Iván Sánchez: “La coproducción es el futuro del cine”

El actor madrileño produce y protagoniza la película 'Backseat Fighter', dirigida por Mario Pagano, que se estrena el 25 de noviembre.

Por
25 de noviembre de 2016

ETIQUETAS:

  • Mark es un ex agente reconvertido en luchador de peleas clandestinas; Sandy, una atractiva prostituta. Pero ambos tienen algo en común, sus ganas de huir de un pasado que los atormenta. El venezolano Mario Pagano recrea la Texas más inhóspita y marginal a las afueras de Madrid en su primer largometraje, Backseat Fighter, protagonizado por el actor español Iván Sánchez (que también produce el filme) y la colombiana Martina García. Hemos hablado con Pagano y Sánchez sobre esta ambiciosa producción, que aterriza en la cartelera española el 25 de noviembre, y que, según ellos, es sólo el primero de los muchos proyectos que quieren sacar adelante.

    Ópera prima para ti, Mario, primera película que produces, Iván. ¿Cómo se forja esta alianza de la que ha nacido Backseat Fighter?

    Mario Pagano: Iván y yo llevamos cinco años tratando de sacar proyectos adelante. Hemos intentando levantar una serie y un largometraje por las vías convencionales de financiación, pero al final este trabajo que presentamos hoy lo hemos hecho de manera independiente. Nos hemos arriesgado apostando por la financiación privada; Backseat Fighter ha sido posible gracias a gente que ha puesto dinero porque le ha interesado el guión, el proyecto. Así empezó esta unión, con la que ya estamos preparando otro proyecto y queremos seguir construyendo un futuro cinematográfico.

    Backseat Fighter es una película que trata temas tan diversos como la huida, la pérdida o el amor. ¿Cómo surge la idea de hacer este tipo de filme de acción?

    M. P.: Yo soy de Venezuela, pero he estado en Nueva York, en México, en España. El haber vivido en diferentes capitales del mundo me ha hecho conocer los suburbios y me he dado cuenta de que esos barrios marginales son iguales estés donde estés. Y es ahí donde se hacen las peleas clandestinas. La película nació un poco de esa oscuridad que yo encontré en las peleas, aunque luego derivó en esas dos vidas que huyen de su pasado, en la historia de amor, el drama. Backseat Fighter no es una película de peleas, es una historia humana.

    16645_frame_es_002__600x450

    Tú, Iván, además de producir la película, la protagonizas. ¿Cómo preparaste tanto física como emocionalmente a un personaje como Mark?

    Iván Sánchez: Yo estoy involucrado en este proyecto desde el primer momento. Al estar desde el principio, sabía cómo era Mark, cómo respiraba Mark, qué pasaba en la historia, el por qué de cada cosa. Además, mientras Mario terminaba de escribir el guión, yo estaba acabando de rodar una serie donde también había mucha acción. Y resulta que el maestro de armas y el director de escenografía de esa serie estuvieron después en Backseat Fighter porque era muy importante que las peleas fueran creíbles. Cuando la gente la vea, se dará cuenta que impresiona bastante la acción que hay en este filme. Lo complicado a la hora de abordar esta producción fue que estuve rodando otra película justo antes que esta, por lo que sólo tuve tres semanas para acabar de redondear el personaje de Mark. Tenía que coger peso para conseguir ese contraste con la actriz protagonista, para dar esa imagen de la bella y la bestia dentro de este submundo que mostramos.

    Por cómo estáis describiendo la experiencia, parece un proyecto muy familiar. 

    I. S.: Sí, de mucho corazón, algo básico en nuestra manera de entender el cine.

    M. P.: Tratamos de rodearnos de gente que entiende el cine como lo entendemos nosotros. Gente muy profesional, pero que sigue manteniendo esa pasión por lo que realmente es hacer cine, de amor al arte. Después, obviamente, en lo que respecta a la producción tienes que centrarte más en el negocio. Pero inclusive en esa parte, con nuestros distribuidores, conseguimos que hubiera un mismo núcleo, porque la nuestra al final es una distribuidora de amigos que crea proyectos como una familia. Es muy cómico porque, por ejemplo, la preproducción la hacíamos en mi casa y yo cocinaba para 2o personas. Eso también hace que la gente se involucre de forma especial en el proyecto. Y cuando ves la película, se nota que todo el mundo se deja la piel.

    A pesar de ser un proyecto pequeño, es muy ambicioso y con un reparto internacional. Incluso está rodada en inglés.

    I. S.: Teníamos muy claro que no queríamos estrenar sólo en España. El elenco, la historia, todo está pensado para poder exportar la película y que se pueda ver en otros países. Está siendo todo un trabajo y un aprendizaje como productores, y no sé si habrá muchas películas que tengan la suerte de estrenar en cinco países, como nosotros. Vamos a estar en Colombia, Puerto Rico, República Dominicana, México y España, y estamos en negociaciones con EE UU. Conseguir que nuestro cine se vea en diferentes países es muy importante y, de hecho, el siguiente proyecto queremos que sea una coproducción. Creemos que ese es el futuro del cine. España es un país maravilloso, que hace un muy buen cine, pero muchas historias se quedan aquí. No se exportan, no se ven fuera de nuestras fronteras.

    M. P.: En el momento en el que metes la palabra acción dentro de un género, compites con el mainstream de alguna manera. Pero a pesar de lo ambicioso del proyecto, lo bonito de nuestra película es que sigue siendo cine independiente, y no porque se vea como cine independiente, sino porque tiene historia y acción. En cuanto al inglés, al contar con actores de diferentes nacionalidades, que te proporcionan una mayor riqueza de acentos, pudimos recrear esa mezcla cultural que puedes encontrar en un suburbio de Nueva York.

    BSF_Poster724x1024

    ¿Se va a doblar en España?

    I. S.: Como productores, tenemos que hacer de esto un negocio, así que la película podrá verse doblada en España. Gracias a eso, en vez de salir en dos salas en versión original, se va a poder ver también en 20-22 salas en versión doblada. Nuestro país tiene una larga tradición en el doblaje y es muy difícil cambiar la educación del público. Pero bueno, poco a poco, cada vez hay más cine en versión original, cada vez se demanda más.

    Esta es una película rodada en España, pero ambientada Texas. 

    I. S.: Estuvimos en el Festival de Nueva York, ¡y no se creían que fuera España!

    M. P.: Llevo 14 años viviendo es España, y me encanta el país por la gran variedad de localizaciones que tiene. Puedes recrear cualquier cosa aquí. De hecho, ahí tienes Juego de tronos. Basta con que salgas un poco de Madrid, 30-50 kilómetros. Cuando me reuní con la agencia de producción, me decían “¿Cómo vas a conseguir un diner americano aquí?” y yo aseguraba “Vamos a conseguir un diner americano, y un motel americano”. Hay un gran trabajo de localización, de ir, buscar. Esos suburbios en medio del desierto estaban ahí, son paisajes universales, aunque a veces es difícil quitar a España el olor a jamón serrano [ríe].

    I. S.: Además hubo muy poco tiempo de preproducción. Había 21 localizaciones para 24 días de trabajo. Fue muy intenso. La verdad es que la gente trabajó muchísimo; no fue un rodaje fácil, no podíamos fallar ni un sólo día. Pero ha sido una satisfacción muy grande sacar este proyecto adelante.

    M. P.: Es lo que tiene el cine independiente.

    Iván, llevas casi tres años en México. ¿Tienes planeado volver a España?

    I. S.: Mi vida es una locura, pero siempre voy a estar donde esté el trabajo. México es la puerta de entrada a toda Latinoamérica. Al presentar la película allí, todo el mundo nos pedía contenido porque es un mercado emergente a lo bestia. Nuestra siguiente película seguramente va a ser una coproducción de varios países. También estamos moviendo otro par de proyectos de series allí. Yo voy a empezar a pasar más tiempo en Los Ángeles, y siempre voy a querer trabajar en Madrid, pero de momento el futuro profesional está más allí que aquí.

    ¿Nos podéis adelantar algo sobre esa futura producción?

    M. P.: Sigue siendo un proyecto de género, y siempre va a tener la misma fuerza visual que Backseat Fighter. Nuestros trabajos tienen ese sello. Podemos adelantar que va a ser terror psicológico.

    I. S.: Hay que hacer cine que se vea en taquilla también [ríe].

    Backseat Fighter se estrena en cines el 25 de noviembre.