Guía básica de Elmore Leonard para cinéfilos

'Jackie Brown' es la película más conocida con su firma, pero el fallecido escritor sembró el cine de tipos duros y mujeres inteligentes. Por YAGO GARCÍA

21 de agosto de 2013

Siempre fue menos siniestro que Jim Thompson (lo cual, la verdad, es fácil) y menos misántropo y megalómano que James Ellroy, por citar a dos de sus compañeros de generación en el mundo de la novela negra. Tal vez por eso, y porque alternaba con soltura el relato de crímenes con las visitas al Lejano Oeste, Elmore Leonard siempre nos cayó bien. El escritor estadounidense, que ha fallecido hoy a los 87 años, dejó pruebas abundantes en el cine de lo bien que se le daba retratar a personajes tan desvergonzados y marginales por fuera como honestos y algo trágicos por dentro. De hecho, entre guiones originales y adaptaciones, su filmografía abarca 43 títulos, de los cuales te ofrecemos esta selección.

El tren de las 3:10 (D. Daves, 1957, J. Mangold, 2007)

La recomendamos porque… El hecho de que una historia se mantenga fresca tras 50 años y muchos cambios en el gusto de los espectadores suele ser garantía de su calidad. Las dos adaptaciones de este relato de Leonard se han beneficiado tanto de directores con mucho oficio (Delmer Daves -Flecha rota- y James Mangold Lobezno inmortal) como de estupendos actores para dar vida al legendario forajido Ben Wade (Glenn Ford, Russell Crowe) como al granjero que, empujado por la miseria, se ofrece a escoltarle para cobrar la recompensa (Van Heflin, Christian Bale).

Un hombre (Martin Ritt, 1967)

La recomendamos porque… El western clásico ya no estaba (se lo había cargado Sergio Leone en el desierto de Almería) y el neowestern lucía aún sus pañales de subgénero neonato. Sólo así puede explicarse un filme tan denso y tan opresivo como este, en el que un pistolero criado por los indios (Paul Newman, nada menos) se convierte en protector a su pesar de un grupo de viajeros que le desprecian. Si quieres complejidad psicológica, aquí la encontrarás a paletadas.

¡Que viene Valdez! (E. Sherin, 1971)

La recomendamos porque… Como en tantos otros autores con raíces noir, el interés de Leonard solía posarse en ‘hombres de ninguna parte’, situados en los márgenes de la sociedad. Aquí, sin ir más lejos, un guión espléndido y las habituales dosis de talento interpretativo consiguen que nos creamos a Burt Lancaster como anciano mestizo con estrella de sheriff, férreo sentido moral e inquietante precisión con el rifle de matar búfalos (y bandidos).

Joe Kidd (John Sturges, 1972)

La recomendamos porque… Algo debía tener el verbo de Leonard cuando, durante los 70, sirvió para animar a los tipos más duros de Hollywood. En esta ocasión es un Clint Eastwood post-Trilogía del Dólar y post-Harry el Sucio (que, además, ejerce como coproductor) quien persigue a un líder obrero por órdenes del cacique Robert Duvall. El director de La gran evasión, ya en la recta final de su carrera, no se lució en exceso, pero la solvencia del guión y de los actores hace que la película valga la pena.

Mr. Majestyk (Richard Fleischer, 1974)

La recomendamos porque… Considerando que, en EE UU, esta película y El justiciero de la ciudad se estrenaron con una semana justa de diferencia, el público del otro lado del Atlántico debió quedarse aturullado. No contento con dejar Nueva York como un solar en su faceta de vengador urbano, Charles Bronson encarna aquí a un pacífico plantador de sandías que se enfrenta a la Mafia por quítame allá una contratación forzada de obreros ‘sin papeles’. Por supuesto, los métodos del bigotudo actor son igual de expeditivos en el asfalto que en la huerta.

Los crímenes del rosario (F. Walton, 1987)

La recomendamos porque… Concentrado en sus novelas y trabajos para TV (la serie de telefilmes Desperado), Elmore Leonard no firmó muchos trabajos en pantalla grande durante los 80: un artesano del western y la intriga como él estaba un poco fuera de lugar en el Hollywood de los blockbusters. Sin embargo, se las apañó para colocar un guión tan inclasificable como este: si ver a Donald Sutherland con sotana es algo ya de por sí inquietante, observar cómo persigue a un asesino en serie de curas y de monjas basta para ponerle a este filme la etiqueta de “tan malo que mola”.

Cómo conquistar Hollywood (B. Sonnenfeld, 1996)

La recomendamos porque… Siempre lo habíamos sospechado, pero si Leonard y el hampón John Travolta nos lo confirman, entonces es un artículo de fe: entre las actividades de un ‘chico listo’ de la costa Este y las de un productor de cine, tampoco hay tanta diferencia. Dado que, entre la fauna hallada por el gángster en Hollywood se encuentran Gene Hackman (productor pirata), Danny DeVito (actor de moral dudosa) y un joven James Gandolfini en funciones de matón, la verdad es que creerlo resulta fácil.

Jackie Brown (Quentin Tarantino, 1997)

La recomendamos porque… Esta no sólo fue la película que nos hizo familiarizarnos con el nombre de Elmore Leonard. También fue un tributo rendido por el genio de la gran mandíbula a dos de sus mitos personales: el escritor, de quien adaptó su novela Rum Punch, y la grandísima actriz Pam Grier, a la que hizo acompañar por un elenco de secundarios de lujo (Robert De Niro, Samuel L. Jackson). Su tono contenido y su falta de pirotecnias (que no de alardes técnicos: los tiene, y a pares) hacen que Jackie Brown sea considerada un título menor en la obra tarantiniana. Lo cual, hemos de señalar, es un error de bulto.

Un romance muy peligroso (S. Soderbergh, 1998)

La recomendamos porque… Decir que Un romance… es la mejor película con diferencia en la filmografía de Jennifer Lopez no debería ser gran cosa en principio (salvo si recordamos Selena y La celda, claro). Pero es que, además de con la actriz del divino pandero, el filme cuenta con un George Clooney y un Steven Soderbergh que calientan motores para el festival de cachondeo noir que desplegarían tres años más tarde en Ocean’s Eleven. Combates de boxeo carcelarios y amañados, un pez de colores (propiedad de Albert Brooks, nada menos), una escena de amor en el maletero de un coche y un final tan sutil como formidable convierten esta película en una delicia.

Justified: la ley de Raylan (serie, 2010-…)

La recomendamos porque… Como estaba mandado, Jackie Brown y Un romance muy peligroso provocaron una fiebre leonardiana en el Hollywood de los últimos 90. Y, como la mayoría de los filmes resultantes (Be Cool, secuela de Cómo conquistar Hollywood, y Killshot) no fueron nada del otro mundo, Leonard optó por mudarse a un terreno que conocía bien y que estaba en auge: la pequeña pantalla. En funciones de productor ejecutivo y guionista ocasional, en el seno del canal FX, el escritor nos presentó al sheriff Raylan Givens (Timothy Olyphant), protagonista de dos de sus novelas, cuyos buenos modales y perpetuo sombrero vaquero esconden una personalidad turbulenta y de gatillo fácil.

Más noticias de cine, próximos estrenos y series de televisión en CINEMANÍA.

Christian Bale opina sobre Robert Pattinson como Batman (y le da un consejo)

El actor de 'El caballero oscuro' está contento con el nuevo inquilino de la Batcueva, pero tiene una advertencia para él.

Scarlett Johansson acaricia cachorros con Christian Bale y Matt Damon en Toronto

Porque así es como tienen que promocionar las estrellas sus películas hoy en día.

Tráiler de ‘Le Mans ’66’: Christian Bale y Matt Damon pisan el acelerador

James Mangold ('Logan') dirige el mítico enfrentamiento entre Ford y Ferrari para ganar el Campeonato Mundial de Le Mans.

Por qué ‘El vicio del poder’ no debería ganar el Oscar

Pelucones, insistentes flashbacks y un tono raro. Puede que nuestras razones para arrebatarle las ocho estatuillas a las que está nominado no le hagan mucha gracia a Adam McKay