Hollywood 2015: Récord en batacazos de taquilla

El primer trimestre del año ha estado lleno de superproducciones estrelladas. ¿Habrá llegado ya la implosión que profetizó Spielberg?

Por
11 de marzo de 2015

“A un productor no se le mide por los millones que gana, sino por los millones que maneja”, reza un viejo tópico sobre Hollywood. Un tópico que tal vez convendría revisar, porque las majors del cine llevan una buena temporada sin ganar para sustos en lo que a taquilla se refiere. Tras un 2014 en el que ni siquiera el puente del Cuatro de Julio se libró de la caída en los beneficios, el primer trimestre del año en curso parece augurar una de las peores etapas para la industria hollywoodiense en lo que llevamos de siglo, al menos en el mercado interno de EE UU. Analizando los resultados financieros de los cinco mayores fracasos (por ahora) de 2015, la web Pajiba (vía Slashfilmha llegado a la conclusión de que sus pérdidas globales superan en casi 100 millones de dólares (92 millones de euros) a las experimentadas por otros tantos filmes que se estrenaron el año pasado, durante el mismo período, y que arrojaron también un saldo negativo.

Aunque enero, febrero y marzo sean habitualmente una temporada baja para las recaudaciones (la sombra de los Oscar, y la resaca de los gastos navideños, animan a las distribuidoras a soltar sus títulos con menos lustre), las cifras cantan. Restando el presupuesto estimado de las películas y sus ganancias en la taquilla estadounidense, el analista Dustin Rowles se ha topado con unos déficits de vértigo: El destino de Júpiterla campeona de la especialidad, habría tenido unas pérdidas de 116 millones de euros, seguida por El séptimo hijo (72 millones), Blackhat – Amenaza en la redMortdecai (58 millones cada una) y la cinta de animación Strange Magic, que cierra el pelotón con 27 millones de euros en negativo. La suma de estas cifras arroja la cantidad de 362 millones de dólares (333 millones de euros) que los estudios habrían desembolsado en balde.

El estudio de Pajiba prosigue comparando estas cifras con las de los años anteriores, y haciéndolo encuentra una marcada curva descendente: durante el primer trimestre de 2014, los cinco mayores fracasos de taquilla (Pompeya, Hércules: El origen de la leyenda, Cuento de invierno, Yo, Frankenstein y el remake de Robocop) sumaron unas pérdidas de 265 millones de dólares (244 millones de euros). Operaciones similares, aplicadas a los demás años de la presente década, arrojan resultados de 138 millones de euros en 2013, 76 millones para el muy triunfal 2012, y 105 millones para 2011, el año en el que los poderes nefastos de Nicolas Cage llegaron a su apogeo con Drive Angry En tiempo de brujas. 

Según avisa Germain Lussier desde Slashfilm, las cifras de Pajiba no son del todo imparciales: antes de valorarlas como termómetro de la industria, explica este experto, hay que tener en cuenta el éxito de Cincuenta sombras de Greysin ir más lejos. Gracias a la popularidad de los libros de E. L. James (y aunque sus secuelas se hallen seriamente comprometidas debido a la propia escritora), el blockbuster erótico se ha llevado unos ingresos de 143 millones de euros sólo en EE UU, y de 485 millones en los cines de todo el mundo, según Box Office MojoY eso, partiendo de un escueto presupuesto de 36,8 millones de euros. 

Por otra parte, añadimos nosotros, aunque la trayectoria de El destino de Júpiter no haya sido para tirar cohetes, los Wachowski pueden respirar tranquilos: su space opera con Mila Kunis Channing Tatum se está ganando titulares esta semana debido a su apoteósico estreno en China, donde amasó 21 millones de euros en su primer fin de semana (cinco millones más que en su apertura estadounidense, y más de 20 millones por encima de su debut español). Tratándose del segundo mercado cinematográfico del mundo, y del principal objetivo actual de la exportación hollywoodiense, la película puede darse así por amortizada.

En todo caso, sí se puede extraer una conclusión de este análisis. Y esa es que las películas que se la pegan, se la pegan cada vez más a lo bestia: el mercado, que se decanta casi absolutamente hacia los blockbusters, lleva a los estudios a apostar presupuestos cada vez más voluminosos. Cuando la recesión económica y un público cada vez más selectivo se alían para condenar a los estrenos en los rankings, las pérdidas son proporcionalmente elevadas, y nos hacen recordar la profecía de George Lucas Steven Spielberg sobre los peligros de la fiebre por las superproducciones. Ya sabéis, aquello de “Va a producirse una implosión en la que tres, cuatro o puede que media docena de superproducciones se estrellen contra el suelo y eso cambiará el paradigma”. Y nosotros fechamos en su día esa ‘implosión’ en 2015, dado el número de grandes estrenos previstos para este año.

Aun así, y aunque géneros hoy en boga como el cine de superhéroes también vayan camino del colapso, no debemos dar aún a Hollywood por enterrado. Por lo pronto, tres rompetaquillas como Los Vengadores: La era de Ultrón, Spectre y, sobre todo, Star Wars: El despertar de la Fuerza aguardan en el calendario, prometiendo llenar con recaudaciones vertiginosas el tramo que va desde la primavera a las navidades. Sólo cabe preguntarse si el empuje de estos tres titanes (y de otras películas que apuntan alto en lo económico, como Fast & Furious 7, Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 2 Jurassic Worldbastará para cuadrar las cuentas de una industria cada vez más dependiente de las secuelas y las franquicias. Máxime cuando las producciones de presupuesto mediano, esas que dejan satisfecho al público sin necesidad de gastarse el PIB de un país pequeño, parecen desaparecer del mapa salvo cuando las majors quieren marcarse un tanto de cara a los Oscar. ¿Qué opinas tú?

Emilia Clarke explica por qué rechazó ‘Cincuenta sombras de Grey’: “Juego de tronos ya me había sexualizado bastante”

Harta de que la prensa solo le preguntara por los desnudos de Daenerys, la actriz decidió decir 'no' a la adaptación del bestseller sadomasoquista.

EXCLUSIVA: Chris Hemsworth en ‘Blackhat (Amenaza en la red)’

La nueva película de Michael Mann es un 'thriller' tecnológico donde el actor interpreta a un hacker que persigue a una organización de cibercriminales a través de medio mundo.

Póster de ‘Blackhat – Amenaza en la red’, de Michael Mann

Chris Hemsworth aparca momentáneamente el martillo de Thor para protagonizar un 'cyberthriller' a las órdenes del director de 'Collateral'.

Tráiler de ‘Blackhat – Amenaza en la red’, de Michael Mann

Chris Hemsworth es un convicto liberado para ayudar a los gobiernos de EE UU y China a atrapar a un misterioso ciberdelincuente en una peligrosa misión alrededor del planeta.