James Cameron prepara un espectáculo de ‘Avatar’ con Cirque du Soleil

Cuando se trata de Cameron y de su niña mimada, todo tiene que ser a lo grande. Puestos a montar un show escénico, nadie mejor que el prestigioso grupo circense de Canadá. Por CINEMANÍA

30 de mayo de 2014

Con tres secuelas de Avatar en el horizonte y un parque temático dedicado al film en marcha, podemos constatar que James Cameron no mentía cuando dijo que todos sus esfuerzos en el futuro iban a estar concentrados en el universo de Pandora. Un show en directo inspirado en la película más taquillera de la historia parece otro paso razonable en la conquista del mundo por parte de los Na’vi. Y si eres alguien como Cameron, a la hora de planear un espectáculo escénico sólo puedes acudir a gente como Cirque du Soleil. Y así ha sido, claro.

“Durante estos años he descubierto el extraordinario talento e imaginación de los artistas y fuerzas creativas detrás de Cirque du Soleil”, dice el cineasta en el comunicado donde anuncia la preparación de un espectáculo escéncio junto al colectivo canadiense. “Sé que compartimos el objetivo común de llevar al público a otro nivel de entretenimiento. Estoy deseando hacer justo eso con este proyecto”. Por su parte, el presidente de Cirque du Soleil Daniel Lamarre cuenta que su relación con Cameron “empezó con una visita a la sala de edición de Avatar. Me entusiasma que casi cinco años después Cirque du Soleil pueda exporar el inspirador mundo de Avatar en los escenarios”.

Cameron ya fue productor ejecutivo en Cirque du Soleil: Mundos lejanos, el largometraje de fantasía en 3D de la compañía de Lamarre estrenado en 2012. Por lo tanto, Avatar marcará la segunda colaboración entre ambas instituciones del asombro visual moderno, con la megalomanía y medios suficientes como para conseguir algo del todo memorable. Lo esperaremos impacientes y, tenemos que reconocer, con mucha más ilusión que esa avalancha de futuras películas de la misma saga.

Más noticias de cine, próximos estrenos y series de televisión en CINEMANÍA.