Jérémy Clapin: “Los premios de ‘¿Dónde está mi cuerpo?’ son interesantes sobre todo para la animación”

Premiada en Cannes, Estrasburgo y Sitges, '¿Dónde está mi cuerpo?' es una maravilla de la animación europea. Se estrena este viernes 22 en cines y el 29 en Netflix.

Por
22 de noviembre de 2019

Una mano cortada escapa de la sala de disección de un hospital de París. Su propósito es reunirse de nuevo con su todo, el cuerpo al que perteneció. Y éste es el de Naoufel, un joven al que la fortuna no le ha sonreído demasiado empezando por el trágico fallecimiento en accidente de su madre cuando era pequeño.

Es el punto de partida de ¿Dónde está mi cuerpo? (J’ai perdu mon corps), cuya acción principal transcurre en 1994. Un premiado largometraje de animación que es además obra de un debutante. Después de tres cortos, el francés Jérémy Clapin ha dirigido la adaptación de un libro de Guillaume Laurant, uno de los guionistas de Amélie y colaborador habitual de las películas de Jean-Pierre Jeunet. Se estrena en cines este 22 de noviembre y una semana después, el viernes 29, estará disponible en Netflix.

Los galardones que ha obtenido hasta el momento son el Gran Premio de la Semana de la Crítica en Cannes, mejor largometraje y premio del público en el Festival de Animación de Annecy, mejor película en el Festival Europeo de Cine Fantástico de Estrasburgo y premio a la mejor banda sonora (compuesta por Dan Levy) en el Festival de Sitges.

¿Tantos reconocimientos, tratándose de un debut, son un honor o una responsabilidad de cara a futuros proyectos?
En general estoy muy orgulloso, por mí, por el equipo y sobre todo por la animación. Que una película así sea recompensada en un festival que combina las películas de imagen real es muy interesante para la animación. En cuanto a la posible presión aún no he notado nada. Se trata de seguir trabajando.

Empezar la historia con una mano cercenada puede ser macabro, pero nada más lejos de la realidad. Está llena de poesía.
Siempre me ha interesado llevar la poesía a sitios donde no ha sido invitada. Y quizás sí que lo de la mano cortada dificultó que tuviéramos problemas para encontrar financiación porque la gente veía el órgano, la mano, pero no la poesía que conllevaba. Pero creíamos en el proyecto e insistimos.

¿Ha sido difícil convertir la mano en un personaje más?
Este fue el primer desafío, que el público empatizara con la mano hasta el punto de interesarse por lo que pudiera pasar. Pero no tiene ojos, ni boca… así que tuvimos que inventarnos un lenguaje corporal y fílmico que explicara incluso lo que podía pasar por el interior de este personaje.

¿La animación permitía dar más credibilidad a toda la historia?
La idea inicial era hacerla en stop-motion porque me parecía más conveniente, pero luego valoré que era muy complicado sobre todo para las escenas de más acción. Así que nos decantamos por el dibujo porque puede ser a la vez muy real y preciso, pero también puedes hacer un entorno abstracto. Permite que sea muy real y muy pictórico, y más en una película que tiene varias escalas. Además permitía hacer planos más cercanos o más generales. El dibujo era la solución idónea.

Usted también figura como coguionista, ¿cuál ha sido su aportación al libro de Guillaume Laurant?
En el libro ya está toda la aventura de la mano escapándose del hospital, el encuentro con las ratas, bueno, prácticamente todo. Lo que añadí fue la sensibilidad sonora. También la escena en la portería, a través del interfono, en la que conocemos a Gabrielle (de momento solo con la voz), y también símbolos como la mosca, que da más arquitectura al relato, o el iglú, las grúas o las fábricas.

¿En cuanto a animación mainstream es más de Pixar o Disney?
Estoy mucho más cerca de Pixar porque me gusta cómo narran las historias. Soy un gran consumidor de este tipo de cine. Pero lo que me gusta en realidad es que la animación pueda proponer otros temas.

¿Y cómo espectador qué tipo de películas le gustan?
Me gusta muchísimo el cine asiático y esa mezcla de cosas muy distintas que pueda haber. Que haya elementos de angustia y a la vez poéticas, humor punteando escenas muy dramáticas. Veo muchas películas asiáticas, sobre todo surcoreanas. Me encantan la relación que tienen con el cine fantástico.

Javier Botet: “Mi mundo siempre ha sido crear criaturas extrañas”

Ha sido la Niña Medeiros de '[•REC]', la criatura de 'Mamá' y tantas otras. Ahora en 'Ventajas de viajar en tren' podemos verle al natural, sin maquillaje ni efectos.

‘El hoyo’, la joya de género fantástico que no deberías dejar escapar

Y por si alguien dudaba de que aquí no pudiera hacerse gran cine de género con cuatro euros (bueno, con algunos más).

Nikolaj Coster-Waldau: “‘Juego de tronos’ ya está hecho. Ahora prefiero hacer películas pequeñas y únicas”

Ha sido la gran estrella del Festival de Sitges. Allí estuvo para presentar 'Suicide Tourist' en un rol muy distinto al que nos acostumbró con Jaime Lannister.

[SITGES 2019] Patrick Wilson: “Si soy un icono del cine de terror lo llevo con humildad”

En Sitges hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Patrick Wilson y a Vincenzo Natali por 'En la hierba alta', ya disponible en las pantallas de Netflix.