Imagen del día: No veas este póster de ‘Infinity War’ si no quieres llorar

¿Te llegó al alma la relación de Thanos y Gamora? Este cartel pondrá tus lagrimales al rojo vivo: James Gunn y Zoe Saldana dan su visto bueno.

Por
24 de mayo de 2018

SPOILERS DE ‘VENGADORES: INFINITY WAR’

De Vengadores: Infinity War pueden decirse muchas cosas, pero lo que nadie podrá negar es que los hermanos Russo se las apañaron muy bien para dotar de impacto emocional a su filme. Que más de uno y más de una salimos de él con un nudo en la garganta, vamos. Y (además de la escena en la que todos estamos pensando) una de las claves de dicho impacto fue la relación amor-odio entre Thanos Gamora. Si esa faceta de la película te llegó al alma, te aconsejamos que no mires este póster, porque puede ponerte los lagrimales al rojo vivo.

Una vez más en racha, tras haberle encasquetado a Jake Gyllenhaal la pecera de Mysterio, el ilustrador Boss Logic vuelve a deleitarnos con una pieza en la que nada sobra ni nada falta: ese titán loco llevando a hombros a su hija adoptiva, esa sonrisa de felicidad en el rostro de la futura asesina verdosa, esa referencia al diálogo final de Infinity War… Un digno tributo a uno de los momentos más emotivos del cine de superhéroes, que a nosotros nos ha emocionado un poquito. Y a James Gunn y a Zoe Saldana, también.

¿Estará Cable en ‘Deadpool 3’? Josh Brolin tampoco lo sabe

En Marvel se plantean si uno puede ser Thanos y un cíborg cachas venido del futuro al mismo tiempo.

Elecciones generales 28-A: Los memes más cinéfilos

¿En qué se parecen Pablo Casado y Peter Parker? ¿Y Cersei Lannister y Soraya Sáenz de Santamaría? Según Twitter, muchísimo.

Recordemos a Thanoseid, el villano que unió a Los Vengadores y la Liga de la Justicia

En 1996, Marvel y DC unían a dos de sus mayores villanos para crear a Thanoseid, el personaje que buscaba la aniquilación completa del universo

[Repaso Marvel] ‘Vengadores: Infinity War’ – La locura titánica que salió bien

¿Megalómana? Pues sí, pero también estupenda: recordamos cuando la Casa de las Ideas se lo jugó todo a un chasquear de dedos.