro que los imposibles son la especialidad de Pixar: pese a sus baches técnicos (el 3D acompaña poco, la verdad), y gracias a un guión espléndido que toca temas como la vejez y la muerte de forma sutil, el cierre de la trilogía ha dejado satisfechos tanto a los adultos que crecieron con las primeras entregas como a los niños que descubren su magia por primera vez.

…Y la cruz: Shrek Tercero (2007)

Por más que Shrek 2 nos dejase pasmados en su día, aumentando la dosis de mala leche de la primera entrega, la tercera parte de las aventuras del ogro sufrió las fatales consecuencias de ignorar una norma básica: el cuento se acaba cuando los héroes comen perdices. Con un guión a medio gas (¿qué pinta aquí el Rey Arturo?) y unos gags peligrosamente cercanos a lo rutinario, lo único positivo de Shrek Tercero es que permitió la creación de Shrek: Felices para siempre, una conclusión, si no magistral, sí mucho más digna.

7 .- La cara: Ratatouille (2007)

Un filme sobre la alta cocina, sobre las relaciones entre padres e hijos y sobre la amistad entre individuos muy diferentes entre sí… Protagonizado por una rata con vocación de chef. Sí, estamos ante la enésima vuelta de tuerca de Pixar a los tópicos del cine de animación, sabrosa y fluida como un buen soufflé: nadie diría que el director Brad Bird (Los increíbles)se sumó al proyecto bien entrado el rodaje.

…Y la cruz: El valiente Despereaux (2008)

La calidad visual de esta producción es desbordante. Lástima que el filme, protagonizado por un ratoncito en guerra contra el despótico rey de Dor, se quede corto en casi todo lo demás. Los espectadores de la versión original en inglés, añadimos, tuvieron que sufrir a unMatthew Broderick muy poco inspirado poniendo voz al roedor intrépido.

8 .- La cara: Locos por el surf (2007)

Con un título original (Surf’s Up) tomado de una canción de los Beach Boys, esta historia de un pingüino a una tabla pegado lo tiene todo para complacer a los corazones playeros: un argumento original, un desarrollo chispeante… Y a un Jeff Bridges dando la nota en su papel de emperador de las olas.

… Y la cruz: Happy Feet (2006)

Sin desmerecer su estatus de filme de culto, ni su Oscar a la Mejor Película de Animación, hemos de decir que esta incursión de George Miller (Mad Max) en el género musical se queda corta en muchos aspectos. Su ocasional cursilería y lo forzado de alguno de sus números no son sus mayores defectos: lo peor es que trata de inculcarnos una serie de ‘mensajes’ (ecologistas, sobre todo) con la misma sutileza de un glaciar cayendo sobre nuestros cráneos.

9 .- La cara: Wall-E (2008)

Es cierto que su último tramo resulta forzado, y que la conmovedora aventura del robot basurero y su novia último modelo podría haber resultado aún más conmovedora si en Pixar hubieran decidido prescindir por entero de los diálogos. Pero reconozcámoslo: no es sólo queWall-E sea un ejemplo perfecto de cómo instilar una idea (“consumismo versus medio ambiente”) en un filme sin que suene a sermón, sino que sus créditos finales, con música de Peter Gabriel, resultan emocionales hasta lo doloroso.

…Y la cruz: Robots (2009)

Tras triunfar con Ice Age, el estudio Blue Sky echó por la borda su prestigio con su siguiente filme. Un guión pobre, mala animación (el recurso, tan característico en Pixar, de evitar las formas humanas en pro de la naturalidad no es ninguna panacea) y personajes secundarios de lo más irritante no le hicieron ningún favor a esta aventura mecánica.

10 .- La cara: Ratónpolis (2006)

 No todas las grandes películas de animación se ven correspondidas con un triunfo en taquilla, cosa que en el estudio Aardman saben muy bien. Fieles a su clásico estilo de plastilina, y con Hugh Jackman, Kate Winslet Ian McKellen poniendo voces a los protagonistas, este megamix animado de James Bond y Alfred Hitchcock puede quedar como la gran obra maestra ignorada de los creadores de Wallace y Gromit.

 …Y la cruz: Colegas en el bosque (2006)

 Con Madagascar como más que probable fuente de inspiración, Sony se lanzó a la vida salvaje (y animada) con este filme falto de fuste. La poca gracia del resultado (¿alguien puede tomarse en serio a un oso con la voz de Ashton Kutcher?) no nos privó de una secuela, directa a dvd, en 2009.

Estos son los easter eggs que tendrá ‘Toy Story 4’ (y así podrás localizarlos)

El 21 de junio llega una nueva aventura de 'Toy Story'. ¿Te animas a encontrar todas sus referencias ocultas?

Cine infantil y formación medioambiental: cinco películas para educar en verde

Los nuevos títulos apuestan por la ecología, pero también hay clásicos que ya parecían predecir lo que iba a ocurrir en nuestro entorno.

Internet siempre gana: El cartel de ‘Aquaman’ se convierte en la mofa del día

Tras el cachondeo con los carteles de 'Tomb Raider' y 'Ready Player One', Internet elige el de 'Aquaman' como nuevo blanco de sus memes

Pixar, reina destronada de ‘Rotten Tomatoes’

Entre 2000 y 2010, la casa del flexo dominó el 'tomatómetro' con cada estreno. ¿Qué le ha hecho perder su supremacía durante esta década?