Gwyneth Paltrow le tiene mucha tirria a una de sus películas

Y a los hermanos Farrelly no les debe hacer ni pizca de gracia.

Por
07 de marzo de 2020

ETIQUETAS:

  • Resulta imposible dejar de querer a Gwyneth Paltrow, sea por sus constantes despistes que le impiden recordar qué película ha rodado o con quién, o por esas ocurrencias suyas, como dar luz verde a comercializar una vela con olor a su vagina (!).

    Lo más reciente de ella es que, respondiendo a un test en un vídeo promocional de The Goop Lab de Netflix, junto a su amigo y asistente Kevin Keating, no tuvo reparos en reconocer cuál era la película que menos le había gustado hacer. Y esa fue Amor ciego (Shallow Hal) de Bobby y Peter Farrelly. El mismo Keating conocía la respuesta cuando le preguntó por su trabajo “menos favorito”, a lo que la actriz respondió con un “exacto” y después la calificaría como de “desastre” (se puede ver y oír a partir del minuto 1’55”).

    No sabemos si en este caso la memoria también le ha fallado a la oscarizada actriz de Shakespeare in Love, aunque Mortdecai con Johnny Depp o La chica de mis sueños, dirigida por su hermano Jake, no estarían tan lejos de arrebatarle ese honor a la comedia de los hermanos Farrelly.

    Pero lo que realmente la traumatizó fue tener que llevar un traje de mujer obesa. En ella interpretaba a una mujer con bastantes kilos de más pero que a ojos de su protagonista, Hal Larsen (Jack Black), se convertiría en la mujer más perfecta, esbelta y guapa del mundo. Una lección sobre la belleza está en el interior cortesía de un gurú de la autoayuda para curarle de su superficialidad, solo fijándose en supermodelos y demás féminas de supuestamente de muy buen ver.

    “La primera vez que me puse el traje, paseé por el hotel Tribecca Grand de Manhattan y fue todo muy triste muy molesto. Nadie me miraba a los ojos porque yo estaba gorda”, y se lamentaba de lo poco adecuados de los diseños para mujeres con sobrepeso. “Llevo esta camiseta negra con un gran muñeco de nieve. Por alguna razón, las ropas de tallas grandes que hacen para mujeres son horribles”. La experiencia la marcó sobre todo en lo referente a la actitud de las personas con las que se iba cruzando: “Me sentí humillada porque la gente fue despectiva”, declaró en su momento.

    En cuanto a la controvertida The Goop Lab es una serie que trata sobre voluntarios que se someten a terapias no convencionales (fuera de la medicina ortodoxa). Por ello no han tardado en caerle un aluvión de críticas. De modo que sus responsables decidieron iniciar cada episodio con un aviso respecto a que la serie está pensada para entretener e informar, y no para ofrecer consejo médico.

    Goop es el nombre de la empresa fundada por la misma actriz y dedicada al bienestar y estilo de vida. Empezó dando consejos con un boletín semanal para pasar después a comercializar sus productos a través de Internet. Actualmente la compañía está valorada en nada menos que 250 millones de dólares.

    Gwyneth Paltrow se desnuda en Instagram por su cumpleaños

    'No llevo puesto nada más que el traje con el que nací'. La actriz ha celebrado los 48 años con un desnudo integral en su perfil de la red social.

    Cameron Diaz explica por qué se retiró del cine

    'Conseguí paz en mi alma porque por fin estaba cuidando de mí misma'. Estas son las razones por las que la californiana dejó la actuación.

    Gwyneth Paltrow: una “berserker vikinga” y una “mercenaria” según Jim Carrey y su novela

    Carrey y Dana Vachon, coautor de su libro, describen a la actriz de 'Shakespeare in Love' en términos mucho más agresivos de lo imaginable.