“¡Este plató es un infierno!”: 6 documentales sobre películas desastrosas

'Lost Soul', la atroz historia de Richard Stanley y 'La isla del Dr. Moreau', se estrena hoy en España. Recordamos otros grandes documentales nacidos a partir de filmes infames.

Por
06 de noviembre de 2015

Eres un director de cine independiente cuyo segundo largo ha cosechado críticas elogiosas, ganándose un fandom leal. De repente, Hollywood llama a tu puerta, ofreciéndote adaptar una novela legendaria de la ciencia-ficción con una de las mayores estrellas de la historia del cine en el reparto. Tú dices que sí… y el resultado de tu ingenuidad es un infierno del cual te expulsan tras un solo día de rodaje, que da al traste con tu carrera y que, para colmo, tiene como resultado una de las peores películas de los 90. Si tu historia personal coincide al cien por cien con este relato, ¡enhorabuena! Eso es que te llamas Richard Stanley y, tras Hardware, programado para matar (1990) te metiste en un berenjenal titulado La isla del Dr. Moreau. En este filme, estrenado finalmente en 1996, coincidieron un mal fario cósmico, la mala leche y el perfeccionismo del director, el divismo de un Val Kilmer que sustituía a Bruce Willis y las tragedias personales de Marlon Brando, cuya hija Cheyenne se suicidó justo antes de que la producción se pusiera en marcha. Un cataclismo que finalmente apareció con la firma de John Frankenheimer, y cuya historia se cuenta en Lost Soulel documental que hoy tiene su estreno español simultáneamente en cine, internet y Canal +.

¿Es La isla del Dr. Moreau la única película desastrosa que ha tenido un documental? ¡Por supuesto que no! Mientras que otras producciones infernales se saldaron con óptimos resultados artísticos (ahí están Apocalypse Now y su documental correspondiente, Corazones en tinieblas), todos estos filmes tuvieron rodajes atroces, acabaron resultando tan malos que sus públicos sintieron ganas de arrancarse los ojos… y, para colmo, dieron lugar a otras películas que contaban sus miserias detrás de la cámara.

Best Worst Movie (M. P. Stephenson, 2009)

Va sobre el horrible rodaje de… Nada menos que la inigualable Troll 2  (1990) aquel filme  que el italiano Claudio Fragasso rodó en EE UU, con el seudónimo de Drake Floyd y sin saber una palabra de inglés (y con un equipo técnico que tampoco entendía ni papa) para desquitarse de unos amigos vegetarianos. ¿Lo mejor de todo? Michael Paul Stephenson, director de este documental, participó como actor en Troll 2 cuando apenas tenía doce añitos, lo cual le sirve para retratar con conocimiento de causa un rodaje desquiciadísimo, en el cual se combinaron un prespuesto espartano,, la megalomanía de Fragasso, la tacañería de su productor (el no menos simpar Joe D’Amato) y un reparto compuesto principalmente por vecinos de Morgan (Utah) sin repajolera idea de actuar. Gracias a esta cercanía, Best Worst Movie rezuma vergüenza ajena, pero también mucho cariño, y resulta una experiencia muy recomendable.

Lost in La Mancha (K. Fulton, L. Pepe, 2002)

Va sobre el horrible rodaje de… Pues de cuál va a ser: The Man Who Killed Don Quixote, la película con la que Terry Gilliam trató de cumplir su ansiado sueño de adaptar el clásico de Cervantes, y a la cual se debe (en gran parte, pero no del todo) la mastodóntica fama de gafe que acompaña al ex miembro de los Monty Python. Sin ánimo de regodearnos en el mal fario de Terry (al cual queremos muchísimo en esta casa), el visionado del documental permite sospechar que, cuando nació, varios tuertos le miraron fijamente mientras que una horda de gatos negros merodeaba en torno a la maternidad del hospital. Lluvias intensas en las Bárdenas Reales (paraje de Navarra donde las precipitaciones anuales rayan en los 400 milímetros cúbicos… siempre que Gilliam no esté ahí), aviones de un aeródromo militar sobrevolando el plató, problemas técnicos y presupuestarios a granel y el grave accidente que obligó a Jean Rochefort a abandonar el rodaje son algunas de las plagas que el director sufrió cual un santo Job del celuloide. Y que, reunidas en este documental, nos recuerdan que, cuando el destino se le pone en contra, un genio del cine sólo puede resignarse.

American Movie (Chris Smith, 1999)

Va sobre el horrible rodaje de … Coven, una película de terror de bajo presupuesto que el director Mark Borchardt sacó adelante con los proverbiales palos y cañas. Inspirado por el boom del cine independiente a mediados de los 90, Borchardt decidió iniciarse en el gremio con una película de género, dándose así a conocer antes de poner en marcha Northwestern, un drama ‘serio’ con el que pensaba consagrarse como auteur. Todo eso habría estado muy bien, de no ser porque el cineasta padecía de un severo desconocimiento sobre cómo organizar un rodaje, amén de un alcoholismo que fue yendo a más conforme avanzaba la calamitosa producción. Premiada en Sundance, y aclamada tras su estreno como uno de los mejores documentales del cine, American Movie retrata con ternura, pero sin piedad al propio Mark, a su mano derecha Mike Schank (ex drogadicto reciclado en ludópata) y al entrañable y ascético tío Billy: tres personajes que, a fuerza de fallidos y entrañables, hubieran quedado como los máximos logros de cualquier guionista.

Electric Boogaloo (Mark Hartley, 2014)

Va sobre el horrible rodaje de… Muchas, muchísimas películas. Porque el subtítulo de Electric Boogaloo es “La loca historia de Cannon Films”, y se centra en narrar la vida y milagros de Menahem Golan Yoram Globus, infatigables proveedores de títulos de serie B para cines de barrio y videoclubes en los 70 y los 80. Combinando una devastadora rapacidad comercial (sus expediciones al Cannes Film Market sembraban el terror en la Costa Azul), una demoledora capacidad para meter la pata hasta el fondo (la historia de cómo ficharon a Sharon Stone para uno de sus filmes, cuando a quien realmente querían contratar era a Kathleen Turner, es uno de los puntos álgidos del documental) y una tacañería de chiste, los dos líderes de Cannon quedan como dos antihéroes de la serie B, o más bien antivillanos, que no dejaban que tonterías tales como la necesidad de un guion, un presupuesto o un reparto mínimamente digno se interpusieran en sus ansias por producir películas.

Popatopolis (Clay Westervelt, 2009)

Va sobre el horrible rodaje de… The Witches of Breastwick (2005), parodia verduscona de Las brujas de Eastwick que no merecería excesiva atención… de no ser porque su director es Jim Wynorski, cineasta con más de 100 títulos en su filmografía (entre ellos, alguno bastante estimable, como Robots asesinos) a cuyo lado Ed Wood Jr. parece Stanley Kubrick, por lo meticuloso. El incrédulo espectador de Popatopolis puede ver cómo, ante el reto de acabar su filme en sólo tres días, Wynorski emplea métodos de lo más expeditivo, mientras viejos compañeros de fatigas como Roger Corman comentan su vida y milagros. Por supuesto, el producto resultante de tamaña tribulación es infumable y las iniciativas de Wynorski para ahorrar tiempo y presupuesto (¡rodar con sólo dos focos en plató! ¡hacer que los actores preparen ellos mismos su catering!) convierten el plató en un jocoso infierno. Pero oye, otros han hecho cosas parecidas y han acabado con premio FIPRESCI entre las manos…

Room Full of Spoons (Rick Harper, 2015)

Sin duda el título más inquietante de esta lista, Room Full of Spoons es también el más enigmático, porque aún no se ha estrenado… pero el mundo está lleno de fans de la serie B deseando verlo. ¿La razón? Pues que versa sobre el rodaje de The Room, probablemente la única cinta que puede disputarle a Plan 9 from Outer Space el título de “peor película de la historia”.  El culto generado en torno a este filme, cuyas proyecciones son auténticas liturgias a la altura de las de The Rocky Horror Picture Show, se extiende también a su creador Tommy Wiseau, un sujeto tan enigmático como perturbado que se las apañó para dar a luz un trabajo cuya ineptitud técnica y argumenta inspiró un libro (The Disaster Artist) que llegará a la pantalla con James Franco de protagonista. ¿Estará Room Full of Spoons a la altura de su original? Seguiremos informando…

25 pruebas de cásting que hicieron historia

Aunque no te lo creas, tus actrices y actores favoritos también tuvieron que sudar la gota gorda para conseguir sus papeles más famosos.

¿Qué actores tienen un Oscar y un Razzie?

El cielo y el infierno a solo 24 horas de distancia. Repasamos los nombres de algunos actores cuyas estanterías almacenan un Oscar y un Razzie

Marlon Brando y Richard Pryor fueron amantes, afirma la viuda del segundo

Jennifer Lee Pryor confirma las declaraciones de Quincy Jones sobre la relación entre el actor de 'El padrino' y el mítico comediante

…Y Dalila creó el WiFi: 6 grandes inventos diseñados por estrellas de cine

Un sistema que revolucionó internet, un juego de estrategia que hizo historia... Cuando se ponen a inventar, las figuras de la pantalla hacen cosas como estas.