James Cameron se confiesa: “Así se me ocurrió ‘Avatar”

El canadiense más megalómano lo cuenta todo sobre sus fuentes (azuladas) de inspiración en el sumario de un juicio por 'copyright'. Y, sí: habla de 'Pocahontas'. Por CINEMANÍA

12 de diciembre de 2012

“A cada taquillazo, un juicio por copyright” es un dicho de Hollywood que en CINEMANÍA conocemos muy bien. No en vano nos ha servido de excusa para algún informe que otro. Además de por lo delirante de algunas demandas, esta gran verdad cobra mucho interés cuando en el proceso de turno media alguien importante, como (sin ir más lejos) James Cameron. Resulta que, entre las muchas demandas por presunto plagio desatadas a cuenta de Avatar, se cuenta la de un diseñador de producción llamado Gerald Morawski, quien trabajó para el canadiense en 1991, y que ahora le acusa de haberle robado la idea para su epopeya azulada. El caso en sí no tiene un interés excesivo, y suponemos que los abogados de Cameron se merendarán al demandante en un abrir y cerrar de ojos. Ahora bien: la declaración del cineasta, a la que ha tenido acceso The Hollywood Reporter, es harina de otro costal, porque en ella Cameron lo cuenta todo sobre las fuentes de inspiración de su blockbuster en 3D.

La declaración, por otra parte, podría haberse titulado Yo inventé el cine de ciencia-ficción moderno y me dio tiempo para divorciarme cinco veces: en ella, Cameron no sólo hace gala de su proverbial modestia, sino que también le cuenta su vida al tribunal empezando por sus años en el cole. Vamos, que las 45 páginas de apretada letra, cuyo texto en inglés podéis leer a continuación, valen por un libro de memorias. Como tragárselas de una sentada se hace pesado, os ofrecemos a continuación un resumen en cómodos extractos. Y, antes de que preguntéis: sí, James reconoce que basó la historia de su película un poquito en Pocahontas…

El jovencito Cameron: En sus alegaciones, Cameron no afirma haber concebido Avatar en el jardín de infancia, pero casi. “Desde pequeño, siempre he sentido un poderoso interés por el mundo de la naturaleza”, afirma. “Mientras los otros niños estaban viendo la tele o haciendo deporte, yo exploraba los bosques cercanos a mi pueblo de Canadá u observaba las lunas de Júpiter con mi telescopio. También recogía muestras de agua estancada y dibujaba a los protozoos”, prosigue durante unos cuantos párrafos. Cameron afirma que el germen de su película estuvo en un dibujo llamado Primavera en el planeta Flora firmado durante su adolescencia, pero en el camino se le escapan detalles como que fue el presidente del club de ciencias de su insti. Así pues, damos por sentado que a esa edad le llovieron las collejas.

La juventud ‘cultureta’: Por supuesto, los gustos del joven ‘Jim’ evolucionaron con la edad. Aparte de marcarse el alarde de afirmar que su película preferida desde pequeñito fue 2001, cita como influencias a Solaris, la novela de Stanislaw Lem adaptada al cine por Andrei Tarkovsky. Dichas elevadas lecturas le llevaron a escribir el guión de Chrysalis, “Un viaje cósmico de autodescubrimiento y trascendencia protagonizado por un hombre en silla de ruedas que, privándose a sí mismo de todo estímulo externo, consigue reparar su propio sistema nervioso”. Uy, qué animado. Acto seguido, Cameron habla de Xenogenesis, su primer cortometraje, que podéis ver a continuación: según el cineasta, el corto partía de un libreto mucho más extenso “cuyas ideas fueron reutilizadas en Avatar, y volverán a aparecer en sus secuelas”. Detalles como los árboles luminosos y dotados de inteligencia propia y los “tiburones volantes” que los Na’vi emplean como cabalgadura, señala, son algunas de ellas.

El E.T. de Cameron: Cameron prosigue hablando del que debería haber sido su debut como director: una película llamada E.T. La cual, como habrás adivinado, cambió el título de su guión en cuanto Steven Spielberg anunció su proyecto de igual nombre. El libreto, rebautizado como Mother, estrenaba ideas como las panteras de seis patas, la desalmada corporación que expolia un planeta lleno de pacíficos nativos y la pelea entre una bestia alienígena y un humano enfundado en un exoesqueleto. Exacto: Cameron no sólo reutilizaría este último concepto en Avatar, sino también en Aliens: El regreso, película de la que no se priva de hablar. “Yo inventé el subgénero de ‘soldados en el espacio”, dice, y se queda tan ancho.

“Soy un genio, ¿se me nota mucho?”: Durante el resto de la declaración, Cameron no desaprovecha ninguna oportunidad para dejar claros dos conceptos fundamentales. El primero, que Avatar es el compendio de ideas que ya ha ido derramando por casi toda su filmografía, desde Terminator a Terminator 2, pasando por Abyss y por su guión para Rambo, además de en un proyecto inconcluso ambientado en la Amazonia y titulado Wind Warriors. La segunda, que no estamos sólo ante un genio, sino también ante un artista comprometido que odia a las grandes corporaciones y al estamento militar. “Avatar es una revisión de la sangrienta colonización de América por parte de las potencias europeas. Los terrestres son Europa, y los Na’vi los nativos. No pretende ser sutil”, indica, por si aún no nos habíamos dado cuenta.

Sí, es Pocahontas en el espacio: Entre un sinnúmero de detalles (podemos decir que la declaración repasa el guión de Avatar casi diálogo por diálogo), Cameron se detiene en uno de los aspectos más criticados (y parodiados) de su película: la similitud de su historia con la de la princesa amerindia enamorada de John Smith. “Todas mis películas son historias de amor”, comienza, para después entrar en harina. Resulta que, a la hora de escribir el guión de Avatar, escribió una anotación en su cuaderno que reza: “Posibilidad de guión B – romance con chica local – el héroe se vuelve nativo – Pocahontas”. Aunque, acto seguido, el director apunte una lista de influencias que va desde Lawrence de Arabia a La Misión, pasando por El Libro de la Selva, está muy claro que se le vé el plumero. A continuación, por si te has quedado con ganas de más, puedes ver un player con el texto íntegro del documento.

Más noticias de cine, próximos estrenos y series de televisión en CINEMANÍA.

Cameron