‘Holmes & Watson: Madrid Days’ y el misterio de las recaudaciones

La película de José Luis Garci experimenta una subida meteórica en la taquilla durante la última semana, cuando su vida comercial parecía haberse acabado. ¿Cuál puede ser la razón? Nuestros detectives se encargan del caso. Por YAGO GARCÍA

25 de octubre de 2012

Tras un mes y medio en cartelera (se estrenó el 7 de septiembre) y unas críticas que, si bien irregulares, auguran su conversión en objeto de culto freak, Holmes & Watson: Madrid Days debería haber dejado de ser noticia hace mucho tiempo. Sin embargo, la última película de José Luis Garci ha regresado a los titulares tras conocerse sus últimas cifras de taquilla. ¿Por qué? Pues por un enigma que haría estremecerse al detective de Baker Street: la película, que según datos de Box Office Mojo languidecía hace dos semanas en el puesto 50 del ranking español de taquilla, se ha encaramado en sólo siete días al número 18. Una escalada que, traducida a cifras concretas, da todavía más vértigo.

De aproximadamente 185.000 euros acumulados en los cines en el período del 7 de septiembre al 14 de octubre, la recaudación bruta de Holmes y Watson… ha subido hasta los 194.616 euros en el espacio de tan sólo una semana. Es decir: si hace quince días se vendieron entradas para la película por valor de 682 euros, durante los últimos siete días esta venta ascendió hasta cerca de 9.000 euros. Lo cual, traducido a porcentajes y según la misma fuente, representa un incremento de beneficios del 5.302,7 por ciento. Una subida que deja en mantillas a la de The Amazing Spider-Man, filme que hace dos semanas experimentaba un repunte del 1.358 por ciento. Y no sólo eso: de exhibirse en sólo tres salas, los rankings indican que Holmes & Watson… pudo verse en 17 salas de cine durante dichos siete días.

¿Cuáles son las razones de este subidón para Garci y su detective? A fin de averiguarlo, CINEMANÍA se ha puesto en contacto con Alta Films: la distribuidora propiedad del presidente de la Academia, Enrique González Macho, se hizo cargo del estreno de Holmes & Watson: Madrid Days. Sin embargo, como ya han informado otros medios, Alta ya no se encarga de explotar comercialmente la película. ¿Por qué? “El contrato con Nickel Odeon [la productora de José Luis Garci] se ha rescindido”, nos informan desde la empresa.

Al preguntar por el motivo, desde Alta Films nos responden que dicha rescisión también fue una sorpresa para ellos: “No lo teníamos previsto inicialmente”, nos indica nuestra fuente en la distribuidora. “Nosotros estrenamos la película lo mejor que pudimos [en 51 pantallas, según Box Office Mojo], hemos hecho su explotación hasta donde podíamos llegar, y durante las últimas semanas alquilamos alguna copia más”. Sin embargo, prosigue, “desde Nickel Odeon nos indicaron que querían contactar con otra distribuidora, y llegamos a un acuerdo amistosamente”.

“Nosotros no sabemos nada”

Con el gabán puesto y empuñando nuestra lupa, nos dirigimos a continuación a la base de datos del Ministerio de Cultura. Allí comprobamos que, desde el 17 de octubre, la distribución de Holmes & Watson: Madrid Days es competencia de World Line Cinema. Una empresa muy lejos de las ligas mayores, y entre cuyo catálogo pueden hallarse títulos de tan poca cuantía como Ni pies ni cabeza, de Antonio del Real: este trabajo, que llegó a las pantallas el 25 de abril con Jaydy Michel en el reparto, tuvo una repercusión tan floja que ni siquiera llegó a los listados. Todo ello pese a una lujosa presentación en los cines Ideal de Madrid, con rueda de prensa incluída.

“Nickel Odeon habrá hecho una promoción especial: nosotros no sabemos nada”, nos responde un responsable de World Line Cinema. Tan desconcertada como nosotros por el ascenso de Holmes & Watson…, dicha fuente nos apunta que la labor de su empresa no es una distribución propiamente dicha, sino “una subdistribución”. ¿Y qué es eso? “Es cuando coges una película tras su estreno y la mueves por más sitios”. Según insisten desde World Line, “nosotros ni siquiera hemos hablado con Nickel Odeon sobre esto: sólo estamos buscando plazas donde colocar la película”.

El enigma, como puede verse, se incrementa a cada paso. Por ejemplo: tratándose de un filme que (según se ha revelado ahora) todavía tenía grandes oportunidades comerciales, ¿por qué José Luis Garci decidió renunciar a los servicios de Alta Films -la empresa que ha distribuído, entre otras, Midnight In Parispara recurrir a una compañía que, según su propio responsable, no es nada del otro mundo? La respuesta nos deja a cuadros: “Los responsables de Holmes & Watson… pensaban que la película aún tenía posibilidades. Y Alta Films tiene ahora un puñado de títulos importantes pendientes de estreno y promoción. Lo mismo fue por eso”.

Por otra parte, tenemos entre manos una pregunta que desde World Line no saben respondernos: ¿cuál fue esa misteriosa “promoción especial”? “Lo mismo se trató de un descuento, o de una oferta de dos por uno en la venta de entradas”, apuntan desde la compañía madrileña, insistiendo en que ellos acaban de hacerse con la película y no han tenido nada que ver. Por otra parte, en Alta Films nos han señalado que todo lo referido a ofertas y demás corre por cuenta de Nickel Odeon, no de la distribuidora. Ante tal acumulación de cabos sueltos, urge pedirle un té caliente a la señora Hudson y reflexionar un rato, con o sin el violín al hombro.

Las pistas se han agotado y nuestros intentos por contactar con Nickel Odeon han resultado fútiles: desde otras fuentes se nos avisó que ponerse al habla con la productora de José Luis Garci es una misión casi imposible, lo cual ha resultado ser cierto. Como no nos parecemos a Robert Downey Jr. (más quisiéramos) o a Benedict Cumberbatch, ni siquiera a Gary Piquer, sólo nos quedan unas cuantas preguntas. ¿Puede una promoción incrementar tan drásticamente los beneficios de un filme en sólo siete días? ¿A qué se ha debido esta súbita mudanza de distribuidoras? Y, sobre todo, ¿tendrá esto que ver, como se apunta desde El blog del cine español, con las ayudas oficiales a la amortización, que se adjudican según el resultado de una película en taquilla? Sin datos concluyentes, un buen detective no puede señalar al culpable. Sólo queda recordar uno de los aforismos favoritos de Holmes: cuando lo imposible se ha descartado, la explicación más sencilla debe ser la correcta.