‘El hilo invisible’ es la película de este San Valentín

¿'Call Me By Your Name', dices? Nah, puestos a embriagarnos de amor pijo tiene muchas más aristas la relación de Alma y Reynolds que la de Oliver y Elio.

Por
14 de febrero de 2018

SPOILERS DE ‘EL HILO INVISIBLE’

Las distribuidoras suelen tener muy presentes ciertas fechas a la hora de diseñar su calendario de estrenos, y la celebración de San Valentín es una de ellas. Aunque la dinámica podría ser exactamente al revés, en las cercanías de Halloween empiezan a aflorar las producciones de terror y cuando se acerca el 14 de febrero llega el turno de las películas románticas. Una jugada que, en la era del streaming y la elección a la carta, sigue resultando lucrativa. Que se lo digan a la saga Cincuenta sombras de Grey, dedicada a sumar billetes durante tres años gracias a estrenarse en época de regalos de flores, bombones y fustas con lazo. Eso sí, esta vez su tercera entrega tiene una muy dura contrincante en cartel para convertirse en el mejor plan de cine por San Valentín.

Se trata de El hilo invisible, lo nuevo de Paul Thomas Anderson. Bajo la apariencia de un falso biopic sobre un diseñador de moda británico de los años 50, el director de Embriagado de amor cuenta una historia de amor disfuncional con forma de relato gótico. Daniel Day-Lewis interpreta al diseñador Reynolds Woodcock: un hombre sofisticado, entregado a su trabajo y con un cuadro psicoanalítico para chuparse los dedos.

La figura de su madre, quien le enseñó el oficio, ha sido compañía perpetua durante su vida, tamizando la peculiar relación cuarteada que mantiene con las mujeres de su día a día, incluida su hermana Cyril (Lesley Manville). Woodcock está acostumbrado a medirlas, diseccionarlas, vestirlas a su gusto y, finalmente, desecharlas. Hasta que en una cafetería conoce a Alma (Vicky Krieps), su nueva musa, quien cortocircuitará la dinámica obsesiva de Reynolds creando una delicada estructura de codependencia.

Puede que muchos consideren Call Me By Your Name la mejor película romántica que se proyecta ahora mismo en los cines. Pero el romance estival y frutícola de Luca Guadagnino, ambientado en una villa italiana durante el verano de 1983, da demasiadas vueltas, ampulosas y grandilocuentes, sobre los vértigos del primer amor, la entrega por completo al otro, el deseo, casi como necesidad, de fundirse con la identidad de la otra persona (“llámame por tu nombre”, se dicen). Oliver (Armie Hammer) y Elio (Timothée Chalamet) son muy majos y cultivados hasta lo repelente, pero precisamente la intensidad tentativa de su amor hace que el estallido se quede en la superficie. Un poco como la puesta en escena del director italiano, quien recarga tanto los elementos expresivos de cada imagen que acaba ahogándolas en cataratas de estímulos superpuestos unos con otros. Así es como se debe de sentir Elio en pleno trip hormonal, claro.

Pero puestos a intoxicarnos, mejor las tortillas de Alma. Si crees que Anderson peca de un exceso de perversidad en esta visión de la pareja, recuerda las palabras de Barry Egan (Adam Sandler) en la que sigue siendo su mejor película, Embriagado de amor. Ahí ya planteaba el poder anabolizante de la química amorosa; porque enamorarse nos cambia a nivel físico, no solamente por el subidón de dopamina.

En vez de mimetizarse hasta formar una unidad indivisible cargada de lastres vinculados al mito del amor romántico, lo de El hilo invisible es la crónica de una existencia compartida y complementaria. La estabilidad de una pareja que encuentra el equilibro de la misma forma que un fármaco; como recordaba Derrida, la única palabra que da la vida (remedio) y la muerte (veneno). ¿No es el amor un fármaco para la existencia?

¿Y quién no quiere plantearse precisamente estas consideraciones cuando queda con esa persona especial para ir al cine en San Valentín? Haznos caso y ve con él o ella a ver El hilo invisible esta noche. Después de la proyección podréis tener una acaramelada conversación sobre de qué forma prefiere cada uno comer los espárragos; y estaréis a tiempo de utilizar estas fenomenales tarjetas de San Valentín diseñadas por la gente de Vulture.

¿Es ‘Ha nacido una estrella’ la heredera (musical) de ‘Titanic’?

O mejor dicho… ¿Es Shallow la heredera de My Heart Will Go On? Repasamos las diez canciones de películas de este siglo que han rozado la popularidad de dicho temazo.

10 películas para coger la vuelta a clase con ganas

El lunes del año ya ha llegado, estamos en septiembre y hay que volver al instituto o a la universidad otro año más, duele, pero duele menos si revisamos estas películas.

Olvida ‘Call Me by Your Name’: La diversidad sexual en Hollywood sigue bajo mínimos

La película de Luca Guadagnino ha triunfado, pero los grandes estudios no han tomado nota: los personajes no heterosexuales siguen brillando por su ausencia en el mainstream.

James Ivory: “En ‘Call Me by Your Name’ tendría que haber desnudos”

No, los melocotones no cuentan: según el guionista James Ivory, Luca Guadagnino fue más pudoroso de lo debido al mostrar a Timothée Chalamet y Armie Hammer.