‘La bella y la bestia’: Así son los criados de Bestia en forma humana

Emma Thompson, Ian McKellen, Ewan McGregor y el resto del menaje, sin plumas ni engranajes en un display promocional

Por
16 de diciembre de 2016

En la versión animada de La bella y la bestia (1991), la forma humana de Dindón, Lumiére, la señora Potts y demás cacharros antropomórficos del castillo de Bestia era un secreto celosamente guardado, que sólo se revelaba al final de la película. El remake en imagen real que veremos el 17 de marzo parece tener menos reparos en mostrárnoslos: ya que dicho ajuar está encarnado por Ian McKellen, Ewan McGregor, Emma Thompson y otros actores conocidos, ¿por qué no incluirlos en los materiales de promoción del filme, y así, de paso, aprovechar su star power? Dicho y hecho: en este display promocional podemos verlos a todos.

A la izquierda, tenemos a los personajes ‘normales’ de la película: Bella (Emma Watson), Maurice (Kevin Kline), Gaston (Luke Evans) y Lefou (Josh Gad). A la derecha, además de a un Dan Stevens ya con cuernos, podemos ver a la señora Potts (Thompson), Lumiére (McGregor), Dindón (McKellen), Cadenza (Stanley Tucci), Garderobe (Audra McDonald) y al plumero Plumette (Gugu Mbatha-Raw). ¿Por qué Disney ha renunciado a ocultarlos? ¿Les veremos en el prólogo del filme, o en flashbacks? Dentro de tres meses lo sabremos.

Robert Zemeckis podría dirigir una versión en acción real de ‘Pinocho’ para Disney

La última vez que el veterano cineasta trabajó para la Casa del Ratón data 2009, cuando firmó su propio 'Cuento de Navidad'.

Elton John califica al remake de ‘El rey león’ de Disney como “una gran decepción”

El compositor del título original ha hablado con dureza sobre la nueva versión de la película.

El nuevo tráiler de ‘La dama y el vagabundo’ recrea la escena de los spaguettis (y le sale bastante bien)

El remake del clásico animado de la Casa del Ratón se estrena este 12 de noviembre paralelamente al lanzamiento de Disney+.

Maléfica y otras villanas de Disney que bien merecen una película

Reconócelo: tú también has estado en el lado oscuro alguna vez (y muy a gusto)