Hablando de cine en casa con Edgar Wright

Hablamos con el director más pop de Reino Unido sobre su éxito sorpresa de este verano... y te ofrecemos dos featurettes de la película en exclusiva

Por
01 de noviembre de 2017

El famoso “nadie sabe nada” del guionista William Goldman (Todos los hombres del presidente, La princesa prometida) cobra especial sentido en 2017, cuando franquicias fastuosas como Piratas del Caribe y Transformers se han topado con la indiferencia del público, mientras que proyectos algo más modestos y personales barrían con todo.Entre estos últimos figura Baby Driver, que tuvo un presupuesto de 34 millones de dólares (según Box Office Mojo) y ha hecho 226 millones en todo el mundo. Eso sin ser un producto formateado, sino una apuesta arriesgada de Edgar Wright, director que solo sabe hacer las cosas a su manera; recordemos su airada salida  de Marvel a cuenta de Ant-Man.

Si la reveladora Zombis Party fue su parodia afectuosa del cine de muertos vivientes, y Arma fatal un insensato trasvase de la buddy movie marca Bruckheimer al sudoeste rural de Inglaterra, Baby driver es el tributo de Wright al cine de atracos, desdoblado en oda al poder sanador de la música. Gracias a ella sobrevive al tinnitus Baby (Ansel Elgort), chófer de una banda de atracadores que quiere cambiar de vida tras conocer a la chica de sus sueños. Y gracias a ella alcanza momentos extáticos este particular musical en el que son los coches los que bailan.

Este 1 de noviembre llegan un puñado de ediciones domésticas: DVD, Blu-ray, 4K UHD y tres ediciones especiales en Blu-ray exclusivas de Amazon, El Corte Inglés y Fnac, cada una con sus atractivos particulares; para quienes usan los discos bien surtidos como escuela de cine, la de ECI puede ser de particular interés, al incluir un segundo disco (también Blu-ray) con extras adicionales.

El propio Wright se incluye entre los estudiantes devotos de audiocomentarios y extras, como nos cuenta por teléfono. No se le ocurriría pensar en una edición de alguna de sus películas con poco más que un making-of de 10 minutos y los tráilers de cine y televisión. “Incluso mientras estoy rodando, ya estoy pensando en cómo presentaré los materiales en el DVD. Siempre estoy pensando en esta clase de cosas”, nos explica.  “Realmente creo que los DVDs son como una escuela de cine. Antes de hacer Zombis Party, recuerdo acudir a los comentarios para coger ideas y llegar a comprender técnicas que se me escapaban”.

En esta ocasión no ha dejado aspecto del filme sin explicar. A las habituales escenas eliminadas y/o extendidas se suman un making-of de hasta 45 minutos y featurettes sobre todos los ángulos de la producción: diseño de vestuario, elecciones musicales, audiciones, coreografías… En el fragmento de debajo –adelantado en exclusiva por CINEMANÍA– el coreógrafo Ryan Huffington habla sobre la escena en la que Baby recorre tres manzanas para pillar café, rodada en plano secuencia de tres minutos.

“Todos los extras que hemos incluido tendrán interés para los estudiantes de cine”, asegura Wright. “Pero siento debilidad personal por algunos, como la prueba de Ansel, en la que hizo un playback de Easy de The Commodores. En ese momento supe que sería el prota de mi película. También soy fan de los animatics, con los que el espectador puede saber cómo es, en un primer momento, una escena de acción: tan solo un boceto animado”. Debajo, uno de ellos en exclusiva.

Como curiosidad, entre los extras figura el vídeo musical del Blue Song de Mint Royale, más o menos la escena inicial de Baby Driver, catorce años antes. ¿Quería quitar la razón a quienes consideran que Baby Driver es, ante todo, hija de Drive? “Quería incluirla como muestra de la prehistoria de esta película. Desde luego, es algo curioso. ¡Ensayar una escena casi dos décadas antes de rodarla!”.

Como recuerda Kevin Spacey en una de las featurettes, la música ha sido siempre un personaje más en las películas de Wright. “Ha sido desde siempre, desde los tiempos de [su serie] Spaced, aunque por entonces las canciones no llegaba al punto de escribirlas en el guion”, explica. “El proceso cambió seriamente cuando Michael Bacall y yo escribimos el guion de Scott Pilgrim contra el mundo. Nos poníamos mucho indie rock de los 90 para trabajar, incluyendo canciones que acabaron en la banda sonora”.

Wright no tiene problemas, al contrario, en explicar su proceso creativo. De ahí que para los extras de Baby Driver haya grabado no uno, sino dos audiocomentarios, uno a solas y otro con el director de fotografía Bill Pope. Su audiocomentarista favorito es, dice, Robert Rodriguez: “Es un tipo muy instructivo. Recuerdo que el comentario de Desperado era fascinante; te contaba absolutamente todo sobre cómo había rodado cada escena. Por desgracia, hay muchos directores que admiro que prefieren ser más enigmáticos. No hay comentarios de Tarantino ni Lynch”.

A falta de poder echar un ojo a la videoteca de Wright (debe ser un espectáculo), de momento sabemos que hay ciertos cofres con un espacio preferente. “Obviamente, la antología de Stanley Kubrick es esencial. Pero también hay uno de Busby Berkeley, The Busby Berkeley Collection, que recibí con entusiasmo porque incluía películas difíciles de encontrar. En cuanto a ediciones especiales, me gusta las de Brian De Palma: Carrie o Vestida para matar tienen grandes extras sobre los rodajes. Si hay un making of en un DVD de De Palma, sabes que será genial”.

Por edad (ahora tiene 43), sería fácil pensar en el director de Dorset como un hijo del Betamax y el VHS, pero curiosamente, no tuvo aparato de vídeo hasta los 16. “Si quería ver una película que pasaban en la tele de madrugada… Pues me quedaba a verla en la madrugada. Cuando por fin tuve un VHS, lo exploté a conciencia, eso sí”. ¿Alguna cinta que quemara a base de rebobinar y darle al play? “Probablemente Un hombre lobo americano en Londres fue una de ellas”, señala.

Aprovechamos los últimos 30 segundos de entrevista para tratar de sonsacarle alguna exclusiva sobre su próximo rodaje. “No tengo la respuesta”, asegura. “Hay dos cosas en mi cabeza: la segunda parte de Baby Driver y la adaptación de Grasshopper Jungle. Ahora mismo, no tengo ni idea. ¡De verdad!”.

Una de terror y una secuela: Estos son los próximos proyectos de Edgar Wright

El director de 'Baby Driver' comenzará este verano la producción de un thriller de terror psicológico protagonizado por una mujer.

Ansel Elgort (‘Baby Driver’) será Tony en la ‘West Side Story’ de Spielberg

Tras demostrar su sentido del ritmo en el filme de Edgar Wright, el actor será el protagonista masculino del musical en su nueva versión.

Vídeo: Ansel Elgort se marca un ‘Baby Driver’ bajo la nieve

El conductor más temerario del cine hace trompos con su coche (pero sin iPod) durante el 'ciclón bomba' que cae sobre Nueva York

‘Baby Driver’, el éxito sorpresa del verano

Al desparrame noir-automovilístico-musical de Edgar Wright le han bastado dos semanas para recaudar más del doble de su presupuesto