Fred Dekker, la otra resurrección de ‘Predator’

Recuperamos al otro "padre" del regreso de 'Predator', el guionista y cineasta Fred Dekker, responsable de dos de las mejores comedias de terror de los años ochenta

Por
15 de septiembre de 2018

Tras aparecer en cinco películas, lo Depredadores han vuelto a la taquila, dispuestos a llevarse cráneos, espinas dorsales y alguna que otra mala crítica.

Junto con el resucitado Shane Black, el otro responsable de esta nueva entrega de la saga es su inseparable Fred Dekker, autor de la primera versión de guion de este Predator.

Pero… ¿Quién es Fred Dekker?

Cineasta olvidado que ahora podría vivir su merecida redención, Dekker fue uno de esos miembros del Pad O’Guys -una especie de fraternidad montada por estudiantes de cine de laUCLA- en el que un montón de jóvenes llenos de talentos compartieron habitaciones y saltaron a la vez al estrellado de Hollywood.

Viendo el éxito de uno de los chicos de la residencia, el futuro guionista Ed Solomon, Dekker, un tipo de San Francisco que había llegado hasta la universidad junto a su amigo de la adolescencia Shane Black, escribió un guion que llevaba por título The Forever Factor y que aunque se compró para no producirse jamás, puso en boca de todos al joven talento y le proporcionó un agente.

Tal fue la fama de este jovencísimo guionista, que Steve Miner, en plena cresta de la ola por los éxitos de la saga Viernes 13, le contrató para escribir una entrega de Godzilla que nunca llegó a rodarse.

Y curiosamente, tras dos guiones no producidos, su primer gran éxito sería una película no escrita por él… En una des las interminables y alcoholizadas fiestas del Pad O’Guys, Dekker habló de una idea para una película de terror que nunca se ponía a escribir. 

Uno de sus compañeros, Ethan Wiley, le pidió permiso para desarrollarla, y una vez escrito el guion, los dos amigos se lo llevaron a Miner, quien la dirigió, convirtiendo House, una casa alucinante en un exitazo de la comedia de terror que daría pie a tres secuelas.

Aquel chalé de estudiantes estaba en plena ebullición de guiones y Dekker y Shane Black (al que Dekker había metido en el negocio presentándole a su agente) unieron fuerzas para firmas dos historias, Una pandilla alucinante y The Shadow Company, uno de los guiones sin producir más famosos de la historia de Hollywood y aquel en el que nació el reconocible estilo de Black.

En 1986, mientras House, una casa alucinante triunfaba en los cines, Dekker debutó como director con un guion apenas escrito en una semana, El terror llama a su puerta, otra comedia de terror tan repleta de homenajes que hasta los personajes tienen nombres como Carpenter o Romero. Hoy, más de treinta años después, El terror llama a su puerta se ha convertido en todo un clasico de culto tanto para los amantes del terror como para los arqueólogos de la delicatessen ochenteras de videoclub.

Solamente un año después, Dekker firmaría su segunda película. Ahora sí rodaba Una pandilla alucinante, uno de los guiones que había firmado con Black y otro clasicazo de la época en el que los dos autores resucitaban a los monstruos de la Universal sin que esta pusiera ningún impedimento, ya que consideraba que eran licencias sin ningún tipo de futuro.

Para finales de los años 80, Dekker se había convertido en uno de los guionistas mimados de Hollywood, especialmente dentro del género de terror y aunque no llegaba a cobrar las astronómicas cifras de su compañero, sí podemos decir que se había convertido en un autor que era a la comedia de terror lo que Black era a la comedia de acción. 

Así, llegó a escribir nada menos que cinco capítulos de Historias de la cripta (incluyendo el famosísimo primer capítulo de Robert Zemeckis), dirigiendo uno, y firmó los guiones de otras dos películas: Ricochet y Agente Juvenil, con la que no acabaría demasiado contento.

Sin embargo, el gran revés iba a venir unos años después. El guionista y director fichaba por la franquicia RoboCop para dirigir la tercera entrega del agente robótico de Detroit. En ella firmaba un guion con Frank Miller repleto de elementos del gusto de la época, como el cine asiático, y en el que el sello Dekker (había hasta un cameo de Shane Black) era inconfundible gracias al punto de vista infantil.

En contra de lo que nadie esperaba, la cinta fue un fracaso de taquilla descomunal y Dekker, igual que terminaría pasando con su amigo, fue apartado de la industria, culpándole de un fracaso que en última instancia tenía más que ver con la bancarrota de Orion que con su incontestable talento para contar historias.

De este modo, el nombre de Dekker fue perdiéndose en las listas de Hollywood, quedando como un producto de otro tiempo que tan pronto era contratado para retocar guiones como Demolition Man (no descartemos que la genialidad de ese guion no sea suya) o Arma Letal 4, como era rescatado para firmar guiones de Star Trek: Enterprise, una de sus épocas más felices.

En 2015, cuando el sello de Black resurgía con fuerza gracias a Iron Man 3, Dekker volvió a ser un guionista en la pomada de Hollywood, firmando Edge, un piloto de Amazon que nunca llegó a más y sentándose a escribir su primera gran película de estudio en muchos años, este Predator que ahora llega a la cartelera y en el que se puede olfatear muy fácilmente el sabor del autor de dos de los mayores clásicos del cine de terror teen de los años ochenta.

FANT 2019: Los debuts de ayer y hoy marcan el 25 aniversario

La celebración de los 25 años del Fant de Bilbao comienzan marcados por el recuerdo del debut de Fred Dekker y la irrupción de Jon Mikel Caballero

Tranquilo, el co-guionista de ‘Predator’ también odia el final

Tras los varios finales alternativos que estas semanas hemos oído de 'Predator', Fred Dekker confiesa que tampoco le gusta el que se ha incluido en la película

Celebra Halloween comiendo con La Mano

La Mano, el certamen madrileño centrado en cine fantástico y de terror, hará un pase de 'El terror llama a su puerta' en el que los espectadores irán degustando un menú sorpresa

El póster chino de ‘Predator’ usa imágenes del metraje con los depredadores buenos

Fred Dekker, el coguionista de 'Predator' comparte en sus redes el sorprendente póster chino de la película de Shane Black