‘El gran hackeo’ y otras películas sobre cómo internet nos espía

Averigua con estos documentales qué pasa con tus datos y en manos de quién acaban cuando te conectas a la red.

Por
15 de octubre de 2019

ETIQUETAS:

  • A las puertas de 2020, las nuevas tecnologías a menudo nos recuerdan a la compañía Cyberdyne Systems Corporation, más conocida como Skynet, esto es, la corporación que envió a Terminator desde el futuro para liquidar al único humano que podía salvarnos. Aunque aún mucho para que un robot sea capaz de erradicarnos, o tal vez no tanto, el siglo XXI ha sido prolijo en el desarrollo de instrumentos para vigilar, controlar y manipular a la ciudadanía gracias a la connivencia entre gobiernos y empresas tecnológicas.

    Un primer dato: las cámaras de videovigilancia siguen camufladas en las esquinas de las ciudades en que vivimos, pero también las llevamos en el bolsillo de los tejanos como si fueran nuestro tesoro más preciado. Edward Snowden, antiguo trabajador de la Agencia de Seguridad Nacional de EE UU y autor de una de las mayores filtraciones de secretos de Estado de la historia al revelar en 2013 el programa de vigilancia a escala mundial por parte del gobierno estadounidense, fue la primera gran figura que se atrevió a denunciar esta situación de espionaje masivo.

    Desde Snowden, quien por cierto tiene su autobiografía Vigilancia permanente en el lineal de novedades, vemos internet y nuestros dispositivos telefónicos con otros ojos. En paralelo y a otra escala, los documentales que nos recuerdan cómo nos espía internet se han multiplicado, fruto del interés público sobre este perturbador escenario de la vigilancia continua.

    El último de ellos es El gran hackeo, de Karim Amer y Jehane Noujaim, sobre las amistades peligrosas entre Cambridge Analytica y Facebook, que tuvo como consecuencia más sonora la victoria de Donald Trump en las urnas presidenciales estadounidenses de 2016. Repasamos algunos títulos recientes que explican cómo las empresas tecnológicas explotan nuestros datos para el beneficio político y otros objetivos de dudosas intenciones.

    ‘El gran hackeo’ (2019), de Karim Amer y Jehane Noujaim

    Qué cuenta: Cambridge Analytica era una empresa experta en el análisis de datos que utilizó la información privada de millones de perfiles de Facebook para influir con procedimientos poco éticos en la campaña presidencial de Donald Trump de 2016 y la campaña Leave EU sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea (Brexit).

    El personaje: Brittany Kaiser, extrabajadora de Cambridge Analytica. Fue becaria de la campaña electoral de Barack Obama y ahora amenaza con sacar a la luz los secretos más profundos de la empresa desde un resort de lujo en Tailandia.

    Dónde verlo: Netflix.

     

    ‘Steve Bannon: El gran manipulador’ (2019), de Alison Klayman

    Qué cuenta: La película sigue a lo largo de 2017 y parte de 2018 al que fuera ex director de Breitbart News, uno de los portales estadounidenses señalados por publicar fake news, y al que fuera a su vez ex asesor de campaña y antiguo consejero presidencial de Donald Trump. En ese período de un año, Bannon sufriría la caída en desgracia en la política estadounidense tras los disturbios supremacistas de Charlottesville de agosto de 2017, en el que murieron tres personas, y resurgiría al calor de su campaña por poner en marcha la organización The Movement, cuyo objetivo es promover el populismo de derechas radical en Europa sumando las fuerzas de los principales partidos ultranacionalistas del continente.

    El personaje: Bannon, por supuesto.

    Dónde verlo: Filmin.

     

    ‘Hypernormalisation’ (2016), de Adam Curtis

    Qué cuenta: Como sucede con todos los trabajos documentales de Adam Curtis, el periodista de la BBC ofrece un ensayo audiovisual para exponer los hilos subrepticios que mueven el mundo. Aquí, no obstante, se fija en la progresiva disminución de poder de los políticos durante los primeros años del siglo XXI, quienes, desnortados, han ido cediéndolo a las grandes corporaciones tecnológicas. El modelo social actual, según Curtis, es uno hipernormalizado, donde todo parece que funciona y sigue un camino pero donde, sin embargo, nadie parece saber hacia dónde nos dirigimos. En su relato también aparece Vladimir Putin, Trump, las fake news, las redes sociales y muchos planos aéreos nocturnos de rascacielos acristalados.

    El personaje: Las teorías de la conspiración de Curtis.

    Dónde verlo: BBC.

     

    ‘Nos vigilan’ (2015), de Werner Boote

    Qué cuenta: Werner Boote es un cineasta vienés que se pregunta cómo, porqué y para qué estamos constantemente vigilados. Siguiendo el manual de estilo promovido por Michael Moore, mezcla de documentalismo gonzo, sensacionalismo y ánimo de denuncia, Nos vigilan tira de agenda de buenos contactos para ofrecer un inquietante fresco de los múltiples dispositivos que nos espían cada día en las más triviales situaciones.

    El personaje: El filósofo Zygmunt Bauman, recordándonos que la gran mayoría de ocasiones internet es refugio de nuestra soledad.

    Dónde verlo: Filmin.

     

    ‘Citizenfour’ (2014), de Laura Poitras

    Qué cuenta: Este documental ganador del Oscar en 2015 relata a modo de thriller el encuentro entre la cineasta Laura Poitras y el ex analista y espía de la NSA Edward Snowden en el momento en que el agente de la agencia de seguridad comenzó a filtrar documentos secretos sobre los programas de vigilancia ilegales dirigidos por la NSA en colaboración con otros organismos de inteligencia. Snowden es el espía espiado y Poitras, la directora de cine vigilada. Una suma de testimonios sobre la vigilancia permanente que pone los pelos de punta.

    El personaje: Snowden.

    Dónde verlo: Se estrenó en salas españolas en 2015 vía Avalon.

     

    ‘We Live in Public’ (2009), de Ondi Timoner

    Qué cuenta: En 1999, Josh Harris era uno de los Young Turks de las Puntocom y decidió poner en marcha un experimento con el que despedir el siglo XX: una cibercomuna constantemente monitorizada y grabada por cámaras en la que reinaba la libertad absoluta y el caos. Con Quiet, que finalizó con una redada policial la mañana del 1 de enero de 2000, Harris comprobó las pocas resistencias de la gente en relación a su privacidad mientras que con su segundo experimento, We Live in Public, la retransmisión vía web de su intimidad, confirmó en sus carnes los monstruos de la sobreexposición mediática. Todo eso lo cuenta Ondi Timoner, ex empleada de Harris, en su documental premiado en Sundance.

    El personaje: Josh Harris en su alter ego Luvvy.

    Dónde verlo: Movistar+.