“¡Este Lobezno no es el mío!”

Darren Aronofsky está decidido a hacer que su filme con Hugh Jackman no tenga nada que ver con el resto de películas Marvel. "Será única en su género", afirma.

15 de noviembre de 2010

Tras devolver a la palestra a Mickey Rourke (El luchador), y tras poner a Natalie Portman en situaciones de riesgo mental (y sexual) durante el rodaje de Black Swan, ahora Darren Aronofsky se prepara para abrir la caja de los truenos en el mismísimo Universo Marvel. Encargado de dirigir la secuela de X-Men Orígenes: Lobezno, el autor de Réquiem por un sueño piensa ignorar en lo posible el primer filme (dirigido por Gavin Hood y alterado después a gusto por los productores) para, en su lugar, seguir el ejemplo de Christopher Nolan en la saga de Batman. Es decir: aportar un tono adulto y personal a las andanzas del guerrero mutante.

¿Promete? Pues esto es sólo el comienzo. Para empezar, la nueva incursión de Lobezno en los cines se titulará The Wolverine, a secas, para señalar que (según Aronofsky) el hecho de que “no será una secuela convencional”. “Será una película única en su género”, señala el director en lo que algunos han querido ver una maniobra para mantener su credibilidad indie. Por lo pronto, Aronofsky ha prescindido del personal de estudio para traer al proyecto a Matthew Libatique, su osado director de fotografía habitual.

En cualquier caso, más vale que Hugh Jackman siga haciendo ejercicio y afilándose las garras. Recordemos que, según todos los rumores, The Wolverine estará ambientada en Japón, y seguirá las líneas maestras de Lobezno: Honor, una novela gráfica protagonizada por el mutante de las garras… Y dibujada por Frank Miller, el hombre de Sin City y 300. Aclamada en su momento por su tono adulto y sin concesiones a la censura, Honor es un delirio nipón con ninjas, asesinas sexys y chicas en kimono que tuvo mucho que ver en la génesis de la lobeznomanía. En cualquier caso, está por verse si el director podrá emular a su personaje y soltarnos aquello de “¡Soy el mejor en mi trabajo!”.

Joaquin Phoenix podría haber sido Batman en la película de Darren Aronofsky que nunca existió

El director de 'Réquiem por el sueño' tanteó el proyecto en el 2000, pero Warner se negó al no convencerle el actor que había escogido.

Mogwai: Un grupo de película

Los reyes del 'post rock' han vuelto al cine con la BSO de 'Kin', y nosotros repasamos su carrera audiovisual, desde sus trabajos con Aronofsky hasta la actualidad.

Madres en el cine: una historia de buenas y malas

‘Tully’ (Jason Reitman) es un retrato crudo y descarnado de la maternidad. Analizamos qué lugar han ocupado las madres en la historia del cine

Darren Aronosky reconoce que ha quedado “traumatizado” por el proceso de ‘madre!’

Darren Aronofsky explica en una entrevista cómo fue el frenético proceso para acabar 'madre!' a tiempo y poder estrenarla en Venecia