Idris Elba debuta en la dirección con ‘Yardie’

El actor británico ya tiene claro cuál será su primera película como director: una adaptación de la novela de Victor Headley sobre el tráfico de cocaína en Londres en los 80.

Por
06 de julio de 2016

ETIQUETAS:

  • Idris Elba es lo más. Eso lo sabe cualquiera que lo haya visto actuar. Pronto podremos comprobar si al británico se le da tan bien trabajar detrás de las cámaras, pues ha decidido cuál será el proyecto que marque su debut en la dirección de largometrajes. Se titulará Yardie y será una adaptación de la novela homónima de Victor Headley, según adelanta ScreenDaily dentro de un artículo sobre los productores StudioCanal UK.

    No sabemos si Elba tiene pensado hacer un doble combo dirigiendo y actuando a la vez, pero la historia de Yardie bien podría ser permitírselo. El libro cuenta la historia de un camello de cocaína que decide quedarse con un kilo de gran pureza para venderlo él mismo por las calles de Hackney durante la década de los 80 del siglo pasado. Eso le acarreará mucho más que tensiones con sus antiguos colaboradores, claro. El guión será escrito por Brock Norman Brock (Bronson), lo cual también nos da una idea de que la película no escatimará en crudeza ni violencia. Idris, date prisa con La Torre Oscura, que queremos ver esto.

    “Estamos atrapados en un limbo”: Idris Elba, semanas después de dar positivo por coronavirus

    'No podemos coger un avión de vuelta a casa'. El actor, que ya ha pasado el periodo de cuarentena, sigue confinado en Nuevo México con su mujer.

    Idris Elba da positivo en el test del coronavirus

    Así lo ha comunicado el mismo actor en Twitter y también aboga por el confinamiento en casa para frenar el crecimiento del virus.

    Según Tom Hooper, nadie debería pasar por alto el mensaje político de ‘Cats’

    El director del polémico musical, que ha recibido algunas de las críticas más duras del año, pide que seamos conscientes de sus implicaciones.

    Primeras críticas de ‘Cats’: “Una monstruosidad”

    Ante la película de Tom Hooper, la crítica anglosajona oscila entre la agresividad y el puro desconcierto.