Glenn Close: “Me confunden mucho con Meryl Streep”

La actriz, Premio Donostia en el Festival de San Sebastián habla con CINEMANÍA sobre el fin de 'Daños y perjuicios', el miedo con el que la miran en los ascensores y un gran descubrimiento: "si no me llegan papeles, los escribiré yo misma". Por IRENE CRESPO (San Sebastián)

18 de septiembre de 2011

ETIQUETAS:

  • La mujer del día en San Sebastián es Glenn Close. Premio Donostia de este año como reconocimiento a toda una carrera que empezó hace tres décadas en el teatro, el cine y la televisión. Precisamente hace 30 años y en el teatro interpretó por primera vez a Albert Nobbs, una mujer encorsetada y disfrazada de hombre para sobrevivir en el Dublín del siglo XIX, que por fin lleva al cine con un guión escrito por ella y que dio directamente a Rodrigo García, con quien había trabajado en Cosas que diría con sólo mirarla (1999) y Nueve vidas (2005). Albert Nobbs es también su regreso al cine metida en el papel de Patti Hewes, la manipuladora abogada sin escrúpulos de Daños y perjuicios (Damages), que quiere abandonar ya, según ha confirmado a CINEMANÍA en una entrevista en la que ha hablado sobre:

    Sobre el personaje de su nueva película, Albert Nobbs: “Puede ser el personaje más complicado que haya hecho. Todo lo que ha conllevado interpretarlo: maquillaje, vestuario, meterse en esa piel… Ha sido un desafío en muchos sentidos. No finge ser una mujer, ella es una mujer, pero la gente la ve como un hombre. Ella nunca pensó que fuera un hombre, pero no habla mucho, no mira a la gente a los ojos, y la gente la percibe como un hombre. No finge, simplemente se esconde. En cierto modo, Albert Nobbs se parece a algunos de mis personajes, como Patti Hewes: es fuerte, tiene mucho éxito, es manipuladora, pero también está sobreviviendo, a su manera, en un mundo de hombres”.

    Sobre el director Rodrigo García: “Le elegí [Close es productora y guionista además de intérprete en la película] porque había trabajado dos veces con él y sé que se siente muy cómodo con mujeres. Es muy completo. Además tiene ese toque del realismo mágico de los directores sudamericanos. En principio había más escenas sobre lo que Albert veía en el futuro, en su imaginación, pero lo tuvimos que cortar por el presupuesto. Pero pensé que Rodrigo entendería muy bien esa parte. Es un gran colaborador, muy abierto”.

    Sobre escribir guiones: “Es cierto que hay más papeles interesantes para hombres. Pero ahora si no me llegan buenos papeles, los escribiré yo. Mi intención es volver a escribir un guión, pero esta vez desde cero, desde una página en blanco. Quizá ése sea mi próximo proyecto”.

    Sobre el salto a la dirección: “No creo que lo haga. Quizás. No sé. Entiendo por qué los guionistas quieren dirigir, porque tienes una visión, su visión de la historia. Una de las cosas que me gustaba de Rodrigo, precisamente, es que él entendió la mía de Albert Nobbs, él me interpretó, fue muy comprensivo, no creo que muchos directores puedan hacer eso. La película que hemos hecho es muy cercana a la que yo tenía en mi cabeza. Nunca pensé en dirigirla yo. Habría tenido que trabajar tan rápido, habría sido imposible, muy difícil para el resto del equipo y habría acabado exhausta”.

    Sobre que la confundan a menudo con Meryl Streep: “Me siento muy halagada con que me comparen con ella. Me ha pasado muchas veces, por la calle, gente que me confunde con ella. No es una amiga cercana, pero cuando hemos trabajado juntas me lo ha dicho que a ella le ha pasado lo mismo, la confunden conmigo… Será porque las dos somos rubias”.

    Sobre Daños y perjuicios (Damages): “Empiezo a rodar la quinta temporada en octubre. Es la última temporada para mí, espero. No estoy cansada de Patti Hewes, pero quiero estar con mi marido. Son cinco meses de rodaje, nosotros vivimos en Maine, pero trabajo en Nueva York, así que es complicado y realmente quiero estar con mi marido. Ya se lo he dicho a los guionistas, me voy. Creo que lo que quieren hacer en esta nueva temporada es enfrentarnos a Rose Byrne y a mí. Podrían hacer que ella me sustituya y así yo me jubilo de una vez”.

    Sobre ser una de las villanas favoritas de Hollywood: “Yo nunca he sentido odio del público. Cuando subes con alguien en el ascensor, de repente te miran como: ‘Me das miedo’. Por Atracción fatal, sobre todo. Pero siempre me he sentido muy querida y agradecida por el público. Con Atracción fatal sí pensé que me confundirían con el personaje y me odiarían, pero nunca pasó. Separan el personaje de mí. Poco después de su estreno, fui a un supermercado y vi una revista con mi foto y ponía: “La mujer más odiada de América”. ¿Yo? [risas] Pero claro estaban hablando del personaje. Tampoco he hecho tantos personajes de mala. El único que realmente era malo, un verdadero demonio era Cruella de Vil (101 dálmatas).

    [San Sebastián 2015] Día 7: Sangre y derechos humanos

    Julianne Moore presenta candidatura con 'Freeheld' a la Concha y el Oscar

    [San Sebastián 2015]: Instrucciones para apostatar

    La tercera película de Federico Veiroj y el documental Truffaut/Hitchcock son nuestros motivos para seguir creyendo

    [Crónica San Sebastián 2013]: La bicicleta de Hugh Jackman ante la herida del cine español

    La suerte está echada. Mientras Hugh Jackman paseaba en bici por Donosti, la Sección Oficial echaba el cierre: todo está preparado para que nos equivoquemos haciendo quinielas. Los jurados están para dejarnos en evidencia. Por CARLOS MARAÑÓN