El amable mundo de Kyoto Animation, el estudio que ha ardido en Japón

La productora, que ha perdido a 27 profesionales a causa de un incendio provocado, destacaba por series como 'Clannad' o 'K-On!'.

Por
18 de julio de 2019

El incendio provocado de Kyoto Animation, el estudio de anime cuyas instalaciones han ardido hoy, habrá sorprendido tanto a aquellos pasmados por la truculencia de la noticia (la tragedia se ha saldado con al menos 27 muertos y 40 heridos) como a quienes estuviesen familiarizados con sus autores y sus producciones.

Sin ser una institución de la animación japonesa como Ghibli o un emporio de la innovación formal como Madhouse, ‘KyotoAni’ suponía una excepción dentro de la industria por varias razones. Entre ellas, el haber sido fundado por una mujer (Yoko Hatta), el haber proporcionado jugosas oportunidades a las profesionales del sector (algo extremadamente raro) y el ofrecer buenas condiciones laborales a su personal.

Por otra parte, las películas y series de Kyoto Animation contradicen los prejuicios sobre el anime de buena parte del público occidental. Porque, lejos de ofrecer aventuras shounen (para un público de varones adolescentes) llenas de violencia y peinados imposibles, el sello ha lanzado sobre todo obras de desarrollo reposado, centradas en aspectos de la vida cotidiana y protagonizadas en su mayoría por mujeres o chicas jóvenes. Guionistas tan reputados como Jun Maeda y directoras como Naoko Yamada se han ganado un nombre trabajando en esas dependencias que han estallado hoy en llamas.

Uno de los trabajos más reputados de ‘KyotoAni’ es La melancolía de Haruhi Suzumiya, imprevisible comedia teen, basada en las novelas de Nagaru Tamigawa, acerca de una adolescente capaz de alterar la realidad a su antojo y sus no menos delirantes compañeros de clase. También destacan  Clannad, un exitosísimo drama romántico dirigido por Tatsuya Ishihara, y las comedias de ambientación musical K-On! Hibike! Euphonium, la primera sobre un grupo de rock, la segunda sobre una banda de música de instituto.

Hasta ahora, Kyoto Animation tenía varios trabajos en preproducción, tanto en formato seriado como de medio o largometraje. Esperemos que el estudio pueda llevarlos a término, aunque los supervivientes del siniestro tendrán primero que llorar a sus compañeros fallecidos y sobreponerse a la pérdida de sus talentos.