Estos actores y actrices no van a ganar el Oscar (y es injusto)

Ya tenemos los nominados de los Oscar 2019 y aunque nos parece muy bien el reparo vemos necesario revindicar las ausencias.

Por
26 de enero de 2019

Antes de comenzar una NOTA IMPORTANTE

*Los oscar honoríficos no cuentan.

O sea, que el mejor actor de la historia, que no es otro que Cary Grant, es como si no tuviera Oscar. Porque además, a pesar de protagonizar obras maestras y ser el primer actor en saber hacer de tipo normal, elegante, sí, pero normal, que es una cosa dificilísima, solo tiene dos nominaciones por dos películas (y papeles) menores y el honorífico.

Ejemplos así hay cienes: Marilyn Monroe, Barbara Stanwyck, Ed Harris, Ian Mckellen

Y mientras Hilary Swank tiene dos.

En estas últimas nominaciones a los Oscar hay de todo y no sobra nada pero siempre falta, claro. Y de hecho es un poco injusto que la barriga de Christian Bale tenga una nominación que otro actor se merezca más… O que todas las actrices de La favorita ocupen sitio en las nominaciones. Que las tres están estupendas pero hay que reconocer que no están, ni siquiera entre ellas, en el mismo nivel de excelencia.

Aquí estamos, por tanto, para repartir justicia empezando por las no nominaciones de ellas:

TONI COLLETTE por HEREDITARY

¿Os acordáis cuando todos los años salía la mejor película de terror de todos los tiempos? Esa fiebre ya se nos curó. Sin embargo, os juro, os prometo, que en 2018 sí que sí se ha estrenado la mejor película de terror de las últimas dos generaciones y las próximas dos generaciones.

Es una película durísima, con escenas tan absolutamente inquietantes e incómodas que el espectador se queda paralizado sin remedio. Se titula Hereditary y es una película sobre la familia, sobre el amor, sobre los hijos y las madres, sobre superar tragedias, sobre confianza, locura y también sobre el diablo, claro. Su reputación era la de ser una película dificilísima de ver y claro los votantes de los oscar la han dejado pasar… Una pena terrible, sobre todo para su protagonista, Toni Collette, que lleva a sus espaldas papelones, que ha tocado todos los géneros, que la descubrimos en la maravillosa y también tristísima La boda de Muriel, que pasó al plano comercial con El sexto sentido (su única nominación), que después hemos visto robando planos a las más grandes o haciendo un soberbio trabajo en Pequeña Miss Sunshine.

Hubiéramos cambiado su nominación por la de Lady Gaga que está ahí principalmente por el cambio de registro. Por pasar de lo excéntrico a lo convencional.

ROSAMUND PIKE por A PRIVATE WAR

El único motivo por el que Rosamund Pike no está entre las nominadas es porque la película que protagoniza, A private war no viene apadrinada por un distribuidor importante. Esto significa que todo el dinero que tienen va para llevar la película al mayor número de salas posibles y maximizar su presencia en los medios de comunicación o en publicidad. Lo de la campaña de los Oscar es, en este caso, secundario. Así de injusto es el mayor acontecimiento cinematográfico del año.

Pero es que el papel de Rosamnd Pike hace aquí un esfuerzo enorme para mantener a flote a un personaje muy complejo. La periodista a la que interpreta tiene un hambre voraz por ser excepcional en su trabajo, y también ser honesta. Esto la destruye, porque su trabajo la desgasta hasta un nivel anímico en ruinas del que solo salva bebiendo.

Pike con su parche en el ojo hace el mejor trabajo de su carrera y uno de los mejores del año y lo peor es que tanto la película como su papel pasarán desapercibidos cuando no hay un mejor momento que hoy mismo para armar una defensa a favor de una profesión cada vez más denostada y también odiada, el periodismo.

Hubiéramos cambiado su nominación por la de Melissa McCarthy. Que Melissa está estupenda, sí, pero que qué rabia que tengan que reconocer a la mejor cómica del mundo por un maldito drama.

CAREY MULLIGAN por WILDLIFE

El libro que adapta Wildlife se titula Incendios y es un libro conmovedor sobre una separación de unos padres desde la mirada de un niño. El trabajo de Paul Dano en su ópera prima es previsiblemente meticuloso pero sobre todo acierta en la dirección de actores regalando a Carey Mulligan el mejor papel de su vida.

Como ocurre con Rosamund Pike, la mala suerte de Mulligan viene por la falta de dinero que se ha invertido en la campaña de los Óscar. Pero claro, eso no quita que no podamos admirar el brillo de esta actriz haciendo un trabajo tan incómodo como el que hace en esta película.

Es tan fácil abrir la boca ante su gran talento que parece increíble que, a pesar de estar hablando de una de las películas más pequeñas del año, los señores que eligen las nominadas no hayan premiado este trabajo costumbrista y tan conmovedor como las palabras que Ford escribió en 1990 sobre una familia que se derrumba en 1960.

Hubiéramos cambiado su nominación por  la de Olivia Colman. Porque hacer de reina excéntrica es más fácil que hacer de madre en una crisis vital de la que su única salida es ser odiada por la simple razón de querer elegir entre la felicidad y la infelicidad.

Y ahora vamos con las nominaciones de ellos:

ETHAN HAWKE por El REVERENDO

Que Ethan Hawke aún no tenga un Oscar es terrible. Uno de los mejores actores de su generación con papeles tan enormes como el que hizo en Antes que el diablo sepa que has muerto, o con cualquiera de sus colaboraciones con Richard Linklater, Training Day, Grandes Esperanzas

Con El reverendo Hawke alcanza una nueva cima en su carrera con un personaje en desgracia al que agarra y no solo lo hace convincente, también revelador en su motivo religioso y cautivador en el humano. El actor se derrama en este predicador consternado y agonizante de una manera tan apasionada que hace llorar. Al menos hizo llorar al 100% de la crítica.

De hecho, esta quizá sea la razón por la que los académicos ignoren este papel, su obsesión por echar un pulso a los plumillas… Aunque sea uno al año.

Hubiéramos cambiado su nominación por la de Rami Malek. Es Malek un gran actor o un gran imitador. Aún es pronto para averiguarlo, pero mientras tanto hubiera sido maravilloso dejarle a un lado y reconocer el enorme talento de Hawke que demuestra, de sobra, en este renacimiento de otro de los grandes cineastas de nuestro tiempo: Paul Schrader.

ROBERT REDFORD por THE OLD MAN AND THE GUN

The Old Man and the Gun no es sólo una película sobre un ladrón. Es mucho más que eso, es el broche final a una de los mayores genios que ha dado la industria. Robert Redford, sin ser el mejor actor, sin ser el mejor director, sin ser si quiera el mejor productor ha sido uno de los protagonistas de la revolución del cine independiente. Al menos, el alentador de tanto talento. El cine ha cambiado y sigue haciendo y Robert Redford ha sido protagonista.

No es el mejor actor, ni el mejor director, ni el mejor productor pero sí es un mito cinematográfico y The Old Man and the Gun es su despedida. Un filme crepuscular, emotivísimo, una metáfora visual entre dos tipos de cine que le sirven a Redford para despedirse del arte al que ha dedicado su vida con orgullo y mucha calma.

Los votantes de la Academia no han pensado en eso. Ni si quiera en que puede ser su actuación final y darle el Oscar ahora por este magnífico papel tiene mucho más valor que dárselo una década después para resolver injusticias.

Hubiéramos cambiado su nominación por la de Christian Bale. Al igual que Rerdford, Bale ya ganó el Oscar, eso sí hace menos de una década (Robert Redford hace ya más de tres). ¿Qué aporta a la historia del cine la barriga del personaje de Christian Bale en una película producida con el único objetivo de ganar premios? Bastante menos que la última película de un mito.

JOHN DAVID WASHINGTON por INFILTRADO EN EL KKKLAN

Spike Lee ha vuelto y apenas lo hemos celebrado. Infiltrado en el KKKlan es la película más maniquea que existe sobre el KKLan y al mismo tiempo es la única posible porque solo hay una forma de retratar ese grupo de descerebrados…

Y John David Washington hace un trabajo absolutamente honesto. En la línea entre la fina línea entre la comedia y el miedo. Han nominado a Adam Driver, que está estupendo, ojo, pero se han olvidado del carisma de este nuevo actor apellidado Washington como su padre que iba a para jugador de fútbol profesional y que al final ha probado con la interpretación.

Y ya, en su primera película “importante” destaca sobre el resto de actores. Sus escenas al teléfono pasarán a la historia en la filmografía de Spike Lee.

Hubiéramos cambiado su nominación por la de Bradley Cooper… El suyo sí que es un personaje manido (a pesar de que nos ha hecho llorar a todos, malditas sea).

Bradley Cooper podría sustituir a Leonardo DiCaprio al frente de lo nuevo de Guillermo Del Toro

La estrella de 'Érase una vez en Hollywood' llevaba tiempo siendo tanteado para protagonizar 'Nightmare Alley', pero siempre es bueno tener un plan B.

Lady Gaga cuenta la verdad sobre su relación con Bradley Cooper

'La gente vio que queríamos que vieran': la diva de 'Ha nacido una estrella' habla sobre su actuación en los Oscar (y los cotilleos consiguientes) en el programa de Jimmy Kimmel.

En el tráiler honesto de ‘Ha nacido una estrella’, Lady Gaga le canta las cuarenta a ‘Bohemian Rhapsody’

'Esto no es como el maldito biopic de Queen: hemos cantado nuestras canciones de verdad'.

‘Shallow’ en los Oscar 2019: La actuación de Lady Gaga y Bradley Cooper que no olvidarás jamás

La canción de 'Ha nacido una estrella' gana el Oscar y enciende corazones con la actuación en director de Lady Gaga y Bradley Cooper.